Sodoma y Gomorra

INTTT San Félix, estado Bolívar:

Ésta era la segunda ocasión que visitaba las oficinas del INTT ubicada en San Félix, Estado Bolívar; la primera de ellas dure cuatro horas; esta vez entré a las 8 y 30 am y salí a las 3 pm. En la primera oportunidad como en está, me encontré con un señor de apellido Hernández, un hombre prepotente y que les dice a todo que es el segundo a bordo, este señor trata a las personas como animales y les hace ver que él les hace un gran favor atendiéndolos; pienso que cree que las oficinas del INTTT son de su propiedad y dice quien pasa primero y quienes deben esperar. Lo que yo vi en esas 7 horas que dure para sacar el título y la nueva placa, en mis 49 años no tiene comparación con la historia de lo que han sido estas oficinas a lo largo de lo que llamaríamos la IV República; la corrupción no tiene escrúpulos y el tráfico de influencia está a la orden del día, observe que más de treinta personas en la mañana presentaron el examen de la licencia y solo a seis le realizaron el examen de manejo, todos los demás que aprobaron el examen escrito no realizaron la prueba de manejo; ¿Razones?, saque usted sus propias conclusiones.

Una de las jóvenes que realizó la prueba de manejo es una excelente estudiante que yo le di clases; ella no pagó ni medio y por eso debía presentar la prueba de manejo; el inmoral que se la realizó coloco dos conos entre los rayados blancos cerrando el espacio para estacionar y la maniobra debía ser realizada en un espacio de cinco metros, lo que daba un alto grado de dificultad, aún para aquellos conductores experimentados; todo con la mala intención de reprobar por no haber utilizado el camino del gestor. Cuando una empieza sus clases de manejo lo primero que aprende es el control sobre el vehículo a través de la aplicación de lo que establece la ley; mi padre como en muchos otros hogares, fue mi maestro, comenzó sus clases con la teoría de los pasos necesarios para arrancar un carro y luego poco a poco el control del mismo, así como la reducción de la velocidad y el proceso de parar y volver arrancar, como el uso de las herramientas que dispone un carro para prevenir accidente y cumplir con las leyes; a pesar de contar con todo esto nunca vamos a solicitar la licencia como maestros en el arte de conducir; unas de las tareas que se desarrolla con el tiempo es el de estacionar en áreas complicadas, pero mientras eso llega con el aprendizaje damos vueltas y vueltas buscando un lugar amplio para estacionarnos. En el caso de la prueba de conducción de la estudiante y otras personas reprobadas y que se negaron a pagar los 600 bolívares que cobran, la misma se aplicó solo considerando al proceso de estacionamiento en áreas de mínimo espacio y con un espacio para maniobrar mínimo; es aquí donde me preguntó: ¿Es que solo son aptos para manejar los que buscan pararse en lugares arriesgados donde pone en peligro sus vidas y posiblemente la de otros? Eso sí cuando la joven fue reprobada y salía; un señor, le expresó que eso tenía solución y le entregó un número telefónico.

En el caso de los títulos y placas, este servidor podía optar por seguir el camino de la corrupción y pagar 2.500 Bs., lo que me daba el derecho de no llevar el carro a la revisión y que las placas me las llevaran directamente a mi casa o aceptar la propuesta de un estudiante que va reprobado y dejar que él se encargara en menos de una hora de obtener el título y las placas nuevas de mi vehículo, eso sí debía devolver el favor; decidí no optar por estas propuestas y asistir hacer mi cola de 7 horas; durante ese tiempo no pudimos ir al baño ya que los mismos estaban supuestamente en reparación, el señor Hernández con sus amenazas de que si no estabas cuando te llamara perdías el cupo o que después de estar 4 horas parado pasaras a las oficinas, si salías no entrabas; nos privamos de comer algo y solo puede almorzar cuando llegue a las 3:30 pm a mi casa; ese día no pude dar clases ni en la mañana ni en la tarde (aquí digo como el señor Presidente, déjenos trabajar). Muchas personas se retiraron por que en sus trabajos solo le dieron permiso para ausentarse en la mañana, esos deberán optar por el uso del gestor, si quieren alguna vez en la vida obtener su nueva placa o titulo de propiedad.

En esas 7 horas pude ver como sin escrúpulos, sin respeto a lo que teníamos horas en nuestras colas pasaban gestores y amigos, que entraban a las oficinas y desde adentro se les entregaba los documentos al personal de taquilla para sacar placas y títulos, lo que retardaba más nuestro proceso de ser atendido; cuando entre por fin a las oficinas habían más de 20 personas que habían pasado sin hacer ningún tipo de cola y por supuesto serían atendidos primero que nosotros. En fin estimados camaradas, la IV República se quedo en pañales con el triste espectáculo que presencie, durante esas siete horas; ya esa gente perdió la vergüenza y el pudor y todo esto lo sabe los que se llaman revolucionarios y trabajan para el gobierno en puestos de alto nivel, me imagino que ellos mandan la foto y les renuevan la licencia, sus hijos solo entregan las fotos y a sus casas llega la licencia sin haber presentado ningún examen (de eso mis ojos tuvieron la suerte de presenciar) o los títulos y placas son entregados en la comodidad de sus casas.

Yo señor Presidente admiré su gran valor al asumir el golpe de estado del 92, lo que le abrió el camino para la Presidencia; pero no se sienta ofendido, pero en más de 12 años que lleva como Presidente no le he visto la fuerza suficiente para asumir esta corrupción galopante como parte de su responsabilidad y de tomar las medidas necesarias para erradicarlas de nuestra sociedad y en especial de los servicios públicos.

Cada día que pasa la decepción viene a muchos venezolanos que soñaron con una esperanza de un país mejor y de una calidad de vida basada en el ética y la eficiencia; eso señor Presidente será la dura carga que usted deberá enfrentar en las próximas elecciones y usted sabe como yo, que ese peso le esta haciendo mucho pero mucho daño.

henryantonioc@gmail.com

(*) Profesor

UNEG



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5738 veces.



Henry Carrero (*)

Asesor y docente universitario en la Universidad Nacional Experimental de Guayana - UNEG. Especialista en temas de mercadeo.

 henryantonioc@gmail.com      @HENRYACARRERO

Visite el perfil de Henry Carrero para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: