Entrevista al sociologo Edgardo Lander: Prevención de la guerra civil y la intervención estadounidense en Venezuela.

En esta entrevista, el sociólogo Edgardo Lander reflexiona sobre la crisis en Venezuela y pide a la izquierda internacional que reconozca la complejidad de la situación.

17 de marzo de 2019.-

Durante casi dos meses, Venezuela se ha visto atrapada en un tenso enfrentamiento entre el gobierno titular de Nicolás Maduro y el líder de la oposición de derecha apoyado por Estados Unidos, Juan Guaidó, quien se proclamó presidente en enero y que desde entonces ha tratado de forzar Maduro de la Presidencia con el apoyo activo de la administración Trump y varios líderes regionales de derecha. Durante las próximas semanas, ROAR publicará una serie de entrevistas con activistas e intelectuales venezolanos para ayudar a compartir las perspectivas locales sobre los orígenes de la crisis actual, los riesgos de una escalada en el conflicto y las posibles formas de salir de las fuerzas democráticas radicales.

La primera entrevista, publicada a continuación, es con el sociólogo e intelectual de izquierda Edgardo Lander, profesor emérito de la Universidad Central de Venezuela y miembro del Instituto Transnacional (TNI). Lander fue un partidario críticamente constructivo del ex presidente Hugo Chávez y se desempeñó como asesor de la comisión venezolana que negocia el Área de Libre Comercio de las Américas. Fue uno de los organizadores del Foro Social Mundial 2006, y actualmente participa en el programa de Nueva Política de TNI. En esta entrevista, hace un llamado a la izquierda internacional para que reconozca la complejidad de la situación y no para que confunda la necesidad de una firme oposición a la intervención actual de los Estados Unidos con el apoyo incondicional al gobierno de Maduro.

Como notará el perceptivo lector, la posición de Lander difiere en varios aspectos importantes de la lectura ofrecida por el sociólogo y ex ministro de gobierno venezolano Reinaldo Iturriza en nuestra segunda entrevista, publicada aquí. Ofrecemos estas diferentes perspectivas en el supuesto de que el lector crítico e inteligente será capaz de decidir qué lectura les resulta más persuasiva y con qué posición se sienten más cómodos para alinearse. Actualmente estamos preparando dos entrevistas más con activistas venezolanos que esperamos publicar en las próximas semanas. Consideramos que estas perspectivas de base son particularmente importantes en el contexto actual, dada la falta de atención sistemática de los medios internacionales a (y la marginación activa de) las voces de los venezolanos comunes.

En el proceso, esperamos transmitir parte de la complejidad de la situación actual en el terreno, mientras que al mismo tiempo insistimos en la importancia de los principios clave del antimilitarismo, la no intervención, la autodeterminación y la democracia radical. , y la solidaridad con los marginados y oprimidos.

_________________________________

Profesor Lander, gracias por aceptar esta entrevista: ¿Podría por favor contarnos un poco sobre la vida cotidiana en Venezuela en este momento? ¿Cómo es la situación en las calles y cómo las personas experimentan la crisis actual?

La situación es extremadamente tensa. La vida cotidiana es cada vez más difícil, más y más complicada. La inflación del año pasado superó el millón por ciento. Solo en este enero se estimó en más del 200 por ciento. Los salarios de las personas se han disuelto absolutamente. No hay forma de que las personas puedan comprar las necesidades básicas. La producción de petróleo, la fuente del 96 por ciento del valor de las exportaciones del país es solo un tercio de lo que era hace seis años. Los servicios públicos se han deteriorado gravemente.

El PIB de Venezuela es hoy solo el 50 por ciento de lo que era hace cinco años. El PIB per cápita es más bajo que durante décadas. Hay una profunda crisis de salud. La desnutrición infantil grave tendrá un impacto a largo plazo en el futuro del país. Según la Cruz Roja Internacional, los dos países en el mundo que más los preocupan hoy en términos de sus respectivas crisis sociales son Yemen y Venezuela.

Existe un nivel tan alto de descontento y desesperación entre la población y las amenazas a su bienestar que enfrentan son tan graves que todo esto podría llevar a un resultado extremadamente negativo. Sabemos por la historia que la desesperación es un caldo de cultivo para el fascismo. Las personas que están realmente desesperadas están dispuestas a aceptar cualquier alternativa al estado actual de las cosas. Una invasión militar de los Estados Unidos y / o una guerra civil son hoy posibilidades reales. Mucha gente está tan harta y tan desesperada que está dispuesta a aceptar básicamente cualquier cosa, lo que lo convierte en una situación extremadamente peligrosa.

La sociedad venezolana actual no solo está extremadamente dividida: la gente parece vivir en dos realidades completamente diferentes. Existe una amplia desconfianza y temor hacia el "otro". En este contexto, las personas están dispuestas a creer cualquier cosa que diga "su parte".

¿Cómo llegó la situación a este punto?

El gobierno parece decidido a tratar de mantenerse en el poder por cualquier medio necesario. Y esto solo ha sido posible, hasta ahora, debido al respaldo de los militares, que hasta este momento no han mostrado signos de fragmentación, divisiones o dudas sobre su apoyo al gobierno. Pero esto es algo que podría cambiar a medida que aumenta la presión externa.

Por otro lado, como lo ha demostrado la política de los Estados Unidos en los casos de Irak, Libia y Siria, la cantidad de personas que sufren o mueren como consecuencia de las sanciones económicas o la intervención militar no son motivo de gran preocupación para los halcones como John Bolton, Elliot Abrams, Mike Pence, quienes, junto con Donald Trump, están hoy a cargo de la política exterior de los Estados Unidos. El nuevo nivel de sanciones económicas está llevando a una situación aún más catastrófica.

En una política caracterizada por un cinismo extremo, el gobierno de los Estados Unidos está empeorando simultáneamente una situación ya grave para la población al estrangular a la economía venezolana, con un costo de decenas de miles de millones de dólares, y ofrecer unos pocos millones de dólares en "ayuda humanitaria" para aliviar la crisis socioeconómica a la que contribuye activamente.

Estas dos fuerzas opuestas, el gobierno de Maduro con el respaldo de las fuerzas armadas y la Asamblea Nacional con el respaldo de los Estados Unidos, incluida la amenaza de intervención armada, están moviendo lentamente al país hacia el borde de la guerra.

El 8 de febrero de 2018, Guaidó declaró que pediría una intervención militar de EE.UU. "Si fuera necesario". También anunció que organizaría "voluntarios" para abrir un "corredor humanitario". Esto podría haber conducido fácilmente a una confrontación con los militares venezolanos que controlan la frontera entre Venezuela y Colombia. Después del intento fallido de traer ayuda estadounidense al país el 23 de febrero, "pase lo que pase", ha estado pidiendo activamente al gobierno de los Estados Unidos que "use la fuerza" para expulsar al gobierno de Maduro.

El respaldo militar hace que Maduro crea que no tiene necesidad de negociar. El respaldo de Estados Unidos hace que la oposición presente en la Asamblea Nacional piense que es solo cuestión de tiempo antes de que puedan derrocar a Maduro. El riesgo es de más violencia: en febrero unas 40 personas murieron, según la Oficina de Derechos Humanos de las Naciones Unidas y esto aumenta cada día. En este momento, ambos lados están jugando un juego de suma cero en el que quieren aniquilar al otro. Se necesita urgentemente algún tipo de negociación o acuerdo para detener esta escalada de violencia.

El gobierno de Maduro todavía tiene algún apoyo popular. No es cierto que el apoyo al gobierno entre los sectores populares de la sociedad venezolana haya desaparecido por completo. Pero es más pequeño de lo que solía ser hace dos, o incluso hace un año, y ciertamente mucho, mucho más pequeño de lo que solía ser durante los años de Chávez. La crisis humanitaria, las dificultades en la vida cotidiana, así como las políticas autoritarias y represivas del gobierno continúan erosionando el apoyo popular.

Según fuentes de la ONU, 3,4 millones de personas han huido del país en los últimos cinco años, lo que representa más del 10 por ciento de la población total. Una gran proporción de las familias venezolanas tienen parientes cercanos (sus hijos, sus hermanos y hermanas, así como sus queridos amigos) que han abandonado el país. Esta fragmentación familiar es una fuente de dolor generalizado.

¿Cómo legitima Guaidó su reclamo a la presidencia?

Es realmente importante destacar que el resto de la coalición de la oposición no estaba realmente consciente del hecho de que Guaidó estaba planeando declararse presidente en el mitin del 23 de enero. Sin embargo, los Estados Unidos estaban absolutamente conscientes de lo que iba a ocurrir. Unos minutos, literalmente menos de diez minutos, después de que Guaidó se declarara a sí mismo presidente, hubo una declaración pública oficial emitida por el gobierno de Trump que reconocía a Guaidó como el presidente legítimo de Venezuela. Así que está claro que todo esto ha sido un guión altamente coordinado, escrito en estrecha colaboración con el gobierno de los Estados Unidos.

Es imposible imaginar que el gobierno de los Estados Unidos podría haber emitido una declaración oficial, no solo un tweet de Trump, sino una declaración oficial por escrito, solo unos minutos después de que Guaidó se declarara a sí mismo presidente, si esto no se había coordinado de antemano con los Estados Unidos. Estaban plenamente consciente de lo que iba a suceder. Esto fue absolutamente preparado: la bandera más grande en el podio del autoproclamado mitin del presidente Juan Guaidó el 2 de febrero en Caracás fue la bandera estadounidense. Lo sabían porque estaban involucrados en escribir el guión. No tengo ninguna duda en mi mente de que todo esto fue diseñado en Washington.

Hay varias cuestiones constitucionales y legales con respecto a si Guaidó tuvo o no el derecho de declararse presidente. Y eso tiene que ver con si Maduro es un presidente legítimo o no, o si hubo un "vacío de poder", la principal justificación utilizada por esta oposición.

Estos son temas complicados. Por un lado no ha habido vacío de poder. Ya sea que te guste o no, Maduro encabeza el gobierno y controla las fuerzas armadas. En mayo del año pasado, tuvimos elecciones presidenciales. Se suponía que las elecciones se realizarían siete meses después, en diciembre, pero el gobierno decidió que deberían celebrarse en mayo. Prácticamente todos los principales partidos de la oposición habían sido prohibidos por el gobierno, porque Maduro tenía la llamada Asamblea Constitucional aprobada por una ley retroactiva arbitraria, según la cual los partidos políticos que no habían participado en las elecciones (municipales) anteriores, que se habían celebrado algunas meses antes, ya no se reconocían como partidos políticos legales que podían participar en las elecciones. Esto implicaba que, para ser reconocidos como partidos políticos legales, tendrían que pasar por un proceso largo y complicado para, una vez más, reunir firmas en todo el país. Fue en este contexto que el Consejo Electoral convocó estas elecciones siete meses antes de su vencimiento.

Estaba claro que los principales partidos de la oposición no tendrían tiempo para volver a registrarse como partidos oficialmente reconocidos para participar en esas elecciones o celebrar elecciones primarias para seleccionar un solo candidato de la oposición como lo habían hecho en elecciones anteriores. Así que estas no fueron, por ningún motivo de la imaginación, elecciones libres. Las condiciones fueron altamente controladas para asegurar que Maduro fuera reelegido. Todo el proceso fue un fraude. No puedes tener elecciones democráticas libres si el gobierno decide cuándo se convocan, independientemente de lo que dicte la Constitución y la ley electoral, y además decide qué partidos y qué candidatos pueden participar y cuáles no. Desde que el gobierno perdió las elecciones para la Asamblea Nacional en diciembre de 2015, el gobierno ha tomado una ruta cada vez más anticonstitucional.

En esas elecciones parlamentarias del 2015, los partidos de oposición ganaron dos tercios de la Asamblea Nacional, lo que les dio una tremenda cantidad de poder estatal. Según la Constitución, tenían suficientes votos para seleccionar a los miembros del Tribunal Supremo de Justicia y para decidir la composición del Consejo Nacional Electoral. En ese momento, Maduro y su gobierno se enfrentaron a un dilema crucial. ¿Deberían reconocer los resultados de las elecciones, la voluntad de la gente y respetar la Constitución, o decidir permanecer en completo control del poder del estado, sin importar qué? Ellos claramente optaron por la segunda opción.

Desde principios de 2016, Maduro ha gobernado por medio de sucesivos decretos del Estado de excepción y emergencia económica. Esto significa que se atribuyó poderes a sí mismo para decidir prácticamente cualquier cosa que quisiera. De acuerdo con la Constitución, el presidente puede decidir sobre un estado de emergencia económica de sesenta días, que puede extenderse por otros sesenta días si así lo aprueba la Asamblea Nacional. Actualmente, el estado de emergencia se encuentra en su tercer año.

¿Cómo ha afectado esto al país y cómo ha respondido el pueblo de Venezuela a esto?

Este gobierno permanente por decreto ha tenido severas consecuencias. Una consecuencia negativa particular con efectos a largo plazo potencialmente desastrosos fue la decisión de crear el Arco Minero del Orinoco, que abre más de 120.000 kilómetros cuadrados,12 por ciento del territorio nacional, aproximadamente del tamaño de Cuba, a transnacionales y corporaciones mineras. Esta es una parte muy crítica del país. Incluye los territorios de varios pueblos indígenas, es la parte con mayor biodiversidad del país, la fuente más importante de agua e hidroelectricidad. Es parte de la cuenca del Amazonas, con su papel global absolutamente crítico en la limitación del cambio climático.

Como consecuencia de este decreto, ahora hay decenas de miles de mineros que están llevando a cabo rápidamente un proceso acelerado de devastación socioambiental a gran escala. Esta es probablemente la crisis socioambiental más grave en toda América Latina en la actualidad. Todo esto es el resultado de un decreto emitido por Maduro, sin debate público, sin participación del parlamento y en violación directa de la Constitución del país y sus leyes ambientales, de pueblos indígenas y laborales.

Desde 2016 el gobierno se ha vuelto cada vez más autoritario. Ha cerrado completamente la puerta a la posibilidad de elecciones libres y de confianza, donde la población puede decidir sobre el presente y el futuro del país. Al mismo tiempo se ha vuelto cada vez más represivo.

En esta situación cada vez más desesperada, no es sorprendente que la población esté abierta a soluciones que antes hubieran sido completamente impensables. Incluso la presencia de tropas estadounidenses es vista por muchos como una posibilidad aceptable porque no ven otra salida de la crisis. Esto no es solo un fenómeno de la clase media; muestra cuán profundamente ha cambiado el país. Ahora, desafortunadamente, parte de la población ya no está particularmente escandalizada por esta posibilidad, simplemente porque no ven otra salida.

¿Cuáles son las implicaciones de esto para el futuro del chavismo y la revolución bolivariana?

El futuro inmediato es abierto, pero extremadamente peligroso. Hay altos grados de incertidumbre. Mientras Maduro permanezca en el poder, la destrucción de la economía del país continuará, las condiciones de vida continuarán deteriorándose y la represión aumentará. Como dije antes, todavía hay un apoyo incondicional significativo, aunque muy reducido para Maduro y su gobierno. Muchos parecen estar dispuestos a tomar las armas si es necesario para defender a su gobierno y su país.

El máximo organismo de las fuerzas armadas hasta el momento no ha mostrado signos de división y ha reafirmado repetidamente su respaldo al gobierno. Los niveles superiores del gobierno y los militares tienen mucho que perder si tienen que renunciar al poder, por lo que no se rendirán sin luchar. El discurso del gobierno se ha vuelto más militarista cada día. Están dispuestos a participar en las negociaciones siempre y cuando no cambie mucho, es decir, mientras Maduro siga siendo presidente.

Para el ala de extrema derecha de la oposición, y esto obviamente involucra al gobierno de EE. UU., la "solución" o la salida no consiste solo en deshacerse de Maduro, sino en aplastar la experiencia bolivariana. Para la extrema derecha, la llamada "transición a la democracia" no es solo tener una elección y tener otro presidente. Quieren destruir completamente el experimento bolivariano. El objetivo es enseñar una lección al movimiento popular chavista: no se puede enfrentar al capitalismo ni tratar de imaginar una alternativa. Los costos colectivos y personales son simplemente demasiado altos.

En esta tensa situación, en la que ninguna de las partes parece estar dispuesta a ceder, el espacio para conversaciones y negociaciones se ha reducido considerablemente. A diferencia de la política intervencionista del gobierno de los EE. UU., como dije anteriormente, recibimos con beneplácito los ofrecimientos del Secretario General de la ONU, así como los de los presidentes de Uruguay y México, de mediar para una alternativa pacífica, constitucional y electoral a la violencia, la intervención militar y la guerra civil.

¿Qué tan probable es la posibilidad de una invasión real de los Estados Unidos en este momento?

La amenaza de una intervención militar de los Estados Unidos es más que una simple paranoia. El gobierno de los Estados Unidos ha declarado una y otra vez que todas las opciones están sobre la mesa, y el presidente Donald Trump ha declarado explícitamente, y repetido casi a diario, que una de ellas es una intervención militar. La experiencia reciente de Irak, Libia y Siria indicaría que esto no es una posibilidad descabellada.

Para los objetivos de la política estadounidense (cambio de régimen), una intervención militar directa podría no ser necesaria si, como consecuencia de las sanciones y bloqueos económicos, se produce un colapso total de la economía. Además, la presencia de tropas no es un requisito necesario para las intervenciones militares de vanguardia. Los misiles y los drones podían hacer el trabajo, como lo hicieron en Libia.

El bloqueo económico que recientemente fue intensificado por el gobierno de los Estados Unidos sin duda tendrá implicaciones muy serias, no solo para el gobierno de Maduro, sino también para la población venezolana que ya enfrenta una grave crisis humanitaria. Esta es la realidad a la que nos enfrentamos hoy, y podría llevar a un colapso total del país. Además de un estricto bloqueo financiero, todo el comercio relacionado con el petróleo ha sido prohibido. CITGO, la filial venezolana de la compañía petrolera nacional (PDVSA), prácticamente ha sido asumida por el gobierno de los Estados Unidos.

Las decisiones de boicotear a la compañía petrolera tendrán un impacto grave que aumentará la ya grave crisis social. Se espera que en no más de unas pocas semanas esto pueda llevar a una escasez general de gasolina en el país. También habrá escasez de medicamentos y alimentos a niveles incluso más altos que los que tenemos ahora, porque el gobierno carecerá de los fondos necesarios para pagar estas importaciones y la mayoría de sus líneas de crédito están cerradas.

En las últimas semanas, ha aumentado la tensión en la frontera entre Venezuela y Colombia, cerca de la ciudad de Cúcuta. La llamada "ayuda humanitaria" se ha concentrado en la frontera y Maduro ha dicho repetidamente que no se le permitirá ingresar al país. Guaidó ha pedido voluntarios para crear un "corredor humanitario" con el fin de llevar estos paquetes de USAID al país. Esto podría fácilmente conducir a una confrontación armada. Incluso podría ser la chispa que inicia una guerra civil.

Cuando, después del intento fallido de introducir la "ayuda humanitaria" de EE. UU. en el país el 23 de febrero, el Grupo de Lima se reunió en Bogotá con la participación de Guaidó y Pence, el grupo publicó una declaración oficial contra la intervención militar en Venezuela. El gobierno de los Estados Unidos declaró rápidamente que no pertenecía al Grupo de Lima y, por lo tanto, no estaba obligado por sus decisiones. Eso era algo para que Trump decidiera.

¿Qué propones para salir de la crisis?

Nosotros, como Plataforma Ciudadana en Defensa de la Constitución (Plataforma Ciudadana en Defensa de la Constitución, PCDC), y la nueva coalición creada, la Alianza para un Referéndum Consultivo Constitucional (Alianza por el Referéndum Consultivo ), estamos presionando por una alternativa distinta a este camino que conduce a una escalada de violencia y la posibilidad de una guerra civil o una intervención militar de los Estados Unidos.

El primer paso en este camino pacífico alternativo sería un acuerdo básico entre las dos partes para nombrar un nuevo Consejo Nacional Electoral de transición para llevar a cabo un Referéndum Consultivo para preguntar a la población si se deberían convocar elecciones generales para todos los niveles de gobierno como formula para lograr una solución pacífica, democrática, constitucional y electoral a la crisis actual. Lo más importante de este camino es que pondría la decisión en manos de la gente.

En términos prácticos, este es un proceso muy simple con una pregunta: sí o no. El Consejo Nacional Electoral tiene toda la infraestructura requerida. Se podría llevar a cabo en menos de un mes, a diferencia de la organización de elecciones nacionales, que llevaría al menos seis meses. Esta opción negociada es bastante diferente de lo que Guaidó y la llamada "comunidad internacional" tienen como ruta: primero deshacerse de Maduro y luego convocar elecciones. Esto requeriría la derrota incondicional del gobierno de Maduro, algo que no es probable que ocurra sin una intervención militar extranjera.

Fue en nuestra búsqueda de este camino hacia una solución pacífica negociada a la crisis que nosotros, como PCDC, tuvimos una reunión con Juan Guaidó como Presidente de la Asamblea Nacional, no como presidente de Venezuela, ya que no lo reconocemos como tal. Básicamente, le dijimos que la ruta de un gobierno paralelo, la creciente confrontación y la amenaza de la intervención militar de los Estados Unidos podrían llevar a una guerra civil en Venezuela de la que él y Maduro serían responsables. Para evitar este escenario, se requiere con urgencia una alternativa negociada. Hemos intentado, hasta ahora sin éxito, organizar una reunión con el Presidente Maduro con el mismo propósito.

Hemos pedido a los activistas, intelectuales y organizaciones internacionales progresistas, a los gobiernos y a las organizaciones multilaterales que reconozcan la amenaza representada por esta escalada de violencia y contribuyan a poner fin a este descenso a la muerte y la destrucción. Celebramos la iniciativa tomada por los gobiernos de Uruguay y México para solicitar una conferencia internacional sobre Venezuela en Montevideo para contribuir a una solución electoral no violenta a la actual crisis que enfrenta el país. También valoramos las declaraciones del Secretario General de las Naciones Unidas, quien ha declarado repetidamente que está dispuesto a contribuir a una solución negociada pacíficamente.

Una alternativa negociada basada en un referendo consultivo, donde la población venezolana puede decidir cómo salir de esta crisis en elecciones libres y confiables, con un nuevo Consejo Electoral basado en el consenso, es absolutamente fundamental en este momento para evitar un resultado violento.

¿Qué esperas de la izquierda internacional a este respecto?

La experiencia histórica ha sido que al menos parte de la izquierda tiende a analizar conflictos, como el actual en Venezuela hoy en día, en términos de la Guerra Fría (imperialismo contra antiimperialismo) y, por lo tanto, respalda a gobiernos como el de Nicaragua que tienen una influencia radical retórica izquierdista y antiimperialista, aunque al mismo tiempo llevan a cabo políticas y se involucran en prácticas que no tienen nada que ver con los principios de la izquierda: corrupción, represión, bloqueo de las expresiones democráticas, una apertura neoliberal a las empresas transnacionales.

Esperamos que la izquierda comprenda internacionalmente la complejidad de la situación que enfrentamos en Venezuela, una confrontación entre un gobierno militarista corrupto, cada vez más represivo y no democrático, por un lado, y la intervención activa de los Estados Unidos por el otro. Un rechazo a la intervención imperialista no puede de ninguna manera justificar un apoyo incondicional para el gobierno de Maduro. El apoyo al gobierno de Maduro desde la izquierda internacional hará un daño profundo al futuro de las luchas populares, porque, como fue el caso con la Unión Soviética, la gente identificará a este régimen represivo como "la izquierda". Por esta razón, la solidaridad incondicional a el gobierno de Maduro puede hacer mucho daño, tanto a la población venezolana como al futuro de las luchas populares anticapitalistas.

Lo que necesitamos hoy no es la solidaridad con Maduro, ni el apoyo a una intervención imperialista, sino la solidaridad con el pueblo venezolano. En este momento esto significa básicamente dos cosas. Primero, hacer todo lo posible para prevenir una guerra civil o una invasión militar en Venezuela. Esto significa rechazar activamente las sanciones económicas y la amenaza de una intervención militar e impulsar una solución negociada con participación multilateral, no una intervención unilateral. Y segundo, reconocer que hay una crisis social extremadamente grave en el país, que se debe hacer un esfuerzo de solidaridad multilateral para ayudar a proporcionar alimentos y medicinas a los venezolanos, como una alternativa a la ayuda estadounidense humanitaria con motivación política y militar. Eso está amenazando hoy al país.

Edgardo lander

Edgardo Lander es sociólogo. Es profesor retirado de la Universidad Central de Venezuela (Carácas) y profesor visitante en la Universidad Andina Simón Bolívar (Quito). También es miembro del Instituto Transnacional (Ámsterdam), donde actualmente participa en el Proyecto de Nueva Política.

Edgardo es parte del Grupo de Trabajo Permanente sobre Alternativas al Desarrollo, así como del Grupo de Trabajo Global sobre Alternativas al Desarrollo (Fundación Rosa Luxemburg). Como participante activo en el proceso del Foro Social Mundial, ha sido un activista político de izquierda durante muchas décadas. Es miembro de la Plataforma Ciudadana en Defensa de la Constitución (Carácas).



Esta nota ha sido leída aproximadamente 6177 veces.


La fuente original de este documento es:
Revista ROAR (https://roarmag.org/essays/edgardo-lander-venezuela-crisis-conflict/)



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/n339546.htmlCd0NV CAC = Y co = US