Zelaya acusa a EE UU de cambiar de posición "a última hora''

El presidente constitucional  hondureño Manuel Zelaya

El presidente constitucional hondureño Manuel Zelaya

Tegucigalpa 13 de noviembre 2009.- .- El derrocado presidente hondureño Manuel Zelaya acusó este jueves a Estados Unidos de haber cambiado de posición "a última hora'', luego de que un funcionario estadounidense dijo que las elecciones planeadas para fin de mes son "parte de la solución'' a la crisis institucional.

Zelaya dijo a la radio Globo que Estados Unidos "a última hora se ha manifestado de que va a esperar el proceso electoral porque cambiaron de posición a media corrida''.

"Estados Unidos se debilitó ante el dictador'', agregó, en referencia al presidente golpista Roberto Micheletti. "Imagínese, la potencia se debilita y el dictador se fortalece''.

La reacción de Zelaya se produjo luego de que el dictador Micheletti dijo el jueves que la visita del subsecretario estadounidense adjunto para el Hemisferio Occidental, Craig Kelly, le dio esperanza a su gobierno de que Estados Unidos podría reconocer los comicios del 29 de noviembre. Kelly buscaba salvar el acuerdo Tegucigalpa-San José, que restituiría a Zelaya al poder y que está pendiente en el Congreso hondureño.

Al final de su visita de dos días, Kelly dijo que para el gobierno del presidente Barack Obama las elecciones en Honduras son "parte de la solución'' a la crisis.

"La presencia de Kelly nos ha dado grandes esperanzas sobre la posición de Estados Unidos. Estamos esperanzados en que Estados Unidos reconozca el resultado de las elecciones al igual que el resto del mundo'', dijo Micheletti al visitar la sala de periodistas de la sede presidencial.

"Los norteamericanos han ratificado que aceptarán los resultados de las elecciones si son libres y transparentes, como esperamos que sean'', agregó.

Zelaya rechazó esos argumentos al decir que ``las naciones del mundo, incluyendo los propios Estados Unidos, estrictamente quieren (la) restitución (de Zelaya al poder) y manifiestan su condena al golpe de Estado''.

Micheletti también afirmó que, según información de la inteligencia militar y policial de su país, habría grupos de Venezuela y Nicaragua que buscarían interferir con las elecciones.

"Tenemos conocimiento de que fuerzas externas están planificando boicotear el proceso electoral'', dijo. "En ese sentido, ya estamos investigando... y el Ejército me informó sobre la pretensión de venezolanos y nicaragüenses de obstaculizar las elecciones''.

Otra funcionaria estadounidense, la congresista demócrata Jan Schakowsky, también visitó el país y dijo que hubo en Honduras un incremento de abusos a los derechos humanos tras el golpe de Estado de junio.

Schakowsky, que concluía el jueves una visita de tres días, afirmó en una rueda de prensa que "el presidente electo debe ser restituido y el Congreso debe tomar acciones''.

Los 128 diputados deben votar si restituyen o no a Zelaya en cumplimiento del acuerdo firmado por él y Micheletti, que sigue en suspenso.

Zelaya rechazó que el gobierno de reconciliación que plantea el documento fuese encabezado por Micheletti. Además, ha dicho que si no es restituido no reconocerá las elecciones y ha instado a la comunidad internacional a que tampoco lo haga.

Micheletti reiteró anoche que está dispuesto a dimitir si Zelaya desiste de ser restituido y dice que quiere asilo en "cualquier país'' y que se retira "de toda la actividad. Ese día, renuncio''.

Schakowsky se entrevistó con el mandatario derrocado en la embajada de Brasil, donde se encuentra refugiado desde el 21 de septiembre.

También se reunió con organismos defensores de los derechos humanos, familiares de víctimas, sectores empresariales y el canal 36 de televisión, un medio afín a Zelaya y que fue temporalmente cerrado por el gobierno golpista.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4529 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter