Todavía la "oposición" no acaba de entender

Años atrás cuando Quiróz Corradi fue director de EL NACIONAL i todavía creía que en la prensa nacional había ecuanimidad i justicia, quise hacer contacto con su director para obtener la oportunidad de publicar en un periódico que, desde su inicio con Antonio Arráiz i Otero Silva i la serie de editorialistas que tenía, le daban prestigio (pese a la posición conservadora de muchos); se leía en todo el país i tenía un bien ganado prestigio. Hablé con un colega marabino, oftalmólogo de reconocida competencia i eticidad que, vivía en una gran quinta en El Hatillo, pues al frente, en una verdadera mansión, me decía, su vecino era Quiróz Corradi (apellido que a veces lo veo escrito con zeta final i otras veces con ese) i para aquellos tiempos, me sorprendió su cargo pues no lo conocía como escritor; luego, naturalmente, vi muchos escritos i hasta la aparición de un libro que creo eran recopilaciones de artículos. Sin embargo desde entonces se desató a escribir i como había sido o llegó después a presidente de PDVSA, no solamente se “consagró” escritor, sino un “conocedor” del comercio i el problema petrolero. Con razón veía siempre artículos de casi una página, tan largos i pesados que había que hacer una preparación como para una pelea de boxeo o una carrera de 800 metros con vallas, antes de entrarle a sus “pastorales”. Algunos tuve el aliento necesario para leerlos, pero su “prosa” seguía siendo pesaba, repetitiva i de temas comerciales i con su obsesión mal disimulada (igual que Calderón Berti) de volver a PDVSA. Llegado el proceso revolucionario de Hugo Chávez, este señor se sintió más afectado que nadie, pues es un típico ejemplo de los que consagran su vida a la acumulación de capital, i mientras más dinero tienen, más desean: un caso similar al alumno gris de Luis Giusti. Todos los que pasaron por la presidencia de PDVSA, no se sentían venezolanos, sino pitiyanquis dueños del país i el pueblo, la chusma o los pataenelsuelo, seres realmente inferiores dignos sólo de vegetar, no de vivir. Así veo yo, a Quiróz Corradi, quien con su voluminosa figura i su cara un tanto acromegálica i la cabellera despeinada como un genio, creo que verdaderamente se cree o se siente un genio; me parece, también, una copia de Brewer Carías, otro que en la ANC conocí de verdad como un conocedor de “lo suyo”, pero de cultura deficiente, como muchos de los congresistas norteamericanos que ignoran dónde queda Venezuela, pero la imaginan como un pedazo de tierra negra de petróleo, con unos miserables hombrecitos que a todo le ponen el nombre de bolivariano o de Bolívar.

Así ha estado “plagada” de figurones la IV República o la dictadura de AD i COPEI. Ya se aclaró que el mamarracho del Decreto de Carmona, tuvo entre sus redactores a Cecilia Sosa i a Brewer Carías que lo hicieron así no por brutos, sino porque estaban convencidos que era una manera de barrer la revolución, la Constitución i al gobierno, con el apoyo de los Estados Finidos i que, luego enderezarían el entuerto en el camino. Estas son unas reflexiones al margen de lo que deseo tratar.

Hoy, en un programa de VTV (En Confianza, de E. Villegas) estaba presentes Domingo Alberto Rangel hijo, Quiróz Corradi i Calixto Ortega. Rangel, como siempre, no se sabe por donde anda. Hace un tiro a la oposición i otro al gobierno i como su padre, calladamente, es adeco hasta que se muera, así tomen otros “hábitos” (doblemente: como costumbres o como vestuario); Calixto, igualmente como siempre, claro, preciso i ponderado, con la vista i la mente clara i lúcida; i, finalmente Quiroz con su cara perpleja de yo no fui. Empero veamos la inconsistencia de sus razonamientos. Para él, terminaría el problema del “fraude” si se contaran todas las cajas de votos, de manera que las máquinas, la automatización, no sirven, porque “con cuanta facilidad se le puede deslizar un programa a una cosa de estas”, de manera que si la automatización por máquinas procesadoras de datos son tan vulnerables ¿Cómo estarán haciendo en todo el mundo los Bancos, los Centros Financieros, la Bolsa, los Casinos, las grandes Industrias, los Institutos de Investigación Científica, los Centros de Ingeniería Espacial, i dejemos de contar? ¿Cómo podrán más de cien grandes institutos de investigación a escala mundial, armonizar sus datos para el estudio programado del Genoma Humano? ¿Es que este proceso de automatización, de digitalización, de informática o cibernética, es un fraude? ¿Si ponemos automatización en los procesos electorales para obtener resultados casi inmediatos i confiables, es necesario para aceptar esos resultados, volver a contar uno a uno papelitos o cartoncitos? Para este señor que dirigió a PDVSA ¿Cómo hizo las auditorías, si es que las hizo? Realmente no entiendo como se pueden ignorar i humillar las matemáticas.
Sin embargo, el “genio” petrolero continúa en otro campo, colocando esta perla: cuando hubo el golpe del 11 de abril, se firmó el documento Carmona, porque el presidente había renunciado, aunque él lo que firmó fue un papel cualquiera de constancia de asistencia; además, llegó tarde i a lo que iba no era a la auto juramentación de Carmona, sino para hablar con el dictador efímero, que le había citado para alguna consulta. El presidente había renunciado porque el Gral. Lucas Rincón R. lo había anunciado, i el vicepresidente Diosdado Cabello también, según escuchó Quiróz Corradi, con lo cual “Carmona donde se colocó fue en la vicepresidencia i luego pasó constitucionalmente a la presidencia” (una versión nueva que confieso no había escuchado) de tal modo que no nos dimos cuenta que Carmona dijo: “Me proclamo vicepresidente en el cargo de Diosdado Cabello, i salto constitucionalmente a la presidencia de la república de Venezuela”. O sea que, no llegó por asalto, sino por salto. Cuando le dijeron que el Fiscal Isaías Rodríguez, aunque “cortado” en su alocución, dijo que el presidente no había renunciado, Quiróz “aclaró” que eso fue una semana después (!!!) Cuando se miente, se pierde la noción del tiempo i se ignora cómo se hace el ridículo.

Este es, pues, un representante distinguido de la “oposición” venezolana; de los que todavía luchan por la “democracia partidista”, de los que exhiben un apretado currículo de “servidor de la patria”, de los que recitan el discurso de los privilegiados que magistralmente cita Brito García i…sin embargo, ¡con qué desfachatez miente i dice disparates! Realmente, merece que nunca más lo invite a participar el Canal del Estado; por la otra parte tiene cuatro canales en los cuales mentir, incitar a la violencia, intrigar, insultar i conspirar, es el pan de cada día. Allí tiene a su disposición a Mingo, a la Napo, a Colomina, al Matacura Castillo, al Miguelito gritón, al Kiko payaso, i muchos más que, no solamente reafirman los disparates i agresiones que dice una persona así, sino que los elogian i se las ponen en el suelo.

Por esta deplorable muestra de un talento de la oposición, es que todavía, contra una opinión mundialmente admitida, algunos siguen con el tema del fraude; pero es porque toda la vida fueron falsos. Al respecto dice Bernard Shaw: “Hay quien no cree nunca nada de lo que dice él mismo; Y, naturalmente, no pueden creer todo lo que digan los demás”.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2572 veces.



Roberto Jiménez Maggiolo


Visite el perfil de Roberto Jiménez Maggiolo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a9999.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO