La tierra enferma V. Réplicas y contrarréplicas

Las cumbres climáticas son un debate de replicas y contrarréplicas, no producen un esclarecimiento que ayude a la estabilidad del planeta ni una oportunidad para juzgar a los países más industrializados causante del incremento de la temperatura promedio global en unos 7 grados centígrados en los últimos 100 años.

En el año 2009 el Banco Mundial determino que desde el 2006 China y estados Unidos, son los causantes de las mayores emisiones de gases de efecto invernadero en más o menos 6000 millones de toneladas de CO2 anuales. Expertos científicos y ambientales de Inglaterra pronostican que, si hay reducción de gases de efecto invernadero en especial de dióxido de carbono, la temperatura aumentara “solo” entre 2 y 4 grados hasta el 2100.

Mientras la gran mentira sea sostenida por las naciones que más contaminan y manipulada por los científicos al servicio del G7-9, para alterar cifras y continuar hasta el desastre inminente, no puede aceptarse, en cambio, la existencia de mentiras pequeñas en las relaciones de los gobiernos con los acuerdos bilaterales y, por su intermedio con el calentamiento global.

El petróleo, la petroquímica, la industria, la economía, manejada así como esta por el capitalismo, y por los acuerdos comerciales que involucran energía fósil y nuclear, nos muestran constantes ejemplos del desgaste de la confianza pública en la solución que los gobiernos ofrecen para ayudar a la tierra. Cada año se pierden unos 14 millones de hectáreas de bosques tropicales, área del tamaño de Nicaragua, según la GCP, Global Canopy Programme, esta reducción se debe a la demanda de madera, al incremento de cultivos transgénicos para los combustibles alternativos, a la tierra destinada para pastoreo, las carreteras abiertas para la explotación de petróleo y su posterior colonización, asentamientos humanos.

GCP, calcula que el 90% de los recursos forestales alimentan a 1.2 billones de personas y son el hogar del 90% de la biodiversidad terrestre. La deforestación ayuda al calentamiento global, porque se termina con una fuente que absorbe el CO2.

Verdades manipuladas o mentiras permitidas por los intereses políticos y económicos de las naciones más ricas, socavan el crédito de las cumbres ambientales alimentando el escepticismo y el cinismo de estos países que, a su vez, destruyen nuestro planeta. Cada año se arrojan al mar más de 10 millones de toneladas de desperdicios plásticos atragantando a miles de especies marinas. Plástico que tarda 100 años en destruirse, generamos cientos de millones de toneladas de basura, así recordamos al día mundial de la tierra.

Necesitamos rechazar los plazos siempre a futuro que plantean los países industrializados para reducir las emisiones de gases o cambiar la industrialización dependiente de la energía fósil por una industria dependiente de una energía alternativa menos contaminante. Ellas son la historia viva de la distorsión de cifras para entregar la responsabilidad del calentamiento global a la masa humana.

Necesitamos coraje para criticar incluso cuando nuestra crítica hiera al inocente. No podemos dejar de criticar a los EEUU, China, Alemania, Italia, Canadá, Reino Unido, Japón, Francia, Rusia, con la misma intensidad que a Brasil, México, India, cuando quieren encaminarse a ser potencias industrializadas cooperando muy poco con la solución al calentamiento global, porque la responsabilidad de quien contamina como la de sus cómplices económicos-políticos es la misma.

Necesitamos coraje para rechazar los “favores” que nos hacen, reteniendo las críticas al G7 y su proyecto de apropiarse del mundo utilizando esta vez a terceras naciones incautas, cuando los fenómenos climáticos son cada vez más extremos afectando la economía local. Sequías e inundaciones desplazan a mas de 50 millones de personas cada año, para el 2050 se proyecta que el número de desplazados aumentara a 250-300 millones de personas.

Las sequías racionan la energía eléctrica, afectan los sembríos igual que las inundaciones y marcan la escases de agua dulce, especialmente dramático en África y Asia. Científicos creen que el área del Mediterráneo próximamente se convierta en un desierto, en similar situación se encuentra el 38% de la superficie terrestre.

Estos datos son manipulados según los intereses políticos del momento: unos científicos dicen que son los ciclos normales del planeta otros manifiestan que son producto de la injerencia humana y de la contaminación de las naciones más industrializadas, lo cierto es, que la tierra cada vez que festeja años las consecuencias para describir afectan más y más la economía de las naciones como de sus poblaciones.

rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1890 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: