Las elecciones y la orientación de la Revolución

Con el cuento que los candidatos escogidos dedocráticamente, obedeciendo a intereses subalternos que nada tienen en común con lo que es una verdadera revolución, son los únicos abanderados bendecidos por el Presidente Hugo Chávez se ha tratado de manipular a las bases chavistas a fin de evitar un cambio sustancial en las nuevas estructuras de poder establecidas en Venezuela, desconociéndose de modo audaz el nivel de conciencia y madurez política alcanzado por el pueblo. Este ardid, evidencia un deseo por controlar y amortiguar el ímpetu revolucionario exhibido por las masas populares, ya que el mismo podría abortar la red de complicidades neo-puntofijistas que se creó a la sombra de Chávez, integrada por seudorevolucionarios que usurpan la soberanía popular y se afanan de abultar sus cuentas bancarias.

La estratagema de diseñar un kino Chávez y utilizar unas consignas que identificarían a estos candidatos impuestos como los “chavistas verdaderos”, desdice y contradice mucho su supuesta condición revolucionaria y de su fe en el pueblo y en su liderazgo. El uso de tales muletas descubre lo limitado de su poder de convocatoria y la escasa, por no decir que nula, imaginación creadora para convencer al electorado mayoritariamente chavista. Además, es muestra tangible de su exigua vinculación con el pueblo porque, de no ser así, confiarían en el reconocimiento de su labor y en el liderazgo alcanzado por sí mismos.

Para las amplias mayorías es la oportunidad de dirimir favorable y definitivamente la confrontación que tiene lugar entre las corrientes reformistas y revolucionarias, presentes en el seno de las filas chavistas, ya que su decisión determinará el rumbo y la profundidad que adoptará el proceso bolivariano en el futuro inmediato. Para ello, deben armarse con elementos de juicio que les permitan diferenciar claramente entre uno y otro candidato, entre quién estaría más dispuesto a marcar la pauta de la profundización o no de dicho proceso. Las elecciones no pueden convertirse en mero torneo propagandístico de caritas sonrientes, de propuestas vacías y plagiadas, y consignas repetidas; sobre todo, entre quienes afirmamos estar con la revolución. De ahí que mi propuesta esté dirigida a producir un extenso y productivo debate respecto a la ideología y al contenido programático del proyecto bolivariano, dándole vida con la participación efectiva del pueblo. Esto permitiría conjurar las amenazas internas y externas que se ciernen alrededor de la revolución social que se gesta en Venezuela.

Lamentablemente, quienes ostentan cargos de dirección política dentro del chavismo obstaculizan la posibilidad de que las bases populares sean las constructoras del cambio estructural contemplado, incluso, en el texto constitucional. Han obviado y desestimado la voluntad y la actitud de las masas frente a hechos como los del golpe de Estado del 11 de abril, el sabotaje petrolero y, más recientemente, el referendo presidencial. Según estos “dirigentes”, no se puede avanzar más aprisa porque eso sería hacerle el juego a la oposición. No se puede disidir, o separarse de la opinión de los cogollos neo-puntofijistas, porque se estaría del lado de la oposición reaccionaria. Tampoco se puede, ni se debe, criticar las malas acciones del gobierno, menos a sus ineficientes funcionarios, sobre todo, si son parte, también, de la cúpula partidista. Y, por supuesto, no se debe convocar a elecciones primarias o de base porque son engorrosas y conflictivas, no hay tiempo suficiente y, en lugar de unir, produciría mayores divisiones. Todo para alivio de sus propios intereses y de la oposición reaccionaria, unidos como siameses para impedir y acallar el anhelo revolucionario de las masas que cuestionan su encumbramiento y sus dividendos antisociales.

De prevalecer la continuación de la “dirección” del proceso revolucionario en manos de reformistas y oportunistas, se hará cuesta arriba el avance revolucionario. No quedará más remedio que combatir frontalmente tal “dirección” y efectuar una labor más activa y más comprometida de organización, formación y de luchas reivindicativas junto con el pueblo, de manera que se evite la desviación del proceso revolucionario bolivariano y, con ello, el enquistamiento en el poder de elementos reaccionarios y neo-puntofijistas, disfrazados de revolucionarios.-



(*) Candidato a Diputado del CLR por el circuito 5, postulado por el Movimiento por la Democracia Directa (MDD) y el Partido Comunista de Venezuela (PCV).



Homar Garcés,
mandingacaribe77@yahoo.com.mx
¡¡ rebelde y revolucionario por siempre !!





Esta nota ha sido leída aproximadamente 2693 veces.



Homar Garcés(*)


Visite el perfil de Homar Garcés para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Homar Garcés

Homar Garcés

Más artículos de este autor


Notas relacionadas



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a9787.htmlCd0NV CAC = Y co = US