La culpa no es del loco

Ricardo Thomas: El Mundo visto desde los pies


Vamos a ver:

Supongan que yo, Mario Silva García, soy un disociado más de la Republiquita del Este Capitalino (de esa ciudadela que tiene el glamour medio accidentado y los cátodos y ánodos invertidos) y se me ocurre presentarme en la cosa esa que llaman Aló Ciudadano para declarar que, textualmente: “La sociedad civil tiene que marchar hacia Miraflores, sin importar que haya un baño de sangre; y que esta es una guerra y que toda guerra tiene su costo y que no importan los muertos con tal de sacar al ladrón, asesino y dictador que tiene las manos llenas de sangre…” ¿Puedo yo exigir a otro programa, en este caso La Hojilla, un derecho a réplica porque “descontextualizó” mis declaraciones?

Definitivamente, las Putas de los Medios han hecho un daño terrible; tan terrible, que existen seres, ¿humanos?, que piensan con la punta de los pies y caminan arrastrando el cerebro…

Ricardo Thomas, supuesto politólogo, el mismo que el día jueves fue invitado de postín de Leopoldo Castillo, el mismo que invitó descaradamente a la “sociedad civil” a repetir las guarimbas, el mismo que apoyó frente a las cámaras de Aló Ciudadano la tesis expuesta por uno de los que llamaron al programa y pedía marchar a Miraflores porque “esta es una guerra y en toda guerra hay muertos”, el mismo que mostramos en el programa La Hojilla el día viernes, el sábado (resumen) y hoy lunes para demostrar que existe un nivel de disociación altamente perjudicial… se ha presentado en el canal 8 a pedir un derecho a “réplica”…

Disculpen esta apreciación un tanto bizarra, pero a este sujeto le resbala cualquier minúsculo estímulo de inteligencia o tiene el cráneo embarrado en mierda ¿Qué derecho a réplica le puede ser concedido a una persona que está ladrando a los cuatro vientos un mensaje de guerra? ¿Qué se puede “descontextualizar” de unas declaraciones directas que llaman a un sector de la población a la guerra civil? ¿Cómo es posible que este delincuente continúe tan campante en la calle y, encima, se de el tupé de “exigir” un derecho a réplica al canal del estado, incluso, mentándole la madre al personal de seguridad del canal?

Ahora, apartando a este “asesor político” de la más rancia derecha fascista, quien no tiene puta idea del alcance de sus prédicas y quien fue utilizado de la manera más descarada por Leopoldo Castillo para continuar exaltando a un grupito de mercenarios que, insisto, desconocen totalmente el alcance de una guerra fraticida, existe un elemento gravísimo que debemos considerar. Globovisión y su presidente Alberto Federico Ravell, tiene una muy alta responsabilidad al permitir que estos animalejos fascistoides se expresen abiertamente por las ondas radioeléctricas que son del estado, insultando al Presidente de la República y haciendo llamados de guerra que incluyen el magnicidio.

El problema aquí no es Ricardo Thomas, no señor. El problema aquí es la permisividad de un canal que ha estado conspirando abiertamente para desestabilizar el estado y buscar confrontaciones entre los ciudadanos. Leopoldo Castillo sabía a quien estaba invitando y de nada vale toda esa pose de incredulidad, de asombro y de confrontación blandengue; haciendo el papel de vieja chismosa que no le gusta el chisme pero lo deja rodar, mientras un loco de mierda exhibe un discurso explosivo que pudiera encontrar eco en pequeños grupos de disociados.

El problema es un Alberto Federico Ravell, que no solo ha sido permisivo con la sarta de insultos que son vertidos desde ese bodrio llamado Aló Ciudadano hacia la presidencia de la república, sino que los alimenta desde su rincón esperando alguna reacción que los convierta en “mártires de esta dictadura” ante los ojos de mantuanos mentales que se han convertido en caldo de cultivo de la más soez forma de hacer periodismo.

Ricardo Thomas no es más que un pendejo que reacciona ante códigos amorales dictados por la basura mediática. Ricardo Thomas puede ir preso por mantener una actitud delincuencial y demencial. Él solo es un peón del ajedrez que manejan las Putas de los Medios, pero, he aquí mi pregunta: ¿Quiénes son realmente los culpables de tanta manipulación y hasta cuando se les va a permitir a los verdaderos responsables, los medios de comunicación privados, estos llamados a la violencia y continuar transmitiendo mensajes de guerra?

Yo estoy seguro, creo comparto incluso el pensamiento de miles de ciudadanos chavistas y no chavistas, que si los medios de comunicación se dedicaran a hacer una labor informativa, veraz y oportuna, respetando las normas que esta nación merece, ningún Ricardo Thomas tendría oportunidad de expresar tanta idiotez junta… y, mucho menos, venir a pedir derecho a réplica… Se quedarían en el bar de la esquina mascullando mariqueras en contra del gobierno y nadie les pararía la más mínima bola. Pero, mientras exista un Ravell respaldando las intenciones asesinas de un Leopoldo Castillo, tendremos que asistir a esta suerte de circo de locos que, como dice la canción de Serrat “Cenicienta de Porcelana”: Solo para el peine, usa la cabeza.

Es responsabilidad de Globovisión o de cualquier canal, permitir que salgan individuos como Ricardo Thomas y arenguen de manera irresponsable a una pequeña secta de fanáticos a trancar calles y avenidas o a marchar a Miraflores para “inmolarse” en nombre de una supuesta libertad de la que hacen uso y desuso sin que nadie le ponga un dedo encima.

A ver si vamos entendiendo que existen límites y una ley que debe respetarse.


mario@aporrea.org
msilvaga@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 6880 veces.



Mario Silva García

Comunicador social. Ex-miembro y caricaturista de Aporrea.org. Revolucionó el periodismo de opinión y denuncia contra la derecha con la publicación de su columna "La Hojilla" en Aporrea a partir de 2004, para luego llevarla a mayores audiencias y con nuevo empuje, a través de VTV con "La Hojilla en TV".

 mariosilvagarcia1959@gmail.com      @LaHojillaenTV

Visite el perfil de Mario Silva García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Mario Silva García

Mario Silva García

Más artículos de este autor


Notas relacionadas