Un Samán en el desierto

Escribir en estos términos en tiempo de combate no es nada productivo para las elecciones de la Asamblea, pero no hacerlo es hacerse cómplice de decisiones tomadas que ante una explicación convincente se hacen destructoras de propuestas y proyectos, pensados en un camino que no tiene otra vía, que la consolidación de la revolución aunque a la larga uno se quede haciéndola solo y esperando la muerte.


Este inicio de escrito se debe a que la destitución de Eduardo Samán, ante los ojos de una cantidad de camaradas que vieron su combate, es extraña. La actitud de este ministro enfrentando las roscas y los grandes poderes del capital, se sentía contundente, como la de ningún otro de los que nos acompañan en el proyecto, pero resulta extraño que nuestro camarada sea removido después de tener acciones como las de la GAVIOTA en Cumaná y el enfrentamiento con los comerciantes abultadores de precios. En todos sus enfrentamientos tuvo constancia de combate y compromiso con la PATRIA; hasta transmitidos por tv, con posiciones que evidencian a un verdadero revolucionario en el proceso y hoy sale sin ninguna explicación de que lo que está haciendo es bueno o malo, solo sale.

Tal vez nuestro máximo líder EL HOMBRE QUE EMPUJA, tenga una razón para el cambio, el que no la tiene para entenderla soy yo y es lo que me hace desahogar mi impotencia en este escrito, que lo menos que quiero es que me ocasione descalificativos, aunque no me importen, porque la dialéctica y el cuestionamiento alimentan la conciencia del combatiente.

Yo vi y conocí la lucha de Samán (sin ser su amigo ni tener ningún tipo de relación que no sea la política) lo escuché en una reunión diciendo, que vive en el centro de Caracas y si maña lo ven viviendo en otro sitio, donde viven los privilegiados; que lo investiguen, porque con un sueldo de ministro no da de un día para otro, tener quinta y grandes carros parados en la puerta; yo le creí y mi relación con la reunión no tenía porque dudar de un camarada que decía una verdad y hoy la razón de no estar me pone suspicaz, porque también lo escuche diciéndole a los guardas espaldas que no tenían cara de ser de nosotros, que esperaran afuera, que en una reunión como la que estábamos llevando no hacían falta guarda espaldas, porque todos los que estábamos en el lugar éramos camaradas de La Gaviota.

Yo quiero que alguien explique de una manera convincente para el pueblo llano, qué pasa en casos como este, donde se tejen dudas y la falta de información me pone contra la pared como en otras ocasiones, que he tomado posiciones con camaradas que zumban la burra para el monte, sin saber, que a pesar de tantas contradicciones vamos andando y que, PATRIA O MUERTE, VENCEREMOS Y HASTA LA VICTORIA SIEMPRE.

HAZTE CONCIENCIA.
machucamelo@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2972 veces.



Antonio Machuca

Actor y militante revolucionario

 machucamelo@cantv.net

Visite el perfil de Antonio Machuca para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Antonio Machuca

Antonio Machuca

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a95187.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO