El referendo consultivo o el golpe electoral contra Chávez



Seis meses estuvo la subversión golpistas, los fascistas de Primero
Justicia, los de AD, COPEI, Fedecámaras, Alianza Bravo Pueblo,
Bandera Rota, Causa R, Unión, Solidaridad, Proyecto Venezuela, las
mal llamadas ONGs de la presunta sociedad civil, el gorilismo
militar, la cúpula ilegal de la CTV, estudiando jurídica y
políticamente la vuelta que pudieran darle a la figura del referéndum
para sacar al Presidente Chávez del poder.

Ya en abril, inmediatamente después del golpe, los neo nazis de
Primero Justicia, Okaris, Borges, Randonski y toda su fauna jurásica
dirigente, sacaron esa carta debajo de su manga golpista, pues
comenzaban a sentirse seguros de que nada iba a pasarles, de que el
gobierno no se lanzaría a la persecución de los golpistas, ni los
apresaría, tampoco el sistema judicial -montado por Miquilena y lleno
de enemigos del proceso, como lo está también la Fiscalía General de
la República- lo iba a permitir.

Y con esa carta, que retiraron cautamente de la escena política
mientras preparaban la estrategia adecuada, se lanzan nuevamente, con
un presunto 10% de firmas válidas, para que un CNE espurio, también
en sus manos, en grotesca comparsa, como ocurrió el 4-N-02, legitime
lo que parece un hecho formalmente legítimo, es decir, que un 10% por
ciento de ciudadanos -numero exacto y preciso de quienes conforman la
oposición y adversan el proceso de cambios revolucionarios-
introdujera ante el organismo electoral, las planillas con las firmas
donde se solicita el híbrido de referéndum consultivo-revocatorio.

Porque hay que entender, y allí está la trampa golpista, que como
este es un proyecto donde están metidas muchas, diversas y
heterogéneas manos, la propuesta no esta ni estará clara salvo por lo
que une a la llamada oposición: el odio a Chávez y su delirante deseo
de sacarlo del poder.

¿Dónde está el carácter golpista de la estrategia de las firmas y el
referéndum?

En que el referéndum no puede violar la Constitución, y la pregunta
de si debe el Presidente renunciar a la presidencia de la república,
es violatoria de la Constitución, porque no puede hacerse ese tipo de
preguntas; la Constitución, en su Artículo 71, es bien clara al
respecto.

"Las materias de especial trascendencia nacional podrán ser sometidas
a referendo consultivo".

El artículo es bien claro: Las materias de especial trascendencia
nacional, ello no se refiere a la presión para que el presidente
renuncie que implica la pregunta de la llamada oposición; de hecho,
tanto el 6 de diciembre de 1998 y el 17 de agosto del 2000, esa
pregunta se hizo cuando se presentaron dos candidatos y el pueblo
votó por Chávez.

Si se pretende un referéndum consultivo, es consultivo, no mezcla de
consultivo con revocatoria, porque esa ensalada jurídica que
inventaron los sesudos especialistas del fascismo criollo es
inconstitucional. Porque ese es el otro aspecto, ya no se estaría
consultando sino que se estaría evaluando un ejercicio del gobierno y
eso corresponde, lo sabe hasta un niño, aun referéndum revocatorio y,
legalmente, eso corresponde para agosto de 2003, cuando se cumpla la
mitad del mandato de Chávez.

Pero, abría que agregar, el referéndum consultivo no tiene carácter
vinculante, es decir, sus resultados no son de obligatorio
cumplimiento por el gobierno. Hay otro aspecto -y allí ésta otra
variante de la trampa refrendaria que quiere meternos la oposición-
es que si en ese referéndum vota medio millón de personas ¿esas serán
las que decidirán la suerte del país? Precisamente eso es lo que
están buscando los golpistas.

¿Para qué tanta parafernalia, tanta bulla mediática, tanto escándalo
con los presuntos dos millones de firmas que se entregaron en el CNE,
la movilización, las declaraciones de los 90 gorilas que están
atrincherados en la plaza Mussolini de Altamira, su "territorio
libre"?

Cada paso que da la contrarrevolución tiene una suerte de "última
batalla" contra el proceso bolivariano. Por supuesto, es una política
de un permanente tinte subversivo y son unos discursos cargados de
odio y veneno, que la mayoría de los venezolanos ni comparte ni
acepta, ni se identifican con ellos.

Pero la conspiración refrendaria tiene sus complejidades, que a
simple vista pareciera que puede encauzar victoriosamente la
estrategia de tumbar a Chávez. El Consejo Nacional Electoral, hasta
ayer convertido en un paquidermo pesado, costoso e inútil, es sacado
por los tahúres jugadores de la desgracia nacional como as de oro
para ganar la partida del fascismo sin tirar un solo tiro.

En efecto, con una correlación de fuerzas desfavorable a las fuerzas
de la revolución, ese CNE que no dictó la medida contra el adeco
Carlos Ortega, quien usurpó por la fuerza la presidencia de la CTV,
pese al fraude, pese a que faltaron la mitad de las actas de
votaciones y otras cosillas, y de ello ha pasado un año, se
compromete ahora públicamente a que ¡en un mes! revisarán más de dos
millones de planillas y cotejarán las firmas con las que están en la
ONIDEX. ¡Vaya eficiencia de última hora!
Algo huele mal en guatemala. Trampa, ardid, millones tras bastidores,
compra de las débiles conciencias de los funcionarios. Ahora si sirve
el CNE para los opositores golpistas, igual que el exgeneral Rosendo
es un patriota. Ayer era un delincuente que se robó los dineros del
Plan Bolívar, porque aparecía como apoyando al proceso y la
institucionalidad, como se pasó a las filas del golpismo, ahora es un
señor, con sus sinvergüenzuras y todo. El CNE no servia, y en esa
coincidíamos todos los venezolanos, pero ellos descubrieron que
todavía servía para algo, si, para sus intereses golpistas de
buscarle la vuelta electoral para tratar de defenestrar a Chávez.

Con esa maniobra política algunos sectores de la oposición tal vez se
sienten en las Mesas de Diálogo, con una carta de fuerza que piensan
inconmovible, irrebatible y victoriosa. Vanos deseos de jugadores que
van a dialogar con cartas marcadas, con amenazas de guerra civil,
sembrando minas a su paso.

El diálogo es bueno, saludable, sano, democrático. Baja las tensiones
y permite poner sobre la mesa temas para la discusión. Pero, eso sí,
dentro del cauce legal, dentro de la Constitución, sin pretender
forzar la barra.

Lo cierto es que en el ajedrez político la extrema derecha dio un
paso audaz que, como dijera el periódico Tal Cual en su titular del 4-
11: ¡Firm...esss! en clara alusión a los que verdaderamente mueven
los hilos de la conspiración en Venezuela, ese grupo de militares,
golpistas en su mayoría, que sueña con un baño de sangre para
Venezuela.

No hay nada más parecido en Venezuela a aquel partido fascista previo
a la dictadura de Pinochet llamado Patria y Libertad, que Primero
Justicia. No hay nada más parecido a los militares golpistas
argentinos, uruguayos o chilenos que los militares venezolanos
atrincherados en la plaza Mussolini de Altamira. No hay nada más
parecido al sifrinismo de la clase media chilena que el sifrinismo de
un sector la clase media venezolana, ese de extrema derecha, lleno de
odio, de conducta fascista, pro yanqui, anti cubano.

Hay un reto importante para el movimiento popular venezolano,
desenmascarar la maniobra de la extrema derecha fascista con el juego
del referéndum consultivo-revocatorio, a todas luces
inconstitucional. De nuevo se plantean grandes jugadas políticas que
permitan preservar el proyecto y al Comandante Chávez. Hay que dar
pasos en el orden mediático -Venezolana de Televisión, medios
alternativos- para explicarle claramente al pueblo lo que acontece.
Estudiar si es factible recoger 3 millones de firmas y presentarlas
señalando que no se quiere el referéndum. Incluso, poner en ejecución
la nueva Ley del CNE, elegir el cuerpo, más representativo, con más
equilibrio, depurar el cuerpo y sacar de su seno tantas vagabundería
y tantos gansteres adecos y de otros pelajes.

Tenemos un gran reto, debemos enfrentarlo y vencer.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5407 veces.



Humberto Gómez García

Director de la revista Caracola. Pertenece al Movimiento de Medios Alternativos y Comunitarios (MoMAC). revistacaracola.com.ve

 humbertocaracola@gmail.com      @hgcaracola

Visite el perfil de Humberto Gómez García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas