El domingo màs tenso de Venezuela

Con la hotelerìa y las rutas de llegada aèrea al paìs colapsadas, Venezuela ingresò al tobogàn que la llevarà indefectiblemente a la definiciòn electoral màs difìcil de sus ùltimos decenios. Ninguna de sus elecciones anteriores contiene los elementos de tensiòn que se probaràn este domingo.

Esto es mucho decir para un paìs que lleva medio siglo votando ininterrumpidamente. Desde 1958, cuando una revoluciòn social recuperò los derechos democràticos, han ocurrido 10 procesos eleccionarios presidenciales.
Desde 1999, cuando comenzò el perìodo chavista, han expresado su opiniòn electoral unas 7 veces màs. Este domingo serìa la octava vez en menos de 5 años de gobierno. Casi veinte manifestaciones del voto popular recalaràn este 15 de agosto en una experiencia inèdita: Revocar o mantener al presidente mediante el voto popular. Algo impensado en paìs alguno del planeta.

El mundo mira y espera

Màs de 800 reporteros internacionales, procedentes de unos 60 paìses, 72 Observadores Internacionales que incluyen tres expresidentes, 33 altos funcionarios de Estado en organismos electorales de Amèrica y Europa, 4 representantes del Mercosur y unos mil periodistas nacionales que incluye una activa y vistosa participaciòn de cientos de "reporteros de "medios altenativos" o "comunitarios", como prefieren denominarlos en Venezuela.

Una veintena de jòvenes periodistas pertencientes a la red internacional IndyMedia, fueron alojados en una sala de redacciòn y operaciones, ataviada en el tercer piso del edificio de la central sindical clasista Uniòn Nacional de Trabajadores, afecta al bolivariansmo.

Como si fuera un terremoto

Venezuela es una sociedad donde dos màs dos no siempre da cuatro. Este domingo tensarà todas sus convicciones y dudas para votar por SI o por NO. El problema es que se trata de una elecciòn donde nadie, casi absolutamente nadie en su sano juicio, se permite dudar sobre lo que quiere y lo que no quiere.
La gente en la calle, en los barrios, urbanizaciones, fàbricas y oficinas, se prepara para asumir dos posiciones irreconciliables. O se avanza en las transformaciones sociales, econòmicas y se termina de romper la dominaciòn del imperialismo, o se da vuelta a todo y se regresa a lo que existìa antes de la "revoluciòn bolivariana". Lo primero significarà el triunfo del "No". Lo segundo la victoria del "Si".
Esta sensaciòn generalizada es màs visible y audible, mientras màs se baja en la escala social e institucional. Pero tambièn es evidente en los programas de televisiòn. Los opositores confeccionaron casi todos sus programas con informaciòn destinada a convencer a la poblaciòn de clase media, de dos cosas: El domingo habrà fraude, y si Chàvez continùa, habrà violencia en toda Amèrica del Sur.

Presas de ese ambiente de tensiòn y expectativa, los corresponsales extranjeros y observadores internacionales buscan todas la señales que les permita veridicar la tendencia. Van de un lado a otro, entre los barrios donde se aplican las conocidas Misiones que redistribuyen la renta petrolera, y las oficinas (y sus alrededores) donde funcionarios nerviosos y agitados, sortean todos los pronòsticos posibles en las originales "Salas Situacionales".

Las "Salas" son lugares especiales donde se analizan todas las variables polìticas de la coyuntura. Desde los posibles resultados del Referendum, hasta el peligro de que la derecha realice actos de violencia, en caso de que Chàvez triunfe. Todo el mundo se prepara para todo. Como si se tratara del anuncio de un desastre natural.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2649 veces.



Modesto Emilio Guerrero

Periodista venezolano radicado en Argentina. Autor del libro ¿Quién inventó a Chávez?. Director de mercosuryvenezuela.com.

 meguerrero00@gmail.com

Visite el perfil de Modesto Emilio Guerrero para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas