Referendo: ¿Elección a la inversa?

En teoría, la elección es el proceso mediante el cual la sociedad designa a un individuo para la dirección de las políticas públicas.

En Venezuela, la elección no es precisamente el método para escoger a alguien, sino el recurso con el que se ha contado para sacar del poder a quien no ha cumplido con lo que prometió en su oportunidad. Más que una “intención de voto”, lo que prevaleció siempre fue una “intención de botar”.

Pero un referéndum, como el propuesto por el presidente Chávez en el contexto de esa novísima Constitución que hoy nos coloca ante el mundo como una de las democracias más avanzadas, no es una elección sino una evaluación de gestión.

De modo que en esta oportunidad no debemos hablar de esa ambigua “intención de voto” que tanto le gusta a los encuestadores y a los medios de comunicación privados para hacer de las suyas, sino de “aprobación” o “rechazo”.

El eje conceptual del “rechazo” es la idea según la cual el chavismo “dilapida” la riqueza nacional en programas dirigidos a favorecer a la gente de los barrios, apoyado, según la oposición, en un extemporáneo basamento ideológico.

A Chávez se le cobra que encontró solito, y sin mucho tormento guerrillero, el modelo que esa izquierda venezolana (hoy tan afecta al imperialismonorteamericano y a esa rancia oligarquía criolla que la utiliza) jamás encontró en su torpe búsqueda del modelo de socialismo a la venezolana, como lo es el “bolivarianismo”.

Sobre él, tal como lo prometió, ha impulsado una Constitución moderna y futurista que incluye y otorga verdadero poder a la gente, y una política de resguardo y de defensa de nuestras riquezas y de nuestra soberanía como país que le ha permitido avanzar en la erradicación de la pobreza a partir de la dotación efectiva de salud, vivienda y alfabetización y, lo que debiera ser más importante para los sectores oposicionistas, una política de otorgamiento de créditos y opciones de negocios al sector privado jamás vista en nuestra historia, en el marco de la más irrestricta libertad empresarial, de expresión y de pensamiento.

Es decir; la oposición (irracional como es) quiere sacar a Chávez porque ha cumplido mucho más de lo que le prometió al país.

Sería esta la primera elección inversa de la historia.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2820 veces.



Alberto Aranguibel B.

Comunicador social e investigador. Conductor del programa Sin Tapujos, que se transmite por Venezolana de Televisión. Asesor Comunicacional y de Imagen en organismos y empresas públicas y privadas.

 albertoaranguibel@gmail.com      @SoyAranguibel

Visite el perfil de Alberto Aranguibel para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alberto Aranguibel

Alberto Aranguibel

Más artículos de este autor


Notas relacionadas



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a9150.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO