Un elemento de la delincuencia y la inseguridad en Venezuela

La inseguridad es un fenómeno social que tiene dos grandes componentes: un componente real, que está representado por la delincuencia existente en un momento determinado y un componente sensorial representado por la sensación de la población en cuanto a la magnitud de esa delincuencia. Rara vez coincide la sensación que tiene la gente, con lo que realmente existe en las calles. En Venezuela, si bien es cierto que existe un importante índice de criminalidad, no es menos cierto que se ve ampliamente superado por la sensación que tiene la gente de inseguridad y esto es producto de una enorme campaña propagandística política orquestada por la radio, televisión y prensa oposicionista, causándole un daño enorme a la salud mental del venezolano. Vemos, escuchamos y leemos que mueren decenas de venezolanos víctimas del hampa, todas las semanas. Normalmente sacan sólo las cifras de muertos porque es lo más impresionante para las personas. Una muerte violenta siempre es un acto que impacta. Lo que jamás dicen los medios de comunicación es que el 99% de esas muertes violentas son producto de riñas entre delincuentes, y sacan a cada rato ese 1% de gente que murió a manos de la delincuencia. Nos atiborran de información de esa naturaleza y en buena medida exageran las magnitudes del problema. Eso causa dos efectos perniciosos, crea un estado de paranoia colectiva sobre la inseguridad; vale decir, hace sentir a la gente, más insegura de lo que realmente está y por otra parte estimula al delincuente a delinquir ya que le dan a éste la sensación de que pueden hacerlo sin el peligro de ser capturados por los órganos de seguridad del Estado.

Los medios de comunicación saben el efecto que esa información produce en la colectividad, sin embargo sus objetivos políticos están por encima de la salud mental del pueblo venezolano. Alegan que la gente tiene “derecho a la información” y de esa manera “el gobierno no puede ocultar su ineficacia”. Esos argumentos no tiene otra razón que la de tapar el daño sicológico que le causan a las personas. Diciendo eso, los medios de comunicación hacen ver como algo inofensivo la transmisión sistemática y exagerada de sucesos criminales.

Sabían ustedes que en Tel Aviv no transmiten ninguna información de los atentados que diariamente ocurren en la Franja de Gaza. Eso es así porque hay que reconocer que los judíos sí cuidan la salud mental de su gente. Saben el daño que les causarían al transmitir esa información. Hagámonos las siguientes preguntas: ¿para qué le sirve al ciudadano común saber que asesinan a decenas de venezolanos semanalmente en las calles o los atracan? ¿eso evitaría que los atracaran a ellos? A parte de crearles angustia y temores a la gente, ¿qué beneficio obtiene el ciudadano al recibir este bombardeo de información violenta? Analicémoslo, ¿acaso eso no convierte al venezolano en un ser desconfiado, huraño y asocial? Si seguimos viendo eso como algo inocuo, seguiremos manteniendo un elemento importante para la sensación de inseguridad que vive nuestra población. No es suficiente la excusa de que uno puede cambiar de canal si no le gusta lo que transmite, porque sabemos que ese veneno lo han hecho ver como algo que no afecta a nadie, o peor aun: como algo necesario de conocer.

Otra crítica absurda a la posición que aquí expreso acerca de la importancia de evitar la transmisión de ese tipo de información, que sólo perjudica a quienes la reciben, es que tampoco se puede decir que todo está bien, cuando no lo está. Yo diría que lo que no debemos es mentir, pero sí es necesario que nuestra gente sepa que hay muchas más cosas para sentirse esperanzados y orgullosos de nuestro país, que aquellas que puedan causarnos angustia y desasosiego. En este sentido, aplaudo el esfuerzo que hace el canal del Estado en transmitir noticias positivas y alentadoras.

¡Sigue la impunidad de los medios!

valgo7@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 6522 veces.



Juan Carlos Valdez G.


Visite el perfil de Juan Carlos Valdez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: