La madre de los fraudes electorales

Es un rumor a voces, está recorriendo el mundo pero aquí en los Estados Unidos, donde la ignorancia está controlada por los grandes medios de comunica ción, no ha sido divulgado ni analizado en su real medida. La realidad es que en vista del avance de su opositor, el actual gobierno ha entrado en pánico y ya anunció que en caso de producirse un atentado un día antes o durante las elecciones, estas quedarán aplazadas”.

Hace dos días en la conferencia de prensa en Massachusetts, cuando los periodistas preguntaron insistentemen te al presidente George Bush sobre sus relaciones con el enjuiciado expresidente de ENRON, Ken Lay, su amigo íntimo y el mayor aportador de dona ciones en su pasada campaña electoral, éste perdió los papeles y abandonó abruptamente el lugar.

Esta es una pequeña prueba del es tado de ánimo en que se encuentra Bush, y no es para menos. El caso de ENRON es una papa caliente y por lo cual, en algún momento deberá enfren tar a la justicia. Ya quebrada la cor poración, Ken Lay sacó del fondo de las pensiones 100,000 dólares para el baile de inauguración del gobierno de Bush y aportó además 793,000 dólares como una "donación personal al partido re publicano". Para el colmo hizo que su amigo personal Pat Wood sea nombrado por el presidente Bush como el pre sidente de la comisión de investigación del fraude cometido por Ken Lay. Pero el cuento no termina allí. Los hermanos del presidente Bush, Neil y Marvin eran supuestamente empleados-asesores de ENRON, primero vendiendo oleoductos a Arabia Saudita y posteriormente a Irak. Tampoco escapa de esta lista el gobernador de Florida, Jeb Bush, quien recibió del presidente de la quebrada ENRON, dos millones de dólares.

El otro problema que hace perder la cordura al presidente Bush es la Guerra de Irak que de acuerdo al expositor principal, en la última reunión semanal de los 150 más influyentes conservadores en Washington, Stefan Halper,ex secretario asistente de Estado durante la presidencia de Ronald Reagan, “no está marchando bien, nos cuesta bi llones de dólares y nos deja sin ami gos”.

La situación de George Bush, en tér minos jurídicos, como el líder del país que autorizó las torturas en Irak, es bastante complicada, ya que su gestión, de acuerdo al asesor legal de la Casa Blanca el abogado Gonzales, viola los estatutos de la “Convención de Ginebra Contra la Tortura” (1984) firmada por el gobierno norteamericano. En este caso se trata del Artículo # 1 el cual establece la culpabilidad bajo la ley criminal de las personas públicas con autoridad que dan su consentimiento, su autorización o instigan el uso de la tortura. El castigo a estas personas de acuerdo a las leyes norteamericanas puede llegar inclusive a la pena de muerte.

En este caso, Bush, Ashcroft, Cheney y Rumsfeld corren el riesgo de ser en juiciados después de las elecciones. Por eso el presidente Bush y el resto del grupo ya están contratando abogados privados y están moviendo todas las palancas del poder para encontrar una salida honrosa al problema, y en es pecial de los futuros juicios que se les vienen en caso de un triunfo de los demócratas, que es un hecho de acuerdo a las encuestas y el voto anti Bush.

En esta carrera contra el tiempo, han logrado a posponer la divulgación de la segunda parte de los resultados de la investigación del Comité de Inteligen cia del Senado que indica el nivel de culpabilidad de la administración Bush en el caso de la Guerra contra Irak. Estas conclusiones finales van a ser anun ciadas recién después de las elecciones de Noviembre de 2004. Ya se sabe que los responsables directos del inicio de la guerra son el presidente Bush, Dick Cheney, Donald Rumsfeld, Paul Wol fowitz y Condoleezza Rice. Colin Powell se adhirió a la guerra a posteriori Tam bién se sabe que el primer plan de la guerra fue preparado preparado por Ri chard Perle, David Wurmser (asesor de Cheney) y el actual subsecretario de defensa Douglas Feith varios años atrás para el gobierno del primer ministro de Israel Benjamin Netanyahu. El 30 de Enero de 2001 este plan fue despolvado y aprobado por el presidente Bush, de acuerdo al libro de James Bamford, "A Pretext for War" (p. 265).

El pretexto de las armas de destruc ción masiva o bombas nucleares y quí micas en Irak fue un invento de este grupo, que sin embargo logró última mente desviar la atención hacia la CIA como responsable de la inteligencia equivocada, lo que salió a la luz pública con la publicación de la primera parte de los resultados de la investigación del Comité de la Inteligencia del Senado. Ellos seleccionaron a la CIA como el "chivo expiatorio", bajo la presión de la Cábala Wolfowitz que hicieron lo que se hace en todos los países de América Latina o del Tercer Mundo en vísperas de un golpe de estado o cambios ra dicales: la subordinación de la inteli gencia civil a la militar, dominada por este grupo. La CIA en realidad no tuvo ninguna culpa en esta aventura sinies tra.

Sin embargo, este juego macabro, no termina allí. La nueva salida que se les ocurrió hace unos días es realmente peligrosa y descabellada. Los demócra tas han dado el grito de alarma y les acusan de manipular las alarmas sobre terrorismo con fines electoreros, des pués que el Secretario de Seguridad Nacional Tom Ridge anunció que “Osa ma Bin Laden tratará de interrumpir las elecciones”. Lo curioso es que Rigde pidió inmediatamente al Secretario de Justicia John Ashcrof que imparta las pautas legales para que la interrupción de las elecciones sea legalizada. Igual mente, el presidente del Comité Elec toral DeForest Suarez escribió un memo a Ridge para que éste pida al Congreso y se autorice posponer las elecciones en caso del ataque.

Más claro no puede ser, la caída en picada de la aceptación a Presidente Bush los está haciendo actuar deses perada e incoherentemente. Pero no so lo es al interior del país. La revista New Republic informa que la Casa Blanca le había pedido al servicio de inteligencia de Pakistán, que “realice un hallazgo terrorista de gran envergadura antes de la elecciones de noviembre. Los infor mes a New Republic que son de alto nivel y con pruebas, indican que in clusive pidieron al jefe de espionaje pakistaní que “arrestaran o mataran a algún presunto terrorista el 26, el 27 o el 28 de Julio, durante la Convención De mócrata a realizarse en Massachusetts.

Las recomendaciones que le hiciera el vicepresidente de Venezuela Carlos Rangel, al candidato demócrata John Kerry, donde le dice que “lejos de pedir transparencia a Hugo Chávez en el re ferendo, mejor pida esto a Bush en las próximas elecciones de noviembre”, a la larga resultarán proféticas, pero peor aún, estas no se llevarían a efecto, y según dicen analistas de diferentes par tes del mundo, que un próximo ataque terrorista en el territorio, convertirá a los Estados Unidos en un país fascista “ en manos de John Ashcroft o Poin dexter”.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3238 veces.



Vicky Pelaez. Diario La Prensa de New York..


Visite el perfil de Vicky Peláez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a8920.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO