A propósito de la XI UNCTAD Sao Paulo

Chávez pone a prueba la dignidad de América Latina

Una palabra del presidente venezolano Hugo Rafael Chávez, bastó para poner a prueba la política exterior actual de los gobiernos de "los países hermanos" del continente con los Estados Unidos de Norteamérica. "Hay un elemento que nosotros tenemos que defender y es la dignidad".

Y como si quisiera dejar dudas sobre el objetivo de su mensaje, amplió: "Llamo a la reflexión (...) a nuestros hermanos de América Latina y el Caribe". Chávez atacó en esas declaraciones las presiones que ejerce sobre países del Mercosur y la Comunidad Andina, Robert Zoellick, Representante Comercial de EE.UU. (Asunción, InfoglobalParaguay/EFE). El objetivo del funcionario norteamericano es que bajen las tarifas, que no negocien por separado de la "Ronda Doha" de la Organización Mundial de Comercio y que se dispongan a pactos bilaterales.

Dos eventos actuales prueban la aplicación de esa palabrita a las políticas de Estado. El primero, es la XI Conferencia de la UNCTAD, Conferencia de Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo, que comenzó el lunes 14 de junio y termina este viernes en Sao Paulo, la capital económica de Brasil.

El segundo evento es el lanzamiento de la Tercera Ronda de Negociaciones del Sistema Global de Preferencias Comerciales, que comenzará a funcionar en noviembre de este año y durará hasta el mismo mes del 2006. La propuesta de Brasil, Argentina, Venezuela y otros Estados, es realizar estas negociaciones con exclusión de los países ricos de la OCDE, vale decir, por fuera de la Organización Mundial de Comercio, OMC. China e India manifestaron su acuerdo con la idea, y es ahí que comienzan las preocupaciones para Washington, la Unión Europea y Japón.

La "dignidad" pesa más que un arancel

La reacción fue inmediata. Tanto la palabra usada por el presidente venezolano para probar la autoestima nacional de sus colegas, como el escenario práctico para demostrarlo, gustó a unos pero molestó a otros. Aunque ese enfado sea vestido con discurso diplomático. El presidente de República Dominicana, Leonel Fernández, dijo que lo bueno de la "apertura comercial" de USA a su país, es que permitirá llevar empresas de maquila a esa parte de la isla.

Didier Opperti, Minsitro de Relaciones Exteriores de Uruguay, sostiene que la ronda de Doha, dentro de la OMC, es mejor para Uruguay y América latina y que su país sólo se salvará con el libre comercio.

El ministro de Economía de Chile, Nicolás Eyzaguirre, además de regocijado por la candidatura de Chile a ser parte del club de países ricos, señaló que su gobierno prefiere la negociación de tarifas dentro de la OMC-Doha, a una negociación sur-sur en el G-77.

También en Argentina, esa reacción de dignidad al revés, tiene afectos. La prensa neoliberal, concentrada en La Nación y el canal 9, recientemente ligados al Grupo Cisneros, y sus colaterales escritos, INFOBAE y Radio Diez, se dedicaron a ridiculizar ambas cosas: la sugestiva palabrita del presidente Chávez y la "reunión sin ricos" de países del sur.

En la cancillería argentina, donde predomina la "escuela" neoliberal, de la mano del economista Martín Redrado, Secretario de Comercio Exterior y director de la Fundación Capital, beneficiaria de los negocios del menemismo, "ambas cosas" tampoco gustaron.

En Paraguay no se ha definido, pero se da por sentado que tampoco se entusiasmó. El carácter rehén de su nación y su economía, se lo impiden. De allí, que la segunda figura del estado paraguayo, la canciller Leila Rachid, dejó bien clara la posición al respecto: "El problema del ALCA es que está ideologizado y tiene preconceptos de ser imperialista" (abcColor, 28-12-03). Esta opinión de Estado se vió confirmada en enero de 2004, cuando Paraguay se negó a asistir al Encuentro caraqueño del G-20, siglas que reúne a las naciones del "sur" que tratan en vano de defender el precio de sus materias primas y mantener un lugar de dignidad en la economía y la política mundial.

Por un raro artilugio de la política y la semiótica, una sola palabra, "dignidad", permitió develar que para muchos gobiernos, su aplicación ante los Estados Unidos, es peor que la mayor tarifa arancelaria impuesta en Doha por la OMC.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2741 veces.



Modesto Emilio Guerrero/Corresponsal en Buenos Aires

Periodista venezolano radicado en Argentina. Autor del libro ¿Quién inventó a Chávez?. Director de mercosuryvenezuela.com.

 meguerrero00@gmail.com

Visite el perfil de Modesto Emilio Guerrero para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas