No estamos pensando en las elecciones del 2010

Años de lucha han demostrado que los obreros, campesinos, estudiantes que trabajan, pueblo, tenemos un enemigo en común, enemigo de muchas caras, pero que oprime, y no solo es el imperialismo, el capitalismo, es el latifundio, la inseguridad, la inflación, la indiferencia ideológica, la corrupción, el sectarismo, el burocratismo y un partido que no ayuda con estos problemas porque su miembros son parte de esta cultura.

No podemos mantener políticos mentirosos que llegan gracias al presidente cada 4 años, que palmean la espalda con una sonrisa de oreja a oreja, que hablan muy lindo cuando de ofrecer se trata para sacar el voto, una vez arriba se olvidan que los de abajo sirven de escalera.

Hoy manifiesto, nada de confiar en los políticos que restan espacio a los jóvenes revolucionarios que merecen ganar experiencia cometiendo errores, es el momento de una renovación total no parcial de los miembros de la asamblea nacional y de los consejos legislativos en cada estado. La falta de conocimiento y de conciencia ideológica hace que el pueblo haga caso a la charla barata de estos políticos que desaniman al campesino, al obrero, al pueblo y al estudiante, con su canto de sirena de charco. Tonadita que, si no estamos con ellos estamos contra ellos, ya basta de esa manipulación, estamos con el presidente Chávez, y el también es culpable por sostener a los eternos de siempre, quienes a pesar de su ineficiencia les entrega otros cargos públicos y políticos.

Partiendo de las condiciones externas, las bases en Colombia, la escasa solidaridad de países supuestamente afines con nuestra causa, las actividades de la CIA, oligarquía, oposición, globovisión, más las condiciones particulares internas, cuestionan la totalidad del proceso, visualizado en todos los aspectos. Demandas y reivindicaciones inmediatas, bonos electorales, alzamiento del brazo a los candidatos, en el caso de los diputados a elegirse, es una tendencia revolucionaria que compromete el porcentaje electoral y la acción nacional contra la abstención.

Necesitamos emprender la reorganización revolucionaria ante el “olvido” de las tres R, por no citar los 5 motores y los ejes revolucionarios, que han carecido del combustible consciente que los mueva. Los aspectos fundantes del proceso hay que empezarlos por lo básico, capacitación y socialización de las personas para una sociedad distinta de lucha y organización y busquen la participación y desarrollo de sus miembros, labor del partido, pero el PSUV, bien gracias.

Tanto a nivel individual, como a nivel grupal, la crítica se ahonda y debe ser radical desde un proyecto compartido, que aporte nuevas coordenadas para una percepción social y cultural distinta al proceso. Estamos en un periodo caliente, todo lo conquistado esta en ebullición, las informaciones circulan velozmente y las ideas nuevas encuentran oposición y son tergiversadas apropiadamente, retrasando los vehículos que las motoricen socialmente, por eso no se convierten en banderas y realizaciones significativas.

La crisis aparejo la ventaja que teníamos socialmente, se incremento la oposición, y desde el golpe en Honduras, nos enseño también nuestra realidad que ya no podemos ocultar. Zonas rurales mal comunicadas, aisladas y postergadas social y económicamente, y aun cuando apoyen el proceso, la falta de respuesta quiebra esa rebeldía necesaria par mantener el fuego revolucionario y enfrentar organizadamente las fuerzas capitalistas, si estas, encuentran la forma de quebrar ese aislamiento y abrir respuestas a sus necesidades mas inmediatas las perderemos.

La capacitación dada en estos años, es momentánea, parecen aportar elementos empíricos que confirman algunas premisas de la psicología social respecto a la importancia de los nivele micro empresariales, autogestión, libre asociación de productores libres, pero, el socialismo requiere un aprendizaje con las bases, métodos congruentes directamente relacionados con las estructuras políticas para los valores que se quieran desarrollar en un fenómeno contemporáneo, dinámico en los grupos que se multiplican para superar la dicotomía esquizoide entre funcionalidad y expresividad.

Falta temperamento revolucionario entre los campesinos, los obreros y los estudiantes, en gran parte por el cansancio que han producido los políticos medios por su ineficiencia y nueva clase social de la que hacen gala, evitando el aumento del potencial revolucionario expresado en las urnas. Que ganamos ampliamente…sobre una base electoral de 18 millones de inscritos es muy, pero muy discutible, es hora de terminar con ese conformismo producto de la experiencia de sostenernos con el mismo colchón de las elecciones pasadas.

Evidencia la falta de legitimidad de una revolución socialista, concepción cultural de que faltando unos cuantos meces hay que empezar a trabajar en las elecciones, es una clara muestra de apatía y desconfianza interpretad como resignación de no poder superar ese maléfico 47-53% de seguidores, mientras no superemos el desarrollo desigual entre la ciudad y el campo, problema de una sociedad capitalista por lo tanto, es una solución profundamente revolucionario, solucionando una de las dos se solucionan ambas por el involucramiento y la modificación que las iguala.

Para cerrar, cito a Sabino cuando habla de revolución y liberación, “en un momento dolorosamente crucial para América Latina y en la frontera de los escenarios que vieron la muerte del CHE y de Allende, así como las seudo revoluciones de las fuerzas armadas de Perú”. Pues bien, que no suceda lo mismo con las revoluciones lideradas por Chávez y las participaciones de las fuerzas armadas de Venezuela, Ecuador y Bolivia, metas ultimas de toda revolución ya institucionalizadas, pero, con metas políticas que revisen los presupuestos culturales sobre la que esta se ha desarrollado hasta el presente.

Y, se cuestione el modo de vida urbano como única y obligada forma de desenvolvimiento de los pueblos, no se puede continuar realizando el calculo electoral considerando las principales ciudades, menospreciando pueblos y aldeas, uno de los individualismos de nuestra revolución.

Raúl Crespo.
rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2748 veces.



Raul Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: