Sobre el Comando Maisanta y el Aló Presidente



En un artículo reciente, publicado en Aporrea y la revista digital Rebelión, advertíamos sobre los peligros de reeditar con el Comando Maisanta la experiencia burocrática del Comando Ayacucho. Ayer, en el Aló Presidente, Chávez planteó algo que nos inquietó sobremanera. Palabras más palabras menos, prohibió que se conformaran comandos municipales o parroquiales sin consentimiento del Comando Estadal y del Nacional, así como del responsable de organización. Con respecto a los últimos, fue enfático al decir que sólo se podían establecer en parroquias de alta población y por ninguna circunstancia en parroquias pequeñas. Sobre esto no fue muy claro. No precisó el volumen poblacional aceptado para conformar un comando parroquial, pero, lo que más nos sorprendió, fue que no dio ninguna explicación técnica o política para limitar la creación de comandos parroquiales.

¿Qué habrá pensado el obrero, el campesino pobre, la ama de casa que en alguna aldea o pequeña parroquia del país estén organizando junto a sus vecinos un Comando Maisanta? ¿Cómo se habrán sentido al decirles “que se vayan con los adecos” y que “aquí no los queremos”? Prohibir la organización espontánea de las masas en aras de la unidad, sin dar ninguna explicación, nos parece sumamente contraprudecente.

Comenzar imponiendo este tipo de restricciones no contribuye a masificar e involucrar a la mayoría del pueblo y sus organizaciones en la lucha contra el golpismo y el fraude, de cara al referéndum. Sonó bastante autoritario prohibir que el pueblo se organice para la lucha, amén de no explicar las razones, más allá de la necesidad de mantener la unidad. Indudablemente que la unidad es necesaria y fundamental en la lucha pero poner cortapisas en un tono mandón a las iniciativas populares nos resulta, a lo menos, preocupante, y eventualmente, desmovilizador.

En este momento lo que requerimos es un liderazgo abierto y democrático, proactivo y político, que facilite la organización del pueblo y de los trabajadores a todos los niveles. Que ayude a dar rienda suelta a todas las energías populares. Que contribuya con su ejemplo a tensar todos los nervios y los músculos del tejido social para la lucha, no sólo electoral, también para enfrentar los planes golpistas después del referéndum. Los Comandos Maisanta, sean locales, parroquiales, municipales, estadales, deben ser hervideros de ideas y propuestas donde la participación democrática y protagónica del pueblo y de los trabajadores, a través de sus organizaciones comunitarias y sindicales, se exprese en toda su magnitud. Un juramento no garantiza nada, en tal sentido planteamos la necesidad de que los integrantes de los comandos sean elegidos desde abajo, en asamblea, y revocables en cualquier momento.

El pueblo y los trabajadores venezolanos tienen un mal recuerdo del Comando Ayacucho, de su brurocratismo alejado de las masas, de su prepotencia e incapacidad manifiesta. ¿Por qué habrían de confiar ciegamente en el nuevo Comando Maisanta, si muchos de los miembros del anterior comando siguen estando en el nuevo? De allí su iniciativa de conformar los Maisanta desde abajo, democráticamente.

La única forma de derrotar a los golpistas en el referéndum y seguir organizados para enfrentar las acciones que estos desatarán para desconocer los resultados es mediante la más amplia democracia y participación del pueblo, de las Misiones, de los trabajadores, a través de sus organizaciones y de los Comandos Maisanta extendidos a todo el país, a todos los rincones, movilizados permanentemente. Esta es la verdadera unidad, desde abajo, sin cortapisas ni estructuras jerárquicas que impidan la acción creadora y enérgica del pueblo en su lucha contra el imperialismo y sus lacayos nacionales.


Miguel Angel Hernández Arvelo
Profesor de la Escuela de Sociología de la UCV y dirigente nacional de Opción de Izquierda Revolucionaria (OIR)
miguelaha2003@yahoo.com







Esta nota ha sido leída aproximadamente 3406 veces.



Miguel Angel Hernández Arvelo

Profesor de Historia en la UCV y miembro del comité impulsor del Partido Revolución y Socialismo. Como marxista, Hernández aboga por el definitivo rompimiento con el capitalismo en Venezuela y por la construcción del socialismo.


Visite el perfil de Miguel Angel Hernández Arvelo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas