Con el arma en sus cuerpos


En el decidido intento por sortear el cerco de seguridad, un grupo de setenta mujeres y hombres, todos jóvenes y en su mayoría italianos, arribaron como turistas, en pequeños grupos, al estupendo balneario de Cancún: Playa Langosta. “Era el 8 de septiembre del 2003, en vísperas de la Quinta Reunión Ministerial de la Organización Mundial de Comercia, la OMC”.

Entre un sol brillante, hoteles lujosos y abundante arena de mar, una señal dio paso para que todos comenzaran a desnudarse. Sus cuerpos, hermosos y desprovistos de cualquier ropa, sobre la arena, formarían la misma frase, tanto en inglés como en castellano: “NO OMC...NO WTO”.

La policía sorprendida no dejaba de calificarlos de desvergonzados. Una bola de chiflados, reportaría el oficial al mando. “No somos nudistas. Pertenecemos a la Red de Acción Directa. Estamos protestando”. Únicamente setenta cuerpos desnudos, sin armas y sin violencia, se oponían a las prácticas del comercio vil; al chantaje a los países pobres. Jóvenes encuerados reclamaban la ruina a la que son sometidos los agricultores pobres.

La otrora historia religiosa italiana se haría presente. En la poblado de Asís, Francisco, un joven de familia rica, había tomado la más caras y mejores telas del almacén del comerciante Pietro Bernardone, su padre, quien, también, lo calificaría de loco y chiflado. El joven Francisco vendería las finas telas y con lo recogido ayudaría a los más pobres. El vecindario no salía de asombro. “Francisco de Asís, completamente desnudo, atravesó el pueblo”. Le había devuelto todo a Pietro, hasta la ropa que cargaba encima.

A los inicios del siglo XXI, unos cuerpos desnudos se apostaron contra las alambradas, protestaron contra la Organización Mundial de Comercio. La hoy moderna ciudad de Asís volvería a ver, esta vez, a muchos Francisco, ahora por la televisión. Todos los países del mundo observarían una clara conducta contestaria. Tres minutos de desnudo, sin armas y en perfecto silencio, contra la avaricia, las multinacionales y la grosera opulencia. “El campesino coreano Lee también ofrendó su cuerpo y se suicidó en medio de la multitud”.

Fuente: www. radialistas.org.
Radioclip 82.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3950 veces.



Efraín Valenzuela

Católico, comunista, bolivariano y chavista. Caraqueño de la parroquia 23 de Enero, donde desde pequeño anduvo metido en peos. Especializado en Legislación Cultural, Cultura Festiva, Municipio y Cultura y Religiosidad Popular.

 efrainvalentutor@gmail.com

Visite el perfil de Efraín Valenzuela para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Efraín Valenzuela

Efraín Valenzuela

Más artículos de este autor


Notas relacionadas



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a8422.htmlCd0NV CAC = Y co = US