Mujeres contra la Guerra


Una de las consecuencias, terrible consecuencia, entre muchas otras, de la guerra en Colombia es el haber producido el hecho social de los desplazados. “...miles de mujeres y hombres...haciendo cola en la sede de la Red de Solidaridad Social...buscando un papel que los acredite como desplazados de la violencia”. La guerra significa paramilitares, narcos y guerrilla, pobreza y exclusión. “En plena selva...nadie se salva”. La guerra es nuestra vecina.

“En Colombia, hay 2 millones de personas que abandonaron sus hogares por la guerra”. El 80 por ciento son féminas y niños, hembras y varones. En otras palabras, de cada 10 desplazados; 8 son mujeres, niños y niñas. La amenaza de llevarse a los muchachos es permanente. Cualquier familia del campo tiene como experiencia la muerte de un familiar o la expulsión de sus tierras.

Los desplazados experimentan, con demasiada contundencia, desde “sus parcelas abandonadas a la fuerza” hasta el estigma de su condición de excluidos Sólo tienen la evocación de aquellos cantos de aves libres y el olor de árboles, que le servían para conversar. Llegan a la urbe, a la ciudad, huyendo del horror. Pero al llegar están marcados: desplazados. El dolor es permanente. El miedo se apodera de su existencia.

“La violencia armada viene con la violencia sexual”. En los inicios del año 2003 cinco jóvenes adolescentes. En otras palabras, cinco muchachas entre 14 y 19 años de edad “fueron violadas y mutiladas por miembros de la Autodefensas Unidas de Colombia. Su brazos quedarían tatuados con la consigna”: “Fuerzas de Reacción”. La mujer: un botín de guerra. Convertidas en esclavas sexuales, son torturadas u obligadas a prostituirse. “Según el Instituto de Medicina Legal de Medellín, en esta ciudad diariamente ocurren 16 violaciones sexuales y al menos 4 mujeres asesinadas”. Guerra y violencia. El saldo anual es atroz: 30 mil muertos al año. Las colombianas se organizan en el Movimiento de Mujeres contra la Guerra. Entre tanto, el Vallenato suena en nuestros Pueblos, también quiere ser un canto por la paz.

Fuente: www.radialistas.org. Radioclip 136.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2350 veces.



Efraín Valenzuela

Católico, comunista, bolivariano y chavista. Caraqueño de la parroquia 23 de Enero, donde desde pequeño anduvo metido en peos. Especializado en Legislación Cultural, Cultura Festiva, Municipio y Cultura y Religiosidad Popular.

 efrainvalentutor@gmail.com

Visite el perfil de Efraín Valenzuela para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Efraín Valenzuela

Efraín Valenzuela

Más artículos de este autor


Notas relacionadas



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a8384.htmlCd0NV CAC = Y co = US