Con esta clase de amigos no necesito enemigos

La acción de Lina Ron y su partido de la Unidad Popular de Venezuela en contra de Globovisión estuvo fuera de lugar y hay que rechazarla categóricamente. Para aquellos que nos damos a la tarea de defender la revolución Bolivariana en el ámbito internacional, es difícil defender lo indefendible, hay un principio mediático muy importante: “una imagen habla más que mil palabras”, y las imágenes de un grupo tomando por la fuerza a un “medio de comunicación” refuerza la matriz de opinión creada para las audiencias internacionales de que en Venezuela no existe un estado libre democrático de derecho, y que la libertad de expresión está seriamente amenazada.

No es un secreto que al presidente Hugo Chávez se le ha querido etiquetar de dictador que no soporta la crítica de la oposición a su gobierno, y que está tratando de controlar los medios de comunicación. No importa cuánto se esfuerza el gobierno por contrarrestar esa matriz de opinión, no importa los esfuerzos de nuestros embajadores y cónsules generales en el extranjero, no importa la labor altruista y desinteresada de los círculos bolivarianos, la realidad es que la gran mayoría de personas especialmente en los Estados Unidos y Europa, viven confundidos sobre la verdadera realidad nacional.

Es común encontrar hispano hablantes quienes repiten y creen ciegamente los decálogos emanados de los laboratorios comunicacionales, en esta área la lucha ha sido cuesta arriba y es muy difícil revertir el proceso de mediatización negativa al que es constantemente sometido el proceso Bolivariano. Flaco favor nos hace Lina Ron y su grupo a quienes tratamos de ganar espacios comunicacionales para al menos presentar los aspectos positivos de lo que realmente ocurre en la Venezuela Bolivariana.

Globovisión, no es un medio de comunicación en manos de empresarios que se oponen al presidente Chávez y a sus políticas, hace tiempo está claro que este ha pasado de ser de una porta voz de la oposición política a transformarse en un actor político. Es cierto que envía día a día mensajes llenos de veneno a cierto sector de la población, que presenta medias verdades y medias mentiras fuera de contexto, es cierto que manipula imágenes, y que en muchos caso en vez de reportar la noticia, sus reporteros se transforman en actores de la noticia, pero el camino debe ser otro, no la coerción por la fuerza. Como dijo Boltaire; “detesto lo que escribes, pero daría mi vida para que puedas seguir escribiendo”.

¿Quiere decir entonces que se puede usar la libertad de expresión como excusa para mentir, calumniar deliberadamente, instigar al odio, etc.? Por supuesto que no, cualquier país democrático tiene el derecho de regular el contenido de los medios de comunicación, de hecho aquí en los Estados Unidos la Comisión Federal de Comunicaciones tiene una serie de regulaciones muy estrictas en lo relacionado al contenido de la programación tanto de radio como te televisión, si Globovisión operara aquí hace mucho tiempo estaría fuera del aire con su licencia revocada.

Imaginemos por un momento que en el canal conservador Fox en uno de sus programas de comentarios políticos un invitado llama abiertamente a los militares del pentágono a dar un golpe de estado en contra del presidente Barack Obama, o que uno de sus comentaristas políticos diga que Obama tiene que cuidarse porque va a terminar igual que Mussolini. Les aseguro que inmediatamente los agentes del servicio secreto se presentan arrestan a las personas involucradas e inmediatamente se inician acciones legales en contra del canal.

Parte del problema con Globovisión es que el gobierno nacional le ha dado muchas largas a los procesos administrativos que debieron ejecutarse hace mucho tiempo, quizás por el efecto del costo político del caso Radio Caracas Televisión, no importa cuánto lo hayamos explicado a las audiencias internacionales, para la gran mayoría el gobierno cerro a RCTV, la no renovación de la concesión del uso de la señal abierta no aparece en los radares de nadie, y el secreto mejor guardado es que el canal sigue transmitiendo por cable nacional e internacionalmente.

Alguien tiene que ponerle el cascabel al gato, pero hay que hacerlo de la forma correcta y apegados a los procesos legales y administrativos correspondientes de acuerdo con las leyes y la constitución; en cuanto a Lina Ron, como diría mi abuelita con esa clase de amigos no necesito de enemigos.



Presidente de la Asociación Simón Bolívar de Los Ángeles

rvenezolano@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2494 veces.



Ricardo Moreno

Ex-director general del despacho del viceministro para América del Norte de la Cancillería de la República Bolivariana de Venezuela. Ex-presidente de la Asociación Simón Bolívar de Los Ángeles, California, EEUU.

 rvenezolano@yahoo.com      @Rvenezolano

Visite el perfil de Ricardo Moreno para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a83780.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO