980 actos de conspiración en 3 años

En los últimos tres años, se pueden verificar unos 980 actos violentos o tentativas de acciones sediciosas. Es decir, una media de 326 acciones por año, 27 por mes. Medidas por su dinámica, secuencia sistemática y por su objetivo político, son parte de una conspiración a largo plazo contra Venezuela. Los paramilitares son apenas, el capítulo más reciente.

Cuando Chávez y el MVR asumieron el poder, en marzo de 1999, fue observado cuidadosamente. Sobre todo porque se trataba del protagonista de una insurrección militar en 1992 y caudillo de un movimiento nacionalista.

Pocos creyeron, en aquel momento, en la necesidad conspirar contra el nuevo régimen. A lo sumo se conocieron burlonas chanzas racistas, artículos de prensa y tentativas regulares de disciplinarlo a la conducta de Washington. Esto creía Pedro Carmona "el brevísimo", por ejemplo.

En una entrevista que le hice en su oficina del Edificio Orinoco, en enero de 1999, para una revista de Argentina, declaró: "No creo que el nuevo presidente pueda modificar el modo de gobernar en Venezuela y nuestras relaciones con el mundo".

El propio Chávez lo ha relatado en múltiples ocasiones y escenarios. La última vez fue el 12 de abril pasado en Caracas, en el acto de celebración de la derrota del golpe. Esa noche contó: "Un verdadero cerco se tendió sobre mi desde el año 2001. Ellos apostaron a domarme como hicieron siempre, pero yo no soy domable por ninguna oligarquía".

El dilema de Kirckpatric

Esta despreocupación inicial por el "caso Chávez", la confirmó una jefa internacional de los Estados Unidos, Jean Kirkpatrick, en octubre de 1999, cuando líder nacionalista apenas llevaba 8 meses gobernando. En una conferencia para egresados de Política Especializada en América Latina de la Universidad de Yale, la ex embajadora de EE.UU. en la ONU, contó que "América del sur siempre ha sido motivo de preocupación y trabajo para los Estados Unidos. Pero no todos los países han exigido el mismo esfuerzo... Venezuela, por ejemplo, no ocupó nuestras preocupaciones desde los años 60, siempre fue un país confiable, estable. De hecho nuestras universidades y centros de estudios internacional no se ocupaban de Venezuela, excepto para saber de inversiones y las reservas de crudo" (International Institute for Strategic Studies, IISS. http//aspeninst.org).

Una declaración de clara conciencia imperial. Fue ella misma, quien declaró a la prensa mundial el 7 de febrero de 1992, tres días después de la fallida insurrección militar de Chávez y el MVR, lo siguiente: "El dilema, para nosotros, no es quien gobierna en Caracas" respondió al reportero de Reuter en New York "sino el destino que pueda tener el petróleo..." (El Nacional/Reuter, 7/02/1992).

Claro, siempre que recordemos que el petróleo yace debajo de un Estado-nación. Para explotar el primero hay que controlar el segundo.


Los datos de la conspiración

Kirpatrick puso el dedo en la parte más sensible de las relaciones entre Venezuela y Estados desde que salió el primer chorro de petróleo en Zumake I (Maracaibo), en 1913.

Esta falta de eufemismos para plantear públicamente el interés yanqui en Venezuela, es lo que vemos en la escena política desde septiembre de 2001, año que inaugura la conspiración permanente contra Venezuela.

Lo que era "vigilancia" y "observación" pasó a ser nerviosismo y conciencia absoluta de echar al gobierno bolivariano por todos los medios. Y a eso se han dedicado desde septiembre de 2001, cuando Chávez le dijo al mundo que se opondría a la nueva política global del gobierno de G.W Bush.

Desde entonces se pueden verificar, siguiendo el registro de la prensa venezolana unos 980 actos violentos o tentativas de acciones sediciosas. Es decir, una media de 326 acciones conspirativas por año, 27 por mes. (Nota 1) Un golpe de estado (derrotado), por lo menos dos intentos golpistas frustrados, tres huelgas patronales, un saboteo generalizado a la industria petrolera nacional entre diciembre de 2002 y febrero de 2003 con 7 mil millones de dólares en pérdidas.

Después del fracasado golpe del 11 de abril, se sabe de por lo menos tres conatos de asesinato del presidente. La última conspiración para matarlo y crear el caos se conoció con la aparición de los paramilitares. Entre el 11 de abril de 2002 y abril de 2004 fueron asesinados 213 dirigentes, activistas y simpatizantes bolivarianos. Realizaron unos diez atentados con explosivos a embajadas y edificios públicos.

Desde el año 2001, hicieron 21 movilizaciones, 19 de ellas con actos violentos en las calles del este y el centro de Caracas. Sólo entre enero y febrero de 2004 se contabilizaron entre 180 y 190 quemas de cauchos y cortes violentos de esquinas, en lo que se denominó en Caracas "La Guarimba". En ese mismo período (2002-2004) realizaron dos campañas nacionales para sacar al presidente mediante métodos, mensajes y firmas fraudulentas. Los jueces enemigos del Tribunal Supremo de Justicia han emitido unas 214 Resoluciones, sentencias o decisiones judiciales, todas dirigidas a socavar la legalidad institucional de la Presidencia. No incluimos aquí la acción de los Fiscales y jueces provinciales. Entre noviembre de 2002 y noviembre de 2003, La Fundación Afroamérica, a través de la Red de Organizaciones Afrovenezolanas, registró 900 mensajes de discriminación étnica en la televisión, revistas y diarios de la oposición.

Personalmente, en las tres veces que estuve en Caracas, entre abril y junio de 2003 y abril de 2004, fiché 53 horas de programación entre 24 emisiones de Venevisión, Globovisión y Radio Caracas TV. El resultado me sorprendió a pesar de conocer lo que pasa en Venezuela.

En 9 programas de opinión y 3 noticieros, los conductores llamaron expresamente a cambiar el gobierno por la fuerza. En 14 casos se pidió lo mismo, pero a cargo de 14 dirigentes de la oposición. En 11 emisiones se denigró del presidente con los siguientes apelativos: "Bruto", "torpe", "Macaco", "pequeño rufián", "asesino del 11", "este mulato inservible", "el presidente amigo de Bin Ladem", "el coño éste de Miraflores", "el enviado del demonio", "el loco de la Constitucion" y "este loco que nos gobierna". Esto ha sido verificado en forma documental y testimonial de diversa maneras por distintos autores. Basta citar la desmenuzada investigación hemerográfica que hizo el ensayista, abogado e historiador venezolano Luis Brito García, Venezuela: investigación de unos medios por encima de toda sospecha (Editorial Question, Caracas, diciembre 2003). Como dice LB García, "Los hechos siguen un guión preciso". Es el guión de la conspiración contra la revolución bolivariana.

Nota 1: Medios consultados: El Universal, Panorama, Ultimas Noticias, El Nacional, El Siglo, Venpres, VTV, Aporrea.org, Antiescuàlidos. Libros consultados: Roberto Montoya. Venezuela: investigación de unos medios por encima de toda sospecha, ambos de Editorial Question. Puente Llaguno, de Néstor Francia.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3131 veces.



Modesto Emilio Guerrero/Corresponsal en el Mercosur

Periodista venezolano radicado en Argentina. Autor del libro ¿Quién inventó a Chávez?. Director de mercosuryvenezuela.com.

 meguerrero00@gmail.com

Visite el perfil de Modesto Emilio Guerrero para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas