¿Qué trae el buque venezolano que arriba a Buenos Aires?

Fue el propio presidente de la República Bolivariana, Hugo Chávez, quien se encargó de informarlo en su reporte político semanal a la Nación ("Aló Presidente" N° 189, 18 de abril de 2004). Allí le contó a una dirigente de la organización argentina Barrios de Pie, que el primer cargamento estaba en marcha, "bordeando hacia el Atlántico Sur", con trescientos mil barriles de combustibles líquidos.

Este primer envío, que estaba previsto para el 5 de mayo, llegará el domingo al puerto de Buenos Aires, con el objetivo de proveer las plantas de generación térmica.

El resto, 5 millones de barriles (casi 800 Mmt) llegará antes del mes de octubre, según estipula el Anexo I, del Convenio Integral de Cooperación entre la República Argentina y la República Bolivariana de Venezuela, suscrito en Caracas, el 6 de abril de este año. El acuerdo firmado es por un total de 9 millones de barriles de carburantes, compactados así: 8.0 millones de barriles de fueloil, que son ocupan 1.2 MMT de líquido pesado, más 1.0 millón de barriles de Diesel, que representa unos 152 Mm3 del mismo derivado petrolero.

Acomodándonos a la metáfora que permite esta operación, lo más pesado que trae el buque enviado por el gobierno nacionalista de Chávez es el mensaje político que contiene. No el valor comercial de esos 9 millones de barriles.

Este es el problema, cuando se trata de la relación internacional entre un gobierno nacionalista con cualquier otro.

De hecho, las condiciones de comercialización serán más beneficiosas que las pautadas en el Acuerdo de San José. Recordemos que México y Venezuela ayudaron a las economías del Caribe y Centroamérica con crudo a bajo precio en la década del 80, para preservarlas de la revolución regional nacida en Nicaragua en 1979.

El texto acordado entre Argentina y Venezuela señala que a cambio del combustible venezolano, "Las compras de productos argentinos se realizarán bajo el criterio de reciprocidad y equilibrio del intercambio comercial", cumpliendo "con los estándares de calidad y de precios competitivos a nivel internacional" (Anexo VII).

Y para que no queden dudas del gesto político enviado en la "carga" que llega hoy viernes, el Anexo I, plantea términos financieros de negociación excepcionales entre los dos países. La petrolera venezolana PDVSA podrá negociar otras compras con la compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico Sociedad Anónima (CAMMESA), designada por la Secretaría de Combustibles, de Argentina, pagando sólo el 20% a los 45 días de realizarse la transacción.

El resto será cancelado "mediante 12 títulos valores iguales con vencimiento mensual .../... con una tasa del 2% anual sobre saldos" (Anexo I, pág. 7)

Mensaje en busca de un destino

¿Cuál será en destino del mensaje político que llega en el barco de Venezuela?

Para un sector del gobierno argentino, es apenas un negocio de ocasión; desde hace varios días los empresarios ligados a la energía y el fueloil están haciendo lobby para convertir su cuota de la carga venezolana, en ganancia privada. También son visibles los movimientos de las operadoras internacionales de combustible y energía eléctrica, calculando la facturación con la comercialización secundaria del derivado.

Para otro sector del gobierno argentino es un gesto nacionalista que deberá ser correspondido. Este es su dilema.

Lo que se avizora difícil es que el gesto venezolano sirva al único objetivo expresado por el caudillo venezolano: ayudar a la construir una nueva soberanía energética en América del Sur. "No fue acaso esto lo que proclamó en la reunión del G-15, a mediados de febrero e Caracas"

La guerra de Chávez

Este miércoles 5 de mayo, Chávez "declaró la guerra" a la cadena CNN por los embustes y campañas sistemáticas contra su gobierno y el proceso político que lo sostiene. "Vamos a desenmascarar a CNN. Lo que es igual no es trampa.

A mí me gusta la batalla, me encanta la batalla. Será CNN contra Aló Presidente; ellos tienen un cañón muy fuerte, pero aquí tenemos varios cañoncitos también.

Aló Presidente puede batallar contra CNN, está bien, acepto la batalla.

Como ustedes nos quieren ridiculizar, desde aquí le declaro la guerra comunicacional a CNN" (Venpres, Aporrea, 05 de mayo 2004) En esta misma urticante declaración, recordó que "por eso es que los proyectos del Sur, que hemos lanzado al mundo desde Venezuela, deben ir tomando cuerpo:
para liberarnos de la tiranía Norte".

Y para que el mensaje enviado en el carguero que llega a Buenos Aires, sea claro, evocó que "Venezuela se va a incorporar al proyecto que está desarrollando el Gobierno argentino para colocar satélites en órbita" (ibid, 05/05/04).

"Habrá capitalista argentino, de nacimiento o por adopción comercial, capaz de soportar este desafío del caudillo nacionalista del Caribe" Posiblemente si, porque el capital se mimetiza con cualquier realidad, incluso la más nacionalista, para conservar su tasa de ganancia.

En realidad, el desafío por la soberanía energética, al ser depender de una decisión política, queda en manos del gobierno argentino. ¿Habrá en el gobierno del presidente Kirchner quien use el mensaje que trae el barco chavista al servicio de la soberanía energética?


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3004 veces.



Modesto Emilio Guerrero

Periodista venezolano radicado en Argentina. Autor del libro ¿Quién inventó a Chávez?. Director de mercosuryvenezuela.com.

 meguerrero00@gmail.com

Visite el perfil de Modesto Emilio Guerrero para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas