C4

Entre las ideas planteadas por la Comuna Crítica para la Construcción Colectiva (C4), está la necesidad del debate y el ejercicio de “creación heroica”, de la que hablara Mariátegui, como base del crecimiento del proceso revolucionario de Nuestra América. Con la fuerza de miles de centauros en nuestros llanos, montañas y costas venezolanas luchando por nuestra independencia: hemos convertido a nuestra patria en el centro mundial de discusión de destinos del mundo. Venezuela hoy es el escenario de los debates más serios y profundos sobre los caminos a tomar por la humanidad, y esto ha sucedido como consecuencia, entre otras cosa, por la decisión del Presidente Hugo Chávez en enero del dos mil cinco de definir a la Revolución Bolivariana como una revolución socialista.

Antes del 2005, Venezuela había dado luces sobre la necesidad de acabar con el mito del final de las ideologías, bandera que se habían levantado ante la caída del Muro de Berlín, y que trató de convencernos que las ideas, y aún más, las ideologías ya no tenían sentido, y que el pensamiento único del neoliberalismo había triunfado “exterminando” el pensamiento crítico.

Aquí nos atrevimos a pegar el grito antiimperialista, ante la atrocidad de un golpe de Estado conducido por los aparatos de inteligencia estadounidenses y sionistas, derrotándolo con el pueblo, para después terminar de dar la “patada a la mesa”, asumiendo por la calle del medio el socialismo, como proyecto político; estableciendo en el mundo un antes y un después; la vuelta del pensamiento crítico alternativo; ante todo, una esperanza al humanismo, al socialismo.

Desde ese momento intelectuales de la derecha y de la izquierda mundial han iniciado la formulación de planteamientos desfavorables o favorables ante la posibilidad de éxito de nuestro ensayo socialista, e incluso si las decisiones que ha tomado el Presidente son o no socialistas, intelectuales como el devaluado Vargas Llosa, habiéndose negado a venir a Venezuela mientras estuviera Hugo Chávez en la presidencia, se ha visto obligado a ceder sobre lo que dijo públicamente, teniendo que venir al escenario sincero donde se debate sobre el destino de la humanidad.

Deplorable es que la oposición haya tenido que importar a un intelectual devaluado para ser vocero de un proyecto neoliberal de la contra venezolana, ante la ausencia del ya triste y no tan célebre filósofo de Maracaibo, quien se asiló en el país que vio nacer a Vargas Llosa, y del cual ahora reniega, adquiriendo la nacionalidad española, como súbdito del Rey.

Venezuela hoy en día representa uno de los espacios de pensamiento más activos del planeta tierra, y como consecuencia de ello, el Presidente en su rol ha invocado a la confrontación de ideas en un escenario servido por él para que el país presenciara las dos posturas y decidiera por cual postura optar, pero nuevamente la oposición neoliberal a rehuido al debate, como lo hicieran en la Asamblea Nacional y como lo hicieran recientemente en el Ministerio de Educación Superior. Ellos le tienen miedo a la verdad, y por lo tanto no pueden confrontar ideas.

Por otra parte, debemos saludar el encuentro de intelectuales venezolanos desde el Centro Internacional Miranda y el Celarg, quienes, después de enfrentar a los intelectuales de la derecha, asumieron la necesidad de la autocrítica y aportaron; en una gran jornada de debate, ideas para el fortalecimiento del proceso revolucionario y socialista.

Bienvenido Funes, Presidente del FMLN y de los salvadoreños

Del Salvador tenemos mucho que aprender, y aunque nuestro proceso revolucionario por vía electoral se inició ya hace diez años, y en el Salvador apenas se inicia esta semana a nivel del control del ejecutivo central. El digno pueblo centroamericano tiene una trayectoria de vida, lucha, sacrificio y resistencia. De esperanza que genera una gran fortaleza de cambio de la que debemos aprender. Confiamos que Funes sea digno heredero de Shafick Handal, ¡tamaño compromiso! Ahí existe un partido organizado y serio. Le auguramos éxito. El partido garantizará el cambio.

A la operación remate de inscripciones PSUV

Este fin de semana es la última jornada de inscripción y reinscripción del PSUV, el trabajo de los militantes que han estado proporcionando su esfuerzo para lograr este objetivo ha sido extraordinario, a ellos felicitaciones. A quienes leen esta columna y aún no se haya inscrito, ¿qué esperan? Es hasta el domingo.

La mayoría es la mayoría

Ante el proyecto de Ley Electoral, se discute si el proyecto violenta el principio de representación proporcional de las minorías o no. La falsa democracia liberal burguesa mantiene la tesis de que las minorías deben tener una amplia participación de escaños en los congresos o asambleas nacionales o regionales. Una democracia que busca profundizar la participación como forma de liberación no mide la participación por escaños, lo mide por compromiso, las minorías tendrán lo que ganen con los votos, esa es la democracia, ¡la mayoría es la mayoría porque así lo ordena el pueblo! Muchas veces ellas han sido adversas, pero han sido. Cuando están organizadas y resueltas al poder real son fulminantes. Para ello es imprescindible un PSUV revolucionario.

C4bernal@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2145 veces.



Freddy Bernal

Exalcalde de Caracas, Comisionado Presidencial para la Transformación Policial Miembro de la Dirección Nacional del PSUV Presidente del Instituto de Solidaridad y Amistad con los Pueblos.

 freddybernal2012@gmail.com      @FreddyBernal

Visite el perfil de Freddy Bernal para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: