La placenta del golpe

Leo en estos días un libro apasionante, Anatomía de un Instante, de Javier Cercas, el mismo autor de Soldado de Salamina -para mi gusto una novela de excepción-. Este nuevo libro de Cercas tiene como tema el golpe en España del 23 de febrero de 1981, que encabezó el teniente coronel Antonio Tejero de la Guardia Civil. Esta aventura trasciende la anécdota, y el acierto del escritor consiste, no sólo en captar con la habilidad propia del novelista para recrear los instantes supremos en que el militar golpista irrumpió en el hemiciclo del Congreso, pistola en mano, y detuvo al gobierno y a la representación popular, sino toda la trama conspirativa. Lo que él llama la "placenta del golpe".

Los golpes son así. Tienen una expresión visible y otra oculta. Contra el gobierno de Adolfo Suárez se conjuraron variados sectores: franquismo, partidos, Iglesia católica, militares, empresarios, medios de comunicación y hasta el Rey. La acción personal de Tejero fue lo que afloró en aquel instante, pero lo que había por debajo era un denso entramado de frustración, de reacción irracional contra la democracia, el revanchismo, la repulsa al gobierno de transición que el franquismo consideraba una traición, y el propósito de otros factores en juego que querían defenestrar, por motivos personalizados en la atípica figura de Suárez, su odio. A esa aversión Suárez la calificaba de "gran cloaca madrileña". Los generales Milans del Bosch, Armada y otros, fueron piezas subalternas en el juego para apropiarse del poder.

¿Por qué cito y recomiendo este libro? Porque guardando las distancias en el tiempo y la realidad de cada país, hay un hilo conductor entre la trama subversiva española y la venezolana. La conspiración no es sólo lo que se ve sino lo que no se ve. Lo que subyace. El motor que impulsa a toda conspiración siempre está oculto. Políticos, cardenales y obispos, militares de rango (activos o retirados), empresarios, banqueros, dueños de medios, utilizan a ciertos personajes del folclor sedicioso. Los eternos conspiradores declarativos, los que atraen la atención de los organismos de seguridad, despistados o penetrados por los gestores intelectuales. Es decir, los capos que manipulan en la trastienda. A lo largo de la historia siempre fue así. Y en Venezuela contamos con una vasta experiencia. El golpe continuado en nuestro país, que siempre se está urdiendo, tiene esas características: irrupción violenta o letargo. El golpe toma su tiempo y se acopla a la evolución de la situación. A veces los golpistas se atoran e incurren en errores.

Como pasó el 11 de abril y, luego, con el sabotaje petrolero y el guarimbeo. En esos episodios actuaron los más audaces. O los más desorientados. Se sacrificaron los que aparecieron, pero "la placenta" de que habla Cercas se retrajo; eludió confrontar. De su actuación sólo quedó el registro mediático de última hora que los traicionó. Pero no hubo sanción. La impunidad los cubrió con su manto bondadoso y, por ejemplo, las figuras placentarias y protagónicas de la toma de posesión de Carmona y otros acontecimientos, que en cualquier el país constituyen prueba suficiente de delito, eludieron la justicia.

La gloriosa institución de la impunidad permitió que la "placenta del golpe" siguiera funcionando. Que el golpe continuado no cesara y que ahora se intente una réplica más como ocurre con los temblores. Todo cuanto sucede en estos días, procedente de la oposición, tiene sello golpista. Rumores intensos sobre desabastecimiento, escasez de gasolina, eliminación de la propiedad privada, denuncias irresponsables de corrupción del funcionariado público, brutal descalificación mediática de dirigentes del chavismo, sicariato, pronósticos económicos tremendistas, utilización de instancias internacionales para desacreditar al Gobierno y al país, supuesta existencia en Venezuela de una dictadura, ausencia de libertad de expresión, violación de derechos humanos, todo esto coordinado con un novedoso esquema de trabajo en la Fuerza Armada Nacional Bolivariana. Hay un diagrama que lo confirma: nueva estructura del trabajo subversivo en el mundo castrense con la creación de la Alianza Militar Venezolana (AMV) en reunión en la Urbanización El Bosque, integrada por militares retirados, profesores universitarios, dirigentes políticos. Con lo cual se pretende renovar la estructura y objetivos del Frente Institucional Militar, incrementando el número de efectivos militares para crear redes internas en la Fuerza Armada Nacional Bolivariana y estimular el descontento mediante la difusión de mensajes desestabilizadores -supuesta entrega del Golfo a Colombia- a través de medios electrónicos (emails), telefonía celular y distribución de panfletos en las unidades militares. También justificar ante la opinión pública nacional e internacional el empleo de mecanismos constitucionales para la desobediencia de los militares.


Por debajo está la poderosa macolla que alimenta el trabajo subversivo en la superficie: empresarios, banqueros, figuras del clero, políticos, propietarios de medios. ¿Acaso hay que mencionar nombres e instituciones? Basta con repasar los videos de abril de 2002, el golpe y el sabotaje petrolero. Pregunta obvia: ¿la oposición democrática se dejará arrastrar a la nueva aventura que planea la "placenta golpista"?


LABERINTO

Las ratas de albañal
quieren conducirme a un debate en el que me coloque a su mismo nivel. No lo lograrán.

Pueden insultar e inventar todo tipo de vilezas a través de sus medios de comunicación. No caeré en la provocación porque no me revuelco, como ellos, en el detritus. Tan solo quiero precisar porqué la campaña: porque soy una piña bajo el brazo para ellos, los golpistas y terroristas; para los corruptos del puntofijismo que ahora operan con el dinero que le robaron a la República; para los violadores históricos de los derechos humanos, convertidos en defensores de esos derechos. Ellos saben que no vacilaré en enfrentarlos cada vez que las circunstancias lo exijan y peligre la estabilidad democrática. Pudiera, con la información que manejo, responder en iguales términos a los agresores, destapando la cloaca en la que ellos, y sus familiares, chapotean; pero sería rebajarme y en cierta forma complacerlos. Me niego a competir en la miasma que les gusta y a compartir su miseria moral. En mi vida he tenido maneras de encarar infamias sin degradarme. Le dejo al enemigo la porquería que le gusta, mientras yo sigo adelante con mi trabajo y mis principios...

Las 60 contratistas
del Zulia, expropiadas por el Gobierno, andaban en una extraña movida relacionada con ciertos rumores que circulan. Resulta increíble que algunos piensen que Chávez no aprendió la lección del golpe petrolero de 2002-03...

Lamentable
Hasta ahora 44 personas han fallecido en el mundo a consecuencia de la gripe porcina, pero en sólo horas la maquinaria de guerra de EEUU dio muerte a más de cien afganos (ancianos, mujeres y niños)...

Inmoral
Sólo 27 -la ultraderecha-, de un total de 785 miembros del Parlamento Europeo, aprobaron la resolución de condena a Venezuela. Pero más inmoral resulta la actitud de los venezolanos que la impulsaron....

Dos medios de comunicación que estuvieron metidos hasta la coronilla en el golpe del 11A, ahora quieren repetir la historia...

Un banco ligado
a un canal de televisión está como el Titanic. ¡Alerta depositantes!...

La OEA es un cascarón vacío. Los gobiernos que la conforman y la financian están pintados en la pared. Mandan los organismos adscritos.

jvrangelv@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3766 veces.



José Vicente Rangel

Periodista, escritor, defensor de los derechos humanos

 jvrangelv@yahoo.es      @EspejoJVHOY

Visite el perfil de José Vicente Rangel para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Vicente Rangel

José Vicente Rangel

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a77923.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO