Trincheras de Ideas

Las armas secretas de Chávez

El comandante Chávez, sin que lo detectaran los servicios de inteligencia norteamericanos, llevó a la V Cumbre de Presidentes efectuada en Puerto España, capital de Trinidad, un arma secreta para contrarrestar el poder avasallante del imperio norteamericano. Era un secreto absoluto, conocido sólo por el canciller venezolano Nicolás Maduro.

Nadie se imaginaba la bomba, el misil que tenía guardado el presidente en un compartimiento secreto de una de sus maletas. Los detectores de metales de última generación, los super equipos de rayos equis, los sabuesos más astutos y mejor entrenados de yanquilandia que olfateaban todo, no sólo a los curiosos periodistas sino también a los presidentes, cuyo acceso al presidente norteamericano Obama estaba bastante restringido, por medidas de seguridad, nadie notó, absolutamente nada.

Chávez, militar a tiempo completo, tenía su estrategia, probablemente conversada en Cumaná el día anterior con los presidentes comunistas Raúl Castro, Daniel Ortega, Evo Morales (quien se declaró abiertamente marxista-leninista en la Cubre, para que la OEA expulsara a Bolivia de su seno, como lo hizo con Cuba en 1961). ¿Qué podemos hacer para desmontar el discurso obamista y estremecer el imperio de arriba abajo?, seguramente preguntó uno de los presidentes. Yo creo que lo que procede, seguramente dijo el presidente Chávez, es, en aquel escenario, mostrarle a Obama y al resto de los presidentes, la realidad de América, enseñarle cómo han sido y son las venas de América Latina, adónde ellos, los norteamericanos, su imperio, han llevado a este sufrido continente. Yo daré un contundente discurso, seguramente dijo el presidente Daniel Ortega. La mayoría de los gobiernos de América Latina y el Caribe, probablemente dijo el presidente Raúl Castro, cercarán y presionarán al presidente Obama con el planteamiento del levantamiento del bloqueo económico a Cuba. Bueno, probablemente dijo Chávez, yo llevaré un arma a la que le temen todos los conservadores y reaccionarios, un libro que desnude la realidad de América, le obsequiaré un ejemplar en español de Las venas abiertas de América Latina, de mi amigo uruguayo Eduardo Galeano. El presidente Obama debe conocer lo que aquí acontece, ¿qué mejor forma que con un gran libro, desgarradora denuncia de la realidad latinoamericana y caribeña?

Así, diseñada la estrategia de ataque, ya comenzado el evento de los presidentes, en una de las reuniones de trabajo, inesperadamente se levantó Chávez de su asiento; todos los ojos allí presentes se dirigieron hacia él, rápidamente llegó a donde estaba sentado Obama, la seguridad del presidente nada pudo hacer ante aquel inesperado movimiento del presidente venezolano, se quedaron en el sitio: allí va el presidente Chávez, se dirige hacia el señor presidente, ¿lo detenemos?, pero Chávez había llegado a Obama y le extendió el libro. Las venas abiertas de América Latina, del insigne intelectual revolucionario uruguayo Eduardo Galeano. Obama, sorprendido, corrió hacia atrás la silla, se levantó y recibió el obsequio y agradeció el gesto del presidente Chávez, prometiendo leerlo, en la silla quedó su vanidad y su histrionismo, no tuvieron tiempo de pararse con él; se estaba comprometiendo allí, ante los pueblos de América, a conocer una pizca de su dramática realidad, el resto la oiría de boca del líder guerrillero Daniel Ortega que brilló como nunca con su palabra encendida, dicha en un tono mesurado, pero fustigante del imperialismo y sus crímenes; también oiría Obama a la presidenta Cristina de Kichner, quien fustigó las injusticias y pidió el fin del cerco económico a Cuba y el cese del bloqueo.

El segundo apretón de manos entre Obama y Chávez y el detalle del libro prendió las alarmas en los bunker de la derecha norteamericana, subió la indignación entre la resaca gusana cubano-mayamera y todo el pajarero mafioso del Congreso e instituciones ultraderechistas de la pútrida sociedad civil norteamericana, había explotado el misil que secretamente Chávez llevo a la V Cubre de Presidentes y se lo lanzó al señor Obama. Pronto se lanzaría la jauría carroñera no sólo a criticar a Obama y el hecho de haberle aceptado un libro subversivo y revolucionario a Chávez como lo es Las venas abiertas de América Latina, lo cual fue considerado como una debilidad, una novatada de un presidente principiante, sino el intercambio de saludos y, sobre todo, el amistoso apretón de manos entre los dos presidentes, hecho considerado como una verdadera herejía por los apocalípticos pontífices de ultra derecha y el fascismo norteamericano.

Comenzó la andana de ataques, quizás no tanto porque Obama recibiera el libro sino por lo altamente subversivo del mismo, texto tabú entre los alambicados, regularmente ignorante políticos y cursis congresistas norteamericanos y del mundo político demócrata/republicano. Un criminal, eterno conspirador y subversivo de la derecha extrema y fascista norteamericana, conocido en nuestro medio por sus ingerencias y conspiraciones, Otto Reich, se refirió al hecho, fue, curiosamente, uno de los primeros en hacerlo, al ser entrevistado por Newsmax TV. Dijo el terrorista a la prensa: "También fue, francamente, un error de su equipo. Debieron evitar eso. Trabajé para tres presidentes. No creo que eso hubiera ocurrido con Reagan o con los dos Bush. No debieron haber puesto al presidente Obama en esa vergonzosa situación, porque este es un libro muy antiestadunidense y antieuropeo también". Es un libro que tiene unos 30 años, escrito por un latinoamericano de ultraizquierda, un autor muy desconocido (sic). Y ahora (con su regalo) Chávez ha puesto este libro, me dicen, en la cúspide de la lista de ventas de Amazon".

Por su parte un cagatinta argentino, converso periodista, ícono de la traición y el anti periodismo, íntegramente al servicio del sistema… y de la CIA, Andrés Oppenheimer, columnista de la cloaca Miami Herald, se desbocó contra Chávez en una diatriba estúpida, venenosa donde, para él, fue absolutamente incomprensible que Obama recibiera semejante libro, hecho que consideró ofensivo: “Cuando Chávez le entregó un ejemplar en español del libro del autor uruguayo Eduardo Galeano, Las venas abiertas de América Latina, una diatriba cuyo tema de fondo es que la pobreza latinoamericana es causada por el imperialismo de Estados Unidos, Obama lo aceptó con una sonrisa. Cuando al presidente estadunidense le preguntaron más tarde los reporteros qué le parecía el regalo de Chávez, sonrió y dijo que ‘fue un gesto bonito… soy un lector’. Fue una respuesta curiosa, dado que el gesto de Chávez era el equivalente de regalarle Mein Kampf, de Adolf Hitler, a un presidente israelí”.

El periodista de izquierda, David Brooks, que escribe en el periódico La Jornada, de México, en su magnífico trabajo: El regalo de Chávez a Obama sacude a EEUU, refiere estos hechos que vengo comentando, y cuyas citas las tomé de él, señala que: “El incidente llegó hasta los monólogos cómicos de los programas nocturnos de las cadenas nacionales de televisión. Por ejemplo, David Letterman, en su programa Late Night, de CBS, comentó que “hay una cumbre ahora en Trinidad, con ese malévolo Hugo Chávez. La idea es abrir líneas de comunicación. Ese furtivo Chávez le dio un libro al presidente Obama –en español. Obama no lee en ese idioma. Sería como darle a George W. Bush… bueno, cualquier libro”.

También la famosa fotografía de Obama tomando la iniciativa de ir a saludar a Chávez y el estrechón de manos de ambos presidentes, ha sido objeto de ácidas críticas por parte de sectores de la ultra derecha fascista norteamericana, representada en el vicepresidente Dick Cheney, quien, en entrevista televisada en la Fox News, manifestó disgusto por lo que consideró una actitud equivocada del presidente. Al serle solicitada su opinión sobre la comentada foto, dijo: “Bueno, no creo que ayude... Tienes a millones de personas en todo Sudamérica observando cómo actuamos, y si ven a un presidente estadounidense acercándose a alguien como Daniel Ortega o Chávez, no creo que eso ayude, creo que establece una perspectiva equivocada”.

Cheney profundiza en el discurso anti Obama atacando a fondo el aparentemente nuevo estilo del presidente para compartir con los presidentes latinoamericanos. No admite, por ejemplo, las tímidas auto críticas que el presidente ha hecho en diferentes escenarios, como reconocer que las políticas de cuando menos diez gobiernos norteamericanos equivocaron fueron equivocadas con relación a Cuba. Por supuesto es claro que el criminal vicepresidente está acostumbrado al estilo soberbio, prepotente y autoritario de Bush, lleno de agresiones e injerencias contra los pueblos.

“Lo que encuentro preocupante es que ha ido a Europa, por ejemplo, y pareció disculparse profusamente allí ,y después en México, y ahí también ofrecer disculpas, y así... Uno tiene que ser muy cuidadoso. El mundo, tanto nuestros amigos como nuestros enemigos, rápidamente tomarán ventaja si creen que están negociando con
un presidente débil o uno que no defenderá de manera agresiva los intereses estadounidenses”.
Obama, dentro de su estilo, responde a las críticas, porque sabe que si intenta romper el paradigma de soberbia y agresividad típico de la mayoría de los presidentes norteamericanos se expone no sólo a críticas, que sería lo menos grave, sino a conspiraciones y enfrentamientos, y para ello debe estar preparado. Todavía son tímidas y evasivas sus políticas, el sistema lo tiene atrapado, claro hay ejemplos importantes que deben tomarse en cuenta, está el del presidente Jimmy Carter, quien firmó con el inolvidable comandante panameño Torrijos –asesinado por la CIA– la entrega de la soberanía sobre el Canal a la República de Panamá el 31 de diciembre de 1999.

La presión latinoamericana, prácticamente unánime y evidenciada en la V Cumbre de Presidentes, para que se levante el infame y genocida bloqueo económico a Cuba, que ya dura 50 años, es un hecho poderoso que Obama no puede ignorar, quizás ese es temor que expresan Cheney, Otto Reich o el converso periodista Oppenheimer.

Obama se defendió, sabía que lo iban a criticar y, digamos, estaba preparado para eso. “Es poco probable que como consecuencia de saludar de mano y sostener una conversación amable con Chávez se pongan en peligro los intereses
estratégicos de Estados Unidos". Agregó que este debate ya se había dado
durante la contienda electoral del año pasado, con la idea de que "si de
alguna manera mostrábamos cortesía o abríamos un diálogo con gobiernos
que previamente habían sido hostiles contra nosotros, esa sería una
señal de debilidad. El pueblo estadounidense no aceptó eso, y hay una
buena razón por la cual no se la tragó: porque no tiene sentido”.
El periodista David Brooks cierra con una tremenda afirmación. “Mientras, el libro circula por todas partes –sigue en la lista de los más vendidos en Amazon y otros comercios– contaminando con ideas peligrosas a toda otra generación dentro de Estados Unidos y provocando, al parecer, mucho temor entre algunos autoproclamados guardianes de la historia oficial”.

Tiene razón Brooks, un libro revolucionario de denuncia crítica y acerba a un imperio explotador es un arma poderosa, peligrosa, el presidente Chávez lo acaba de evidenciar cuando lanzó un misil llamado Las venas abiertas de América Latina, sus efectos devastadores se comienzan a sentir en Norteamérica. (26-04-09) (humbertocaracola@gmail.com)

Trincheras de Ideas


ROSALES SE FUGA AL PERÚ, ALAN GARCÍA DESHOJA LA MARGARITA


Humberto Gómez García


Dentro de nuestra parodia de justicia, se acaba de producir el último sainete, ocurrió lo que estaba anunciado desde el pasado año, cuando reventó la gigantesca olla de podredumbre de uno de los individuos más corruptos, más ladrones y sinvergüenzas de los últimos años en Venezuela. Finalmente Manuel Rosales puso pies en polvorosa, dejó su auto clandestinaje y se fue para el Perú, lo que todo el mundo sabía iba a ocurrir.

Rosales, después de la decisión de la Fiscalía General de la República –que lo imputó sólo por una de las 30 o más acusaciones de corrupción y saqueo de los dineros de la Gobernación del Zulia y de la Alcaldía de Maracaibo que tiene en esa Fiscalía a partir del año 2004– primero se enconchó, se escondió para, desde esa “clandestinidad”, acelerar la transferencia de sus bienes a nombre de sus socios de siempre, vaciar las cuentas bancarias, llevarse de sus haciendas las miles de cabezas de ganado que tenía a otras haciendas manejadas por testaferros suyos. El pillo sabía que la Fiscalía le había dado tiempo, le otorgó una inmerecida concesión al no dictarle orden de detención, ni siquiera le prohibieron salir del país. Nadie vigiló, ni la Fiscalía puso a resguardo las decenas de propiedades del capo zuliano, sino lo dejó hacer; el Ministerio del Interior y Justicia por lo visto tampoco afinó la vigilancia, hizo poco y el delincuente hizo de las suyas y después huyó, igual que lo hicieron Carmona Estanga, Lapi, Ortega, Fernández, Patricia Poleo y otros más.

El partido delincuente, separatista y neofascista de Rosales, UNT, montó otro teatro que cubrió con una capa de chocolate político, montó una tramoya burda, de muy mal gusto, como las que siempre montan, se alió con sus iguales de la oposición contrarrevolucionaria para obtener el apoyo “solidario” para Rosales, eliminar el estigma y la condición de ladrón y delincuente que tiene para decretar que es sólo un perseguido político de Chávez y su réeeeeegimen. Una bazofia de hombre, esperpento humano y traidor consumado, Ismael García, para ganar tiempo y justificar la fuga, inventó un bodrio de una supuesta sentencia secreta que ordenaba a Rosales, y con ese pretexto sacarlo del país para un exilio dorado, comprar el asilo en el Perú, y poder disfrutar el dinero mal habido y sacado al paraíso de los delincuentes, los Estados Unidos y, más concretamente, en Miami, cuna de terroristas, conspiradores y subversivos de toda ralea y en donde el prófugo posee millonarias propiedades y negocios y en donde se encuentra muchos de sus compinches.

Los que se benefician con la salida de Rosales del juego político, el vampiro Ledezma o Leopoldo López, por ejemplo, ahora se rasgan las vestiduras, ponen el grito en el cielo y, como veteranos corruptos de la Cuarta República, salen a encubrir al delincuente, montan su show mediático por Globoterror y su prensa canalla y miserable, se desgañitan acusando el gobierno de perseguir al pobre querubín de Rosales, pero saben que habrá un contendor menos en la puja presidencial de 2012, de allí sus lágrimas de cocodrilo.

Naturalmente, cuando a Rosales y sus mafias se les caen las maniobras –si así se las puede llamar– de comprar jueces en el Poder Judicial y es descubierto reunido con tres juezas, poniéndose al desnudo otra monstruosa maniobra de corrupción. Cuando los intentos de soliviantar al sufrido pueblo zuliano y llamarlo a una insurrección popular contra el gobierno para apoyar el secesionismo, defender a un delincuente, se quedan en lo virtual y en las ganas pues no cuentan con fuerzas para esa locura, se desploma todo el podrido andamiaje y el miserable aparataje mediático, el mar de millones de bolívares –y dólares– que salen, salen y salen de las arcas de la gobernación y de distintas alcaldías zulianas, de negociados, del narco tráfico, corren a raudales en un desesperado intento por salvar a Rosales.

Así, en una parodia de haber llegado al Perú en fecha reciente, cuando en verdad salió del país el 4 de abril, ese burdo ardid –quizás ya entrevistado con su compadre, el presidente Alan García– le dio tiempo para preparar una estrategia que, en su pequeño cerebro, consideró brillante, hacer un brutal ataque televisado contra Chávez y su gobierno revolucionario. Sus amigotes de la oligarquía mediática peruana gustosos le vendieron los espacios para esa torpe cruzada anti venezolana, hecho estúpido que obligó al propio gobierno peruano de su compadre Alan García a poner en cuarentena al aspirante a exiliado porque con su imbatible torpeza puso en grave riesgo las relaciones diplomáticas entre Venezuela y Perú.

¿No sabía el gobierno peruano que Rosales iba a dar unas declaraciones del tenor de las que dio? Resulta muy difícil admitirlo, máxime si tiene más de 15 días que llegó a Lima. Lo cierto es que el prófugo violentó la ley peruana de derecho de asilo, y si hubo alguien del gobierno en el país hermano que creyera la mentira de que Rosales es un perseguido político, con su metida de pata puede caerse ese posible asilo. Indudablemente que el presidente García tiene una papa caliente en sus manos, pero si a eso se le agrega la conducta seria y responsable del gobierno venezolano, cuando el caso de Montesinos, escondido y clandestino en el país –con el conocimiento del ministro del interior de entonces, el traidor Miquilena–, al detectar la policía su presencia, no pasaron ni 24 horas cuando fue extraditado a Perú. Memorable para la infamia fue la conducta de la prensa peruana, que no hubo ataque que no hicieran contra el presidente Chávez, incluso el ministro del interior de ese país tuvo el tupé de venir a buscar en persona a Montesinos cuando todavía no se sabía su paradero y lo apoyó el gobernador de Carabobo, Salas Feo.

Por supuesto toda esa tramoya urdida por delincuentes de cuello blanco venezolanos, abogados delincuentes, que vieron la posibilidad de sacarle a Montesinos millones de dólares que traía consigo, prestigiosos médicos de reputadas clínicas caraqueñas, incluidos, quienes le hicieron al prófugo una cirugía plástica con la que buscaban cambiarle el rostro. Una vez que el presidente Chávez tuvo la certeza del paradero del criminal peruano, ordenó su extradición inmediata. Ése es un espejo en el que debería mirarse el presidente García; jugarse la carta de asilar un pillo de siete suelas y uña en el rabo como Rosales, que de perseguido político no tiene nada, sin dudas se va a constituir en un baldón para ese gobierno y va a generar impredecibles consecuencias políticas entre las dos naciones; bastantes problemas internos ya tiene el gobierno peruano gracias a las políticas neoliberales y pro imperialistas implementadas por el gobierno aprista (adeco), que ha agudizado las grandes contradicciones de clases en el seno de la sociedad peruana, donde rebrotó el movimiento insurgente armado de Sendero Luminoso y las masas campesinas y obreras se alzan contra las arbitrariedades de las transnacionales que pretenden privatizar el agua y otras riquezas peruanas e intensifican la explotación de los trabajadores. Lo menos que puede hacer García es devolver esposado a Roslaes que lo busca INTERPOL.

Antes los personajes como Rosales contaban con el apoyo solidario del gobierno criminal de Bush; el presidente Obama, por ahora, cambia el estilo y no parece, después de los grandes cambios que vienen aconteciendo en América Latina y el Caribe, darle cabida a corruptos como el separatista marabino.

(humbertocaracola@gmail.com)



Esta nota ha sido leída aproximadamente 6389 veces.



Humberto Gómez García

Director de la revista Caracola. Pertenece al Movimiento de Medios Alternativos y Comunitarios (MoMAC). revistacaracola.com.ve

 humbertocaracola@gmail.com      @hgcaracola

Visite el perfil de Humberto Gómez García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: