El béisbol asiático

Una clara superioridad en todos los aspectos del juego mostró la selección de Corea frente a su similar de Venezuela en el juego de la semifinal entre estas dos novenas realizado el sábado 21 en el Dodgers Estadio de Los Ángeles. Demostraron un juego ágil, alegre, impecable en la defensa y calculador en el pitcheo, sin equivocaciones, conectados sólo por la amplia madurez y veteranía de peloteros como Bob Abreu, Carlos Guillén, Endy Chávez, Scuttaro, Melvin Mora y Ramón Hernández, con 6, 10, 12 y más años en las Grandes Ligas.

Bateadores de contacto, también demuestran fortaleza con batazos contundentes en varios de sus representantes, el béisbol coreano evidencia que no es segundo de nadie en este deporte, y están al nivel de los japoneses, sus más recios rivales tanto en la pelota asiática como mundial. Al margen de un formato que busca allanar el camino de los estadounidenses hacia las últimas rondas del Clásico y que confrontó a las más potentes selecciones caribeñas entre sí, estas dos selecciones han protagonizado las finales de los últimos panasiáticos y torneos mundialistas, como Juegos Olímpicos y Campeonatos Mundiales, donde se han titulado alternativamente unos y otros.

Como bien lo afirma Fidel Castro en la última de sus reflexiones dedicada a analizar con franqueza el porqué de la caída de la selección de Cuba ante la de Japón, estos asiáticos funcionan sincronizadamente en todos los aspectos del juego. Es muy vistoso el desplazamiento y seguridad de sus movimientos en el campo y la precisión de sus disparos a las bases. La segunda base de Corea es un verdadero acróbata, mientras que la tercera base y el campo corto cubren mucho terreno, hacen las jugadas de rutina, se desprenden con rapidez de la pelota y lanzan con fuerza y exactitud a las bases. El receptor es un verdadero artífice de la posición y ha ganado el guante de oro en los últimos cuatro torneos de su Liga. Los jardineros son muy rápidos, no cometen errores mentales, cubren un amplio terreno y están pendientes de hacer las asistencias necesarias.

Todo ello es posible gracias a una meticulosa y prolija preparación técnica, física, táctica y psicológica, donde no se escatiman recursos técnicos ni materiales de ninguna índole. Tanto infielders como jardineros son sometidos a un entrenamiento que los lleva a atrapar miles de batazos por todos los ángulos del campo, a ensayar sin descanso las jugadas de rutina, a batear toda clase de lanzamientos y los lanzadores a adquirir una destreza sin parangón, tal que deben efectuar centenares de lanzamientos en cada sesión hasta dominar todos los espacios del plato. El uso de los videos de los equipos contrarios es de obligatoria práctica por todos los jugadores y técnicos, así llegan al terreno conociendo al dedillo a los bateadores y lanzadores rivales.

Además, todos los jugadores han sido o son los mejores en sus posiciones en la Liga Coreana, tanto a la defensiva como a la ofensiva, al igual que los lanzadores, con récords realmente asombrosos en efectividad por carreras limpias permitidas, abanicados, muy pocas bases por bolas concedidas, variedad en sus lanzamientos, rectas por encima de las 90 millas, buenas curvas, sliders y cambios de velocidad y, sobre todo, combinaciones en sus lanzamientos que suelen sacar de paso a los bateadores rivales. En este sentido, la paridad con los nipones es extraordinaria. De allí que éstas son verdaderas selecciones nacionales, sin peloteros improvisados ni llamados a última hora.

En el caso de los venezolanos, salvo por los errores cometidos en el primer inning, que sacó por completo de concentración al abridor Carlos Silva permitiendo hasta dos jonrones y cinco carreras, trataron de sobreponerse a la adversidad pero evidentemente no pudieron, se enfrentaron a un equipo superior y, muy difícilmente, la confrontación final será diferente a la de estos dos grandes rivales asiáticos.

El manager Luis Sojo no pudo hacer nada diferente a lo que hizo; sencillamente careció de los argumentos peloteriles necesarios para confrontar con posibilidades de éxito a esta maquinaria beisbolera de hacer outs y carreras, con todo y contar hasta con 20 peloteros que actúan en el ¿mejor béisbol del mundo? El mejor pitcheo venezolano no está a la altura de la pelota de estos ágiles, versátiles y pundonorosos jugadores de la selección de Corea, algunos de ellos con experiencia en las Grandes Ligas. A ellos apuesto contra los japoneses, porque no dudo que entre ellos será la partida final.

*Profesor - Dirigente Deportivo.


cepo39@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2018 veces.



César Prieto Oberto*

Profesor. Economista. Miembro de Número de la Academia de Ciencias Económicas del Estado Zulia. Candidato a Dr. en Ciencia Política.

 cepo39@gmail.com

Visite el perfil de César Eulogio Prieto Oberto para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a74756.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO