Compromiso Vergatario

En la última entrega de aló presidente, te sentí amigo mío, hurgando el alma como nunca, repartiendo enseñanza como siempre, distribuyendo conocimiento a nuestros hermanos y valga la comparación te identifique con más conciencia, más ser humano, más amigo personal del luchador y confirme el líder que sabe y está seguro cual es el camino.

Se me ocurrió este manifiesto fuera de orden que expondré con el permiso de los lectores; en primer lugar quiero confesar, que extrañe la clase que durante tres meses no obtuve, sino por otras vías que tengo la opción de perseguir tus enseñanzas para alimentar las fuerzas de la lucha, pero volviste a regocijar mi alma como siempre y llego la tranquilidad, que a una existencia como la mía hace tanta falta para confirmar la certidumbre, que la brega tiene sentido, independientemente de la batalla en que toque hacer el combate.

En segundo lugar; tome la decisión de cometer el abuso en esta trinchera que no es para asuntos personales, decidí hacer este planteamiento que me tiene la vida llena de contradicciones; lo asumí cuando corregías en el aire tu artículo publicado en la prensa, las líneas que llevan tu nombre, se lleno mi vida de valores por este oficio que ejerzo empíricamente y con el cual trato de aportar mi grano, a pesar de la ignorancia que cargo en vida, por ser uno de los atracados de la IV República.

Este luchador anda por la patria con una propuesta de ayuda en la conformación e intercambio de saberes, trabajo que permite cargar la vida llena de esa fuerza que propones debe tener un combatiente revolucionario; pero por esas cosas inexplicables que aun tenemos, toca poner precio al esfuerzo, que no debería tener valor económico, pero se justifica porque aun vivimos en una sociedad capitalista, que exige mantenerme con los valores que maneja la voraz depredadora y choco con el principio de un revolucionario, que pone precio al contenido para poder seguir combatiendo en una sociedad que le tiene valor económico al debate de las ideas y cuestiona el mensaje.

Y en tercer lugar ; propongo algún ente, en caso que no se esté haciendo, se encargue de hacer seguimiento a los trabajos culturales, que como decía el Che, es el arma más poderosa con que cuenta una revolución y podamos canalizar líneas, con el aprendizaje y la formación, para fortalecer ideas y desarrollar multiplicadores, con la preparación necesaria para llevar con menos esfuerzo, el intercambio de saberes a todos los espacios donde se hace necesario el debate, como arma de combate en este proyecto, porque la fortaleza de una revolución es la conciencia y sin ella nuestra lucha está en desventaja frente a los depredadores de la especie humana, que seguirán hurgando hasta que le demostremos contundentemente, que no hay vuelta atrás en la intención, porque decidimos que PATRIA O MUERTE, VENCEREMOS Y HASTA LA VICTORIA SIEMPRE.


HAZTE CONCIENCIA

machucamelo@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1706 veces.



Antonio Machuca

Actor y militante revolucionario

 machucamelo@cantv.net

Visite el perfil de Antonio Machuca para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Antonio Machuca

Antonio Machuca

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a73754.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO