Proyecto de prioridades

Durante los últimos tres años se incremento la preocupación por el crecimiento revolucionario con tendencia a crear y utilizar estructuras sociales, operacionales, políticas, independientes del centralismo nacional para abordar el control y administración del proyecto revolucionario en manos del pueblo-gobierno. Esta preocupación internacional del capitalismo contribuyo al incremento de la oposición con sus partidos políticos de la información. Se formo una coalición internacional de gobiernos, medios de comunicación y oligarquías nacionales, garantizando la desinformación mundial para ocultar los éxitos obtenidos por las revoluciones pacificas en las actuales crisis financieras del capitalismo.

También nos enseño la madurez, el asentamiento y fortalecimiento de las bases que persiguen mejorar ese novedoso sistema de financiación autónoma de organismos crediticios internacionales para las políticas de inversión social, estrategias y gastos públicos sostenidos por la población más vulnerable que le apuestan al sostenimiento de la revolución. Modelos ha considerar ya que la participación de la población permite el crecimiento de su propio bienestar por la política inclusiva y autónoma practicada para construir un mejor país.

El derecho a un sistema político, económico y social soberano debe ser consagrado por las Naciones Unidas sobre la base de los derechos humanos ante el fracaso del capitalismo. Sin embargo este organismo no considera las revoluciones promovidas por los pobres como una alternativa social y política a pesar del éxito demostrado en la inversión social y las mejoras de la calidad de vida de estos pueblos. La ONU debe reconocer los esfuerzos en el trato que las revoluciones dan a su gente. Es un reflejo de su valía. Las mediciones efectuadas por secretarias de la misma ONU, UNICEF, OMS, FAO, arrojan resultados sorprendentes por la altísima inversión social mejorando los servicios básicos de la población, algunos como la educación y la salud realizados de manera gratuita con medicina incluida. Y esta organización en la voz de su secretario general guarda silencio. Si la ONU espera la autorización de los EEUU, esta nunca llegara por lo que implica la crisis estructural de su sistema. Efectos devastadores del capitalismo en el incremento de la pobreza, la desnutrición y muertes infantiles o el escasísimo acceso al agua potable por casi el 40% de la población mundial.

La revolución en Venezuela, es un gigantesco esfuerzo que debe continuar, con una política nacional cuyo plan de acción tiene por objetivo la población más desprotegida, encaminada a reducir la pobreza. Hoja de ruta al socialismo. Para eso, requiere paz, para resolver los muchos problemas que quedan por solucionar. Debe darse un nuevo impulso al tema revolucionario desde este organismo que supuestamente representa a las naciones unidas, porque esta implícita la supervivencia de la humanidad y Venezuela esta a la cabeza de este proyecto que no solo quiere garantizar que los venezolanos sobrevivan a las actuales crisis, aspiran a que todos se desarrollen y prosperen siendo ciudadanos productivos en una patria grande, soberana, participativa e inclusiva.

Una de las principales necesidades en estos momentos es el estudio sobre el proyecto de prioridades revolucionarias, para sobrevivir a la crisis mundial con alternativas de solución para los pueblos que elegirán la continuidad del proceso a cargo de los lideres como: CHAVEZ, EVO Y CORREA, sumado a los dos años que le restan a LULA, los cuatro de CRISTINA Y LUGO, permitirán afianzar la revolución en Latinoamérica sin pecar de optimista.

Evo aprueba la constitución con un 61% de aceptación popular, Correa mantiene una altísima aceptación que bordea el 70% para las elecciones generales decretadas por la asamblea constituyente para abril y Chávez 10 años después mantiene una gran aceptación a su gestión, ganara la enmienda para continuar como ideólogo del bolivarianismo en la patria grande para paliar la crisis financiera. Un esfuerzo permanente que no debe decidir la comunidad internacional como el G8, el FMI, BM, representantes del capitalismo mundial. Latinoamérica sus gobiernos deben reunirse liderados por los gobiernos de Venezuela, Ecuador, Bolivia, Brasil, Argentina, Paraguay, y plantear prioridades en materia económica, energética, ambiental e industrial, para controlar la enfermedad del capitalismo y su expansión en este lado del globo. Es la importancia de trabajar en bloque, suscitar y mantener el compromiso y la voluntad política de ampliar los programas revolucionarios sobre una geoestrategia actualizada en el mundo de las alianzas.

Estas estrategias no solo brindaran un respaldo a las iniciativas sino que serán capaces de reunir a las partes interesadas inclusive los EEUU y países de Europa, coordinar desde este lado las actividades con el respaldo de China y Rusia nos permitirá sostener el liderazgo revolucionario y esta iniciativa. El mundo necesita otras alternativas que sobrepasen las soluciones económicas de EEUU para la globalización, objetivos de índole capitalista para su salva taje, que no considera condonaciones de deudas externas o cambios de bienes por servicios. Las premisas que estas naciones inviertan ese dinero, destinado al pago de inmorales deudas externas en su propio bienestar social se imponen.

Se precisan cambios sistémicos y de mayor alcance. La prestación de servicios y créditos debe ir acompañada de un reconocimiento de Naciones Unidas para un entorno en el que los procesos sean reconocidos y respetados para que puedan sobrevivir en un marco de naciones verdaderamente unidas para prosperar a corto plazo. Los resultados sociales inmediatos se imponen.

El estado mundial se centra en intervenciones y enfoques de préstamos con intereses para proyectos sugeridos para sostener la dependencia y el clientelismo. Cero eficacia, demostradas por las crisis actuales. El requisito obvio deberá ser anular el enfoque militarista de la economía global, cuya financiación será dirigida a la solución de la pobreza y obras prioritarias para su entorno con la ausencia de guerras. La paz y la seguridad son imprescindibles para la eficacia del proyecto de prioridades.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2839 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: