Efectos sociales del petróleo

En el año 1000AC. Los chinos excavaron pozos de hasta 900 mts de profundidad para encontrarlo se conoce que el gas ya era conocido. En la isla de Sante en el mar Jonico se excavo un pozo petrolero en el año 400AC para hacer combustible para lámparas una vez destilado, en el año 100 los birmanos hacían perforaciones para obtenerlo. El petróleo estaba al alcance de quien lo encontrara. Con el pasar del tiempo el sustituto del vapor requería una fuente de energía que no sea el carbón, al igual que la hulla el petróleo ya se conocía siendo utilizado esporádicamente antes de convertirse en la primera fuente de energía y crisis que es hoy. 

El petróleo hallo una amplia aplicación por primera vez en los Estados Unidos como fuente de alumbrado, la gasolina era un subproducto molesto hasta que se invento el motor a explosión transformando la sociedad. La gasolina se convirtió en el primer objetivo de la industria a escala global. Hace un siglo se consideraba imposible que el petróleo supere al carbón como fuente de energía a pesar de lo barato del crudo. Después de la primera guerra mundial el uso extendido de la gasolina en elementos de tierra, mar y agua, el petróleo se convirtió en un imán atrayendo a la población y a la industria desde todas las regiones productoras de petróleo. Desde ese mismo instante los esfuerzos de las empresas a cargo de la extracción del petróleo es explotarlo con suma rapidez para reducir los impuestos y otros costos marginales, a más de los políticos por los cambios de gobierno realizados por lo general cada 5 años pero especialmente para satisfacer la voracidad de esa industria primaria en los primeros tiempos de la industrialización norteamericana, país que ha conducido el desarrollo tecnológico e industrial de las naciones de la tierra. La industria pesada instalada en las naciones europeas con tecnología 100 x 100 estadounidense después de la segunda guerra mundial hasta bien entrado los 80 en el siglo pasado, tecnología diseñada para el consumo de energía a raíz de los hidrocarburos del petróleo y la petroquímica refinerías construidas no en los países productores del petróleo, no, eran construidas en las naciones desarrolladas obligando al mundo ubicado al sur a la permanente dependencia económica y comercial primos hermanos del subdesarrollo. Por esa misma época los

años 70 y 80 las naciones industrializadas mantenían el monopolio del transporte del petróleo, garantizando su desarrollo y crecimiento anulando el progreso de los países petroleros contentándolos con tubos de 24 pulgadas que cruzaban un país de punta a punta llamándolos oleoductos construidos solo por la necesidad de extracción del crudo desde los puertos siempre apuntando al norte. 

Actualmente hasta para soñar se requiere petróleo. Las naciones de Asia, África y América Latina han presenciado mas en los últimos 70 años la proliferación explosiva de barrios de lata y cartón en donde se amontonan poblaciones ejemplo de lo que hace el petróleo usado por el sistema capitalista. Masas de gente analfabeta, mal nutridas, sin infraestructura básica sanitaria, sin agua, que ha roto brutalmente con los valores y derechos humanos tradicionales del ser humano. Amenaza perpetúa para la higiene pública y la dignidad humana. De todo ello resulta una patología mal conocida en que los efectos del sistema capitalista utilizando el petróleo son los causantes de las consecuencias somáticas y síquicas de las múltiples formas de opresión. Resulta la creación de un proletariado en malas condiciones morales y físicas que priva de cerebros y brazos a la agricultura como a la industria construida en base al petróleo y sus derivados causantes de 9 de los 10 principales agentes de contaminación que afecta al medio y a la población mundial, dióxido de carbono, monóxido de carbono, dióxido de sulfuro, óxidos de nitrógeno, fosfatos, mercurio, plomo, plaguicidas y la radiación originada por la energía nuclear. Contaminación que incide en la destrucción de la biosfera y ayuda a mantener la pobreza. 

Los estados industrializados dependen del poderío militar norteamericano a quien han entregado todo su bienestar y desarrollo en las reuniones del G8. Las otras naciones subdesarrolladas no todas tienen poder suficiente tanto en influencia política como en capacidad para dirigir fuerzas capases de rebelarse contra esa oligarquía. Necesitan del imperio capitalista que les provea un mercado de consumo y de otros elementos del libre mercado difícil de apartar por lo extenso del campo de acción del capital con repercusiones sociales, económicas, políticas y culturales dantescas para las tres cuartas partes de la población mundial traducida en necesidad perenne y cambios climatológicos como efecto directo de la utilización de energía de combustibles fósiles utilizados en la industria. Dado los límites geográficos, psicológicos y culturales que configuran el mundo tal cual es en estos momentos, esa organización política y económica capitalista global no puede desbaratarse por una recesión, durara por mucho tiempo más aun cuando los republicanos y McCain no quieran el petróleo de Venezuela, Irán, Ecuador y Rusia, no lo quieren comprar quieren tomarlo. Para tal efecto analizan la posibilidad de volver al carbón aunque ello signifique una regresión tecnológica por orgullo imperial más cuento que verdad. 

La falta de coherencia de los gobiernos norteamericanos se ha hecho más notoria con los medios de comunicación así como la complicidad de organismos como la ONU y son las bases de los conflictos por lo que su política exterior enseña a las naciones capitalistas a esperar y lo que realmente sucede. No existe ninguna seguridad de que si se sigue un curso prescrito el sistema capitalista pueda salvarse sin importar que se reúnan los G20 con México y Brasil como invitados para resquebrajar la unión de naciones del sur. Más parece una reunión de la OTAN para reorientar un modelo mas espeluznante de capitalismo sobre la superioridad militar de los EEUU y su paraguas atómico o guerra de las galaxias sustentado en la economía del petróleo acá en la tierra al menos para este siglo todavía. Pasara mucho tiempo todavía a pesar del billón y más de dólares inyectados para salvar la especulación bancaria y bursátil de EEUU y Europa para que puedan exportar capital pues la crisis se lo impide. Desean seguir transfiriendo servicios militares y de paso reducir el curso de la evolución revolucionaria que obliga a la industrialización pesada de las naciones subdesarrolladas para frenar el lucro de las capitalistas. Reviste tanta importancia por la concentración de riqueza y poder político que acompañan las trasnacionales petroleras que luchan al lado de los militares y su complejo industrial para colocar a McCain en la casa blanca contra todo pronóstico por las regiones que más consume energía. Es abominable el daño causado a los países pobres. Los deseos de controlar el mundo van adquiriendo preponderancia con respecto a los que prefieren otro mundo. La prepotencia militar del imperio se pone de manifiesto con nitidez muy a pesar de quienes luchamos por otro modelo socio-económico que somos la mayoría.  

Elite petrolera convencida de su superioridad por los valores surgidos de la industria pesada con tecnología de punta que solo puede servir para ella. Las naciones aceptan la idea de que el desarrollo y parte del progreso económico esta en el valor del precio del petróleo aumentando o disminuyendo la producción de la OPEP podría ser cierto si en esta organización no estuvieran satélites de los estadounidenses como Arabia Saudita, Qatar, Kuwait, que NO son fieles a los dictámenes de la organización petrolera, por favor a otro con ese cuento. Y que esta estrategia sacrifique los valores de las naciones revolucionarias fuera del Medio Oriente me parece una ingenuidad solapada, que no evitara que el precio del  petróleo se estanque en los intereses del nuevo capitalismo, demasiado dinero esta invertido en ese nuevo proyecto del capital con la nueva G20 o 25 o G28 cuyos valores son distintos porque buscan afectar para destruir las estructuras sociales  alejadas del sistema globalizado entre las relacione tecnológicas sancionadas y los valores que estas contribuyen a promover o a destruir. Las sociedades que más energía consumen obviamente son las que defenderán los valores capitalistas.   

rcpuma061@yahoo.com
 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 18633 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: