Resistencia y victoria

El pueblo venezolano ha dado sobradas manifestaciones de tener un altísimo nivel de conciencia y se erige como un símbolo de resistencia y victoria para enfrentar día a día los embates externos e internos que tiene como objetivo dar al traste con su esperanza e ilusión de vivir en un mundo mejor.

Durante casi una década de Revolución Bolivariana, hemos sido víctimas de muchas operaciones conspirativas encubiertas las cuales han fracasado y en este momento cuando el capitalismo vive la crisis económica estructural más terrible de su historia no faltan los agoreros de malos tiempos quienes asumiendo posturas de profetas del desastre de manera apátrida vaticinan el desplome económico de nuestra patria, mientras hacen votos para que sigan bajando los precios del petróleo, sin importarles el futuro y el destino del pueblo venezolano. A todo esto se suma el fin del mandato de George Bush, el cual se resteará para derrocar al presidente Chávez antes de irse. Para ello emplea la integración de ONG, articuladas en torno a la United States Agency for Internacional Development (USAID), junto a fundaciones y organismos como: National Endowment for Democracy (NED), National Democratic Institute for International Affair (DNI), International Republican Institute (IRI), Global Srategy Group, Liberty Foundation.

En estrecha coordinación con los medios internos, encargados de generar una sensación de inestabilidad y crisis en un ambiente de odio y crispación; organizaciones de la llamada sociedad civil y partidos políticos opositores cuya tarea primordial consiste en desconocer la institución electoral negando la legitimidad del Gobierno y la transparencia en los distintos procesos electorales.

El modelo de derrocamiento que emplean está basado en la estrategia de asalto al poder, teorizado y desarrollado en el marco de la guerra fría por Gene Sharp, desde la Albert Einstein Institution. Siguiendo nuevos esquemas: sin tanques, ni soldados ni tiroteos. Todo resulta pacífico, pero el efecto es el mismo, derrocar gobiernos, usando el manual para "Golpes de estado blandos" como en la "Revolución Naranja" de Ucrania; la "Revolución de los Tulipanes" en Kirguistán; "Revolución de los Cedros" en el Líbano; "Revolución Pacífica" de Georgia; la "Revolución Terciopelo" de Checoslovaquia y se ha querido replicar en América Latina como el caso de la secesionista juventud cruceñista en Bolivia, "La revuelta de los forajidos" en Ecuador, los constantes intentos de implementar este modelo en Cuba apoyados en un criminal bloqueo y los fracasos a través de distintos esquemas de implementación que han tenido en Venezuela.

Como lo dije anteriormente, Bush se jugará a Rosalinda para derrocar al gobierno venezolano antes de entregar la presidencia, por esta razón, es entendible que en este momento mientras se desarticulan movimientos desestabilizadores, conspirat ivos y magnicidas dentro de un sector de oficiales retirados; los dueños de los medios, arrecian ya no con campañas si no asumiendo opinión directa y las organizaciones políticas ante la aplastante derrota en las elecciones regionales del próximo 23 de noviembre, abonan el terreno para desconocer resultados y deslegitimar al árbitro, aunado la coincidencia de que un grupo de venezolanos haya asistido al Foro 2000 de Praga, dirigido por el ideólogo de la "Revolución de terciopelo" y ex presidente checo Václav Havel.

Todo esto prefigura un escenario de conflictividad para el próximo mes de noviembre, donde estamos seguros que nuestro pueblo junto al gobierno bolivariano una vez más saldrá victorioso.


pedrocarrenoe@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1341 veces.



Pedro Carreño


Visite el perfil de Pedro Carreño para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Carreño

Pedro Carreño

Más artículos de este autor