¿Qué pasó con Fukuyama?

Francis Fukuyama, profesor de economía política de la Universidad de Stanford, considerado por el “establishment” como uno de los gurús de la teoría económica neoliberal, saltó a la fama mundial cuando en 1992 publicó su libro “El Fin de la Historia”, donde se solazaba con la caída del muro de Berlín, la finalización de la era soviética, explicando como el mundo inevitablemente a partir de entonces marcharía hacia el establecimiento de una sola corriente ideológica: el capitalismo. Para matizar su sentencia, el catedrático norteamericano de origen japonés (1952), describe en términos que intentan agregar un componente social a la esencia del libre mercado como base para un desarrollo sustentable de la sociedad, señalando a los gobiernos latinoamericanos como los más lejanos a aplicar esta receta mágica de felicidad y bienestar. Al terminar la guerra fría caen las barreras ideológicas que impiden que todos los demás copiemos el “American Way of Life” preconizado por Fukuyama como la única vía posible de desarrollo. Me imagino que por allí se fue el presidente Menem en Argentina cuando aplicó a troche y moche el paquete del FMI, llevando al colapso a la economía y al pueblo de ese país, como lo hizo CAP II y sus IESA Boys aquí en Venezuela. Es tanta la fé que tiene Fukuyama en su tesis del fin de la historia que fue uno de los más entusiastas consejeros en recomendar la invasión a Irak como una vía de “salvar” a su pueblo de lo que él considera primitivismo islámico, para imponer la tesis del mercado y las instituciones sólidas como forma de vida. Lo acompañaron en esa cruzada nombres conocidos como Cheney y Rumsfield, quienes a la postre se convirtieron en los protagonistas y beneficiarios (por recibir los contratos para la “reconstrucción” de Irak, tremendo negocio) de la masacre que ocurre día a día con un pueblo, con cobertura en vivo y directo por CNN, como quien mira una película de Rambo o Terminator. En honor a la verdad, según tengo entendido, Fukuyama a partir del 2004 publicamente se distanció algo de sus posiciones anteriores, denunciando lo que el consideró el rumbo torcido del neo-conservadurismo. “Tarde piastes” dirían en mi pueblo.

Lejos de la tesis de Fukuyama, lo que el calificó como el fin de la historia podría interpretarse más bien como el fin de una etapa, caracterizada por un enfrentamiento bipolar entre 2 superpotencias, ambas ahogadas por su prepotencia y su visión obtusa de la naturaleza humana, lo único es que una cayó antes que la otra. Por supuesto, no soy de los que piensa que el imperio gringo está “boqueando”, pero a todas luces se expone la inconsistencia y la insostenibilidad de un sistema que se basa en la explotación de una parte del mundo para mantener a otra parte menor, donde el desequilibrio y la desigualdad en vez de disminuir ha aumentado en forma bochornosa al paso del tiempo. ¿Qué nos puede decir Fukuyama sobre esto?. La respuesta de los pueblos rompe con la tesis del final de la historia, presentando el surgimiento de de modelos alternativos, basados en el ser humano como premisa, tratando de corregir errores del mal llamado socialismo real y alejándose de la vorágine neo-liberal. Preocupa si de manera importante como estos modelos alternativos están seriamente amenazados por la corrupción, la ineficiencia y el burocratismo, por la infiltración de ideas neo-liberales disfrazadas como de socialismo avanzado. Solo la formación ideológica, pero sobretodo la formación en valores y ética permitirán que estas experiencias tengan éxito y perduren en el tiempo.


cogorno1@gmail.com





Esta nota ha sido leída aproximadamente 2960 veces.



Arnaldo Cogorno M.


Visite el perfil de Arnaldo Cogorno para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a65568.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO