Electrónica. Colonización del siglo XXI

Ser un país petrolero ya no es una ganga económica, nunca lo ha sido, son naciones en permanente conflicto político-social. Planteada de esta forma la interpretación es discutible en cuanto lleva a subrayar el valor de un futuro petrolero mientras se instala la industria que permitiría diversificar la economía del país. La pregunta es ¿con que tipo de tecnología?

En medio del desbarajuste capitalista Venezuela por razones antiimperialistas ha mostrado en los últimos años la mas firme voluntad y dignidad contra la colonización de Estados Unidos. Si la gente en los puestos de responsabilidad instalada en su mayoría por el Sr. Presidente Chávez dueña de las orientaciones se muestra incapaz de enfrentarse al desafió del cambio industrial, no abra una segunda oportunidad. Se la juegan todo el porvenir revolucionario, comprometen el programa e inversiones de una integración real como bloque por los presupuestos nacionales involucrados cuyos esfuerzos se inscriben para salir de la dependencia exige evidentemente una unidad Sudamericana porque EEUU no cometerá el mismo error en Latinoamérica. Los países revolucionarios o se unen para aprovechar esta oportunidad de la crisis económica del capitalismo y política del imperialismo creando el banco del sur elemento primordial para partir como bloque hacia la primera revolución industrial en Latinoamérica. La integración solo puede funcionar en la practica política si se busca un socialismo científico del siglo XXI único tipo de socialismo posible en la actualidad o seguiremos perdiendo el tiempo al depender de los sube y baja de una moneda y sistema capitalista sostenido por los principios de la guerra.

Cuando los EEUU se negó a vender los repuestos para los F16 esta quedo como una flotilla chatarra. El gobierno de Venezuela se vio en la necesidad de buscar barcos en España, aviones y radares franceses, aviones de entrenamiento en Brasil, todos estos pedidos se cancelaron porque tienen componentes electrónicos patentados en EEUU. No se podía renovar el obsoleto armamento para la defensa, las amenazas del imperio aumentaban cada día y se descubrió el monopolio electrónico de tres naciones que compiten por el titulo de imperio global. EEUU, China y Rusia los tres únicos países en colocar astronautas en el espacio lo que les permite tener una tecnología de punta, de estos los EEUU llevan la ventaja por el sistema Steel ya utilizado militarmente para todo tipo de naves. Empezaron con el F111 construido por la General Dinamics el primer avión de geometría variable cuyos prototipos volaron en 1965. Los dos prototipos se estrellaron porque no habían superado el vuelo a baja altura. Entro en servicio por primera vez en 1991 en la guerra del golfo como avión invisible al radar por los adelantos electrónicos precisos para el diseño de geometría variable. Los nuevos súper portaviones desde el Bush, el Ford y otros dos sin nombre en construccion tendrán la tecnología electrónica para hacerlos invisibles al radar mientras países como el nuestro seguimos comprando radares para los sistemas antiaéreos ya obsoletos para la nueva tecnología Steel.

Europa con Aerospace es superada totalmente por la NASA el presupuesto se multiplica por 30 en comparación. La industria aérea incluso el AIRBUS requiere de componentes electrónicos de EEUU. Solo 4 o 5 corporaciones gigantes explotan últimamente esta tecnología que agrupan a unas 10 o 12 empresas importantes con nexos con el complejo militar de los norteamericanos. Manejan la tecnología electrónica de punta, IBM, MICROSOFT, GENERAL ELECTRIC, TEXAS INSTRUMENT, MOTOROLA, FAIRCHILD, SONY, NOKIA, NIKON, SANYO, SANSUNG, TOSHIBA, estas ultimas japonesas absorben un 85% del mercado mundial con un gran avance en la rama de las computadoras, ordenadores, comunicación, informática. Y los sistemas de dirección, precisión, disparo y vuelo para los aviones militares y sistemas balísticos nucleares intercontinentales, por lo tanto el control pasa por el ministerio de la defensa de los Estados Unidos. Japón es un satélite de los norteamericanos lo que facilita el asunto de las licencias o patentes para la utilización de estos sistemas con fines civiles o militares.

EEUU sabe de su poder y como con la electrónica controla las comunicaciones desde el espacio, de los submarinos nucleares, los sistemas de las centrales nucleares. Las patentes y licencias de estos sistemas inteligentes que caben en la palma de la mano pero que controlan desde un trasbordador hasta los aviones civiles y militares, satélites, buques, los negocios no se realizan a la tarifa habitual sino a base de derechos de soberanía para la instalación de bases militares, explotación de recursos energéticos y naturales. No hay industria en que la electrónica sea la tecnología a considerar actualmente para pretender otra colonización. Europa, Israel, Indonesia, India, Brasil, Japón. son ejemplo de lo que los EEUU hacen con sus patentes de tecnología electrónica para las industrias militares o civiles de estas naciones.

La conquista industrial que Venezuela pretende construir debe ejecutarse con tecnología de punta de Rusia y China por no tener otra opción. Lo importante del gobierno bolivariano es evitar caer en el colonialismo tecnológico por parte de estos nuevos imperios y, el desarrollo industrial debe hacerse con trasmisión de la tecnología de lo contrario será obsoleta en un breve periodo de tiempo. Cualquier invento patentado hoy día inmediatamente es superado por uno mejor al otro lado del océano afectando el desarrollo industrial y la economía de los países dependientes del capitalismo a un ritmo impresionante que por lo general son las naciones subdesarrolladas. El retraso tecnológico de América Latina es mas evidente y mas grave en el problema de la electrónica hasta el punto que los otros retrasos pueden considerarse insignificantes en tecnología. Y su conquista no es tanto un problema financiero como un problema de concentración de recursos intelectuales, de organización, de dirección y de tiempo en la investigación para lograr la industrialización apropiada para un manejo autónomo de los recursos de la nación. La oportunidad de ser soberanos pasa por tener una buena industria para elaborar la materia prima que producimos como productos acabados para una mayor divisa es la responsabilidad de quienes proyectan la industrialización de Venezuela para América Latina como ejemplo revolucionario sin caer en la esclavitud industrial fabricando los productos de la industria moderna con la petroquímica pasando a depender mas del mismo mercado que tratamos de combatir por el consumismo imperante y la contaminación imperial-ambiental.

La toma de conciencia colectiva encarnada en una voluntad común e incluso popular habrá de determinar la era industrial en Venezuela para crear un modelo de socialismo original. Depende todavía de otras variables todas sujetas al petróleo mundo de los negocios del sistema capitalista por el total de la energía consumida dependiente de los hidrocarburos. Medio del cual dependemos exclusivamente, para salir airosos en la mutación hacia el socialismo científico.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 6262 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: