Una alternativa en el Tráfico de Dólares

El Peo no es solo en Venezuela

Esto de los milloncejos verdes que ha estado traficando Carlos Dorado en complicidad con el “Capo” Gustavo Cisneros, destapa una vez más el huacal del narcotráfico y la utilización de esos fondos para desestabilizar gobiernos en el mundo. La dupla Cisneros-Dorado reconfirma que el Plan Colombia solo es una excusa para dominar este rentable mundo del tráfico de drogas en los Estados Unidos: Su mayor mercado mundial.

No voy a detenerme en lo concerniente al tráfico de drogas y la necesidad de lavar sus cuantiosas ganancias; cosa en la que es todo un experto y reincidente el señorito Gustavo Cisneros. Quisiera darle más importancia a otras cuestiones que se convierten en puntos críticos a evaluar y que no he notado se le de mayor atención en las reseñas sobre el caso.

Antes de nada es bueno señalar que el solo ingreso de un paquete de dólares al país sin ser declarado, es un acto ilegal bajo todo punto de vista. En consecuencia, los delincuentes que están involucrados en este lavado de dólares, no solo deberían ser investigados; también deberían estar presos y respondiendo ante tamaño delito. Sin embargo, con este Poder Judicial tan ladino, esa vaina sería como ganarse el cielo siendo el pecador más contumaz de la tierra. Es decir, estos delincuentes siguen sentaditos en sus oficinas sin que un puto policía les ponga unas esposas y se los lleve a la cárcel que, dicho sea de paso, la usan solo los pendejos… Vainas de esta revolución que aún se tienen que resolver y que Diosito algún día me permitirá ver (¡Toco madera… porsis!)

Ahora, así les duela un poquito que me aleje de este dúo dinámico con Baticueva, Batitecnología y Batidelincuencia Batiorganizada, para mí hay algo mucho más importante que es deber denunciar y que nuestro estado por vía diplomática o la más expedita vía que convenga, debe alzar su voz de protesta: La evidente participación del actual Gobierno Norteamericano en esta especie de delito internacional que está dirigido a desestabilizar el Proceso Bolivariano.

Pregunto: ¿Cómo se le escapa a ese fisco tan arrecho que tienen los norteamericanos, un paquete de 25 kilos con billetitos de a cien, eso sin contar con los otros envíos que se hicieron? ¿Tan vulnerable es el policía mayor del mundo en sus controles de hacienda o es que los controles del Departamento de Estado solo son utilizados para acciones normales en defensa de su economía y hacer la vista gorda ante una agresión golpista internacional en casos “especiales” como Venezuela? ¿Qué explicación darán los ilustres portavoces de la Casa Blanca? ¿Qué tan efectivo es el control antiterrorista originado el 11 de Septiembre para evitar la fuga de dólares destinados a conspiraciones internacionales? ¿Es más fácil controlar las cuentas de Bin Laden congeladas en Estados Unidos que rastrear el narcotráfico de dólares de un Carlos Dorado o un Gustavo Cisneros? ¿Cómo puede pasar impunemente por los aeropuertos de un país en alerta naranja, un paquete de 25 kilos de billetes verdes sin ser detectados por avanzados sistemas de vigilancia? ¿Qué carajo tiene la CIA que puede pasar por encima de la justicia mundial y proteger a unos mercenarios embarrados en la mierda de la droga y sus beneficios?

Ciertamente, debemos ocuparnos de las tropelías del dueto mayamero. Pero también es absolutamente necesario denunciar una acción delictiva que proviene del centro conspirativo ubicado en Washington y solicitar de sus instituciones o del congreso norteamericano un pronunciamiento que obligue e inicie una averiguación respecto a estos actos tendientes a desestabilizar y financiar acciones terroristas en contra del estado venezolano. Esto puede sonar ingenuo. Sin embargo, es necesario alertar al pueblo norteamericano y al mundo de este tipo de actividades y denunciar a los delincuentes que ha venido alojando la gusanera más reaccionaria instalada en la Florida.

Traficar con dólares en un país que exige declarar de estado a estado la posesión de diez mil dólares en efectivo a sus ciudadanos, no puede pasar por alto una aventura que tiene todos los ingredientes del lavado de fondos obtenidos por el narcotráfico. Gustavo Cisneros y su apéndice golpista, Carlos Dorado, deberían enfrentar la justicia en suelo norteamericano o, por lo menos, eso es lo mínimo que se espera de la tan cacareada justicia norteamericana y sus controles cibernéticos.

El delito no solo se ha cometido en suelo venezolano. También se cometió en suelo norteamericano y la administración Bush no puede obviar este elemento, por más sesiones de pesca que disfrutaran en la Gran Sabana Papá Bush y Gustavo Cisneros.

El estado venezolano está obligado a investigar y castigar la torcida negociación de estos “honestos” empresarios que no descansan en su afán de robarnos el proceso revolucionario. Eso es cierto. Pero, también existen elementos suficientes para involucrarlos en una investigación que sea presionada en las instituciones de justicia norteamericana. Que a la hora del escape, estos vagabundos se vean enfrentados a una corte en el país de las maravillas.

marioaporrea.org
msilvagayahoo.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5906 veces.



Mario Silva García

Comunicador social. Ex-miembro y caricaturista de Aporrea.org. Revolucionó el periodismo de opinión y denuncia contra la derecha con la publicación de su columna "La Hojilla" en Aporrea a partir de 2004, para luego llevarla a mayores audiencias y con nuevo empuje, a través de VTV con "La Hojilla en TV".

 mariosilvagarcia1959@gmail.com      @LaHojillaenTV

Visite el perfil de Mario Silva García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Mario Silva García

Mario Silva García

Más artículos de este autor


Notas relacionadas