Violencia: estrategia electoral oligarca

Actualmente son muchos los oligarcas que sufren tanto porque no se les escucha, porque les pagan mal al ignorarlos, y que creen que su experiencia es valiosa para cualquier gobierno. Además sienten que al ignorarlos el gobierno no puede solucionar los problemas que a ellos les aquejan, porque el imperialismo les enseño que solo con ellos se puede solucionar los problemas de toda la humanidad. Con ese complejo la oligarquía local espera ser considerada para resolver su parte.

Para la oligarquía la libertad esta relacionada solo para su clase con la administración perpetua de los poderes. Esta es la abstracción hacia la cual apunta la crítica escolástica del capitalismo, en realidad ahí no hay más que el esqueleto jurídico interesado en un conjunto de leyes que comporta sobre todo la participación de la oligarquía, parte de la clase media, traidores militares y civiles del gobierno para derrocar al presidente Chávez, sin considerar que ni ellos ni el oficialismo disponen de un líder capaz de reemplazarlo. Describir así la libertad bajo el ángulo de sus garantías es, describir la libertad bajo la actividad de un gran laboratorio manejado por los Estados Unidos y su caja chica que influyen los golpes de estado. Y la verdad que es preciso situar este ultimo elemento como el de mayor violencia dentro del sistema en el cual se desenvuelve la oligarquía. La afirmación de sus derechos es para este minúsculo grupo de gente la afirmación de la iniciativa imperial de suprimir a toda costa los procesos revolucionarios en países petroleros.

El monopolio de la información por parte de este grupo oligarca y desestabilizador es incompatible con una revolución, no por razones formales, sino porque evita la socialización de la imaginación. Sin esta productividad de la inteligencia las soluciones nuevas no trascienden y el pueblo olvida con demasiada frecuencia que la revolución es también la creación de nuevos sistemas en las cuales el esfuerzo personal suma para el resultado colectivo de crear ese nuevo modelo. Estos medios de comunicación al servicio del imperialismo evitan omitiendo los logros y éxitos del gobierno, además conciben de manera irreal la libertad y autonomía lograda por el pueblo venezolano y el presidente. No así la violencia, donde machacan día y noche haciendo de este flagelo un tema de campaña política electoral.

Sus medios de comunicación manipulan el dolor y las estadísticas oficiales. Violencia promovida por ellos ante la frustración de quedar en el olvido del pasado. La historia no los recuerda por lo lamentable de los resultados obtenidos en su gestión. Pretenden definir la libertad y la violencia por separado, es imposible definir una sin la otra. Donde la protesta, las marchas son legales, declararse en paro o en huelga es utilizar los beneficios de los derechos y las libertades. Donde no lo es, es recurrir a la violencia, y ustedes oligarcas utilizan todo un arsenal constitucional PARA LA DESESTABILIZACION, sin embargo impulsan la violencia. La historia de esta revolución les enseña que hay transformaciones fundamentales que se producen sin violencia, Uds. oligarcas han promovido episodios de mucha violencia como en el 2002 han matado ha mucha gente sin conseguir ninguna transformación fundamental. Ahora continúan promoviendo una contrarrevolución de opereta para continuar matando.

La violencia no tiene carácter revolucionario. Históricamente ha sido un arma utilizada por la contra revolución. Mas ha servido para reprimir y para oprimir que para liberar. Los tres grandes modelos de la extrema derecha: el fascismo, el nazismo, el imperialismo, tienen como origen la violencia bajo la modalidad para militar y sus diferentes formas. El terrorismo de estado es otra de ellas promovida por el imperialismo estadounidense resguardado bajo un marco jurídico vaciado en su espíritu, al interior de las naciones satélites de los norteamericanos.

La oligarquía no es prudente cuando recomienda la acción ilegal contra el gobierno bolivariano. Lo hacen todos los días, más aun por el tema de los inhabilitados. Este grupo de oligarcas ante la permisibilidad del gobierno tiende excesivamente a infringir la legalidad para desembarazarse del presidente Chávez, sin importar ahí si que tipo de violencia utilizaran y las consecuencias violentas de ese acto. Existe una no violencia aparentemente mas violenta que ciertas brutalidades espectaculares. La violencia política no solo se reduce ha disparar un arma, la insurrección es mucho mas rentable cuando ciertos trampolines constitucionales los inhabilitados quieren cuidar celosamente, ya que les sirve de punto de partida y también de punto de repliegue en caso de fracaso. Lo que los salva de ser completamente quemados.

La violencia no tiene mas contenido revolucionario o contrarrevolucionario que contenido medico para si mismo el bisturí. Creer que basta emplear la violencia en cualquier manera para destruir la revolución es creer que basta clavar un bisturí en cualquier parte del cuerpo para curar. Por lo demás existen varios tipos de violencia. De la misma manera que la violencia no es en si revolucionaria ni contrarrevolucionaria, es igualmente falso hablar de” la violencia.”La violencia no es ilegalidad cuando mas legalidad hay en una sociedad, es decir cuando mas impregnada de resultados revolucionarios esta. Entonces más sutil es la violencia, apuntando a blancos bien elegidos, actuando sobre articulaciones reales. Cuanto más se articula con la ley mayor es su eficacia, porque obtiene el máximo de ventajas exponiéndose al mínimo de medidas de retorsión. Boicotear los transportes públicos en la ciudad es una acción mucho más violenta que marchar insultando por las calles.

La oligarquía utiliza la violencia maniobrera, día tras día. Lucha centrada primero alrededor de conflictos de resonancia local, típicos del racismo norteamericano alrededor de un barrio, en la cual el sermón del domingo en la iglesia se tiñe de político. Cuanto más democrático es una sociedad, mas fácil le resulta a la violencia manifestarse en ella, pero mas difícil dar a esta violencia una eficacia revolucionaria. Cuanto mas elevado sea el nivel de tolerancia, es decir, cuanta mas formas de oposición autoriza la ley, mas bajo son los resultados políticos contra la violencia.

Tampoco quiero decir que los logros revolucionarios se logren tan solo por la vía parlamentaria, en el amplio sentido de la palabra, mediante negociaciones y acuerdos entre perdedores y ganadores. Esta imagen sentimental resulta un blanco demasiado fácil para los críticos capitalistas, si por estos términos se entiende simplemente que hay que esperar de la buena voluntad de los desestabilizadores, imaginen lo burda que será la antítesis. En la cual la revolución será abolida por una acción violenta o el capitalismo erradicado de un solo golpe. El capitalismo solo ha sido abolido en los países que jamás ha existido.

Las relaciones entre grupos sociales son ciertamente relaciones violentas entre dominados y dominantes. Pero es falso decir que toda conquista parcial es una aceptación del principio de la dominación. Si así fuera estaríamos todavía en plena esclavitud. El error se comete en las dos direcciones: la extrema derecha y los ultras de la izquierda, sin llegar a ser radicales sosteniendo un punto de vista crítico y auto crítico. Es igualmente falso decir que la única forma de violencia es el terrorismo o la güerilla, en muchos casos estos métodos son necesarios como coacción, son innumerables y varían según las circunstancias.

Ejercer una actividad revolucionaria, es transformar la realidad acercándose al modelo con el cual se desea sustituir el existente. La revolución es el medio que permite esta transformación, su validez no se mide solamente por la magnitud de la injusticia que se combate, sino por la probabilidad del resultado que se espera obtener. Pero sobre todo una revolución no es el resultado de la nueva clase de gobierno, sino por las múltiples transformaciones de la masa.

El clise de la revolución hecha por un puñado de hombres tomado del precedente ruso esta muy lejos de ser probatorio. Halagador para el narcisismo de ciertos revolucionarios que se creen especializados, este clise satisface la tendencia a la petulancia. Los jefes hablan de la espontaneidad de la masa, pero condenan la espontaneidad según criterios de ellos. Reprueban al pueblo cuando este pueblo parece desear reformas que no gozan del honor de su aprobación. Los trabajadores son considerados contra revolucionarios cuando se apartan de los esquemas que serian del agrado de estos jefes. Esta reintroducción del poder de las elites en la revolución es la principal causa de la deserción de la masa, en su inspiración en el proceso revolucionario de Venezuela.


rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2937 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: