Anverso y reverso de Chávez

A Chávez no se le puede hacer seguimiento a través de la lógica. De la lógica convencional y balurda.

De aquella que algunos suelen emplear en los análisis políticos tradicionales. Quien lo haga incurre en un grave error: siempre andará desorientado.

Por eso que el estribillo de los hinchas del Presidente, "Chávez los tiene locos", se acerca a la realidad.


¿Qué aconseja la lógica convencional? Que como Chávez es un loco que no sabe lo que hace; que no reflexiona; que es disparatero; que le falta escuela política, y por tanto es propenso a cometer errores, por consiguiente marcha hacia el abismo. Con ese cuento muchos se han equivocado y pagado caro la equivocación. Con ese cuento le daban poco tiempo en el gobierno, pero el personaje ya tiene diez años en Miraflores. Con ese cuento pronosticaban que sería derrocado por la Fuerza Armada o por una insurrección popular, y ni lo uno ni lo otro ha sucedido -salvo el 11-A que él supo aprovechar mientras sus enemigos pusieron la torta. Al contrario, cada día es más fuerte en el mundo militar y su popularidad está por 70%. Con ese cuento pronosticaban el caos económico, mas en cambio el país tiene el mayor crecimiento en la región. Con ese cuento le auguraron derrotas electorales, y sólo ha sufrido una, por mínima diferencia, en el referendo que él mismo convocó el 2-D. Con ese cuento se afirma que Chávez provoca el aislamiento internacional de Venezuela, cuando nunca como ahora el país cuenta con más poder de convocatoria y ha ampliado el espectro de sus relaciones con el mundo. Con ese cuento se dio por un hecho la destrucción de Pdvsa, pero resulta que la política petrolera de Chávez fue determinante en el fortalecimiento del precio del crudo y en la conversión de la empresa en puntal del Estado y la sociedad. Con ese cuento los adversarios de Chávez se metieron en miles de aventuras: golpismo, terrorismo, paros empresariales, guarimbas, y siempre salieron con las tablas en la cabeza.


¿Cuál es la razón del fracaso de tanto pronóstico pesimista y siniestras conjeturas? ¿Por qué siempre fallan los análisis de los expertos en política, economía, petróleo, relaciones internacionales? ¿Por qué los militarólogos geniales y los consumados intérpretes de la voluntad popular siempre pelan gajo? Una de dos: o sus análisis y pronósticos los preside el odio, la ignorancia, lo cual los distorsiona, o el hombre no es tan irresponsable como ellos piensan. No voy a decir que Chávez es un genio político. No me gusta un Chávez endiosado por el culto fanático de sus partidarios. Y sé que a él tampoco le atrae la exaltación mesiánica de su persona en la que algunos incurren por diversos motivos. Pero de que Chávez es algo diferente a lo que sus adversarios pintan, no hay la menor duda. Por eso está donde está, y ha tenido los éxitos que el odio enceguecedor le niega. Sus victorias han sido limpias, con la mismas armas y en el terreno de sus adversarios. Lo cual no les ha servido para captar sus singulares atributos de conductor popular y de consumado estratega político.

Pero no me preocupa lo que hasta ahora ocurre. Ese desprecio visceral que obnubila e impide enfrentarlo con inteligencia y en el marco democrático. No comprenden, por ejemplo, que Chávez le exija a las Farc renunciar a una línea pródiga en derrotas y acabar con la oprobiosa práctica del secuestro. En vez de entender lo que significa ese paso como contribución a la paz en Colombia y en la región, sus adversarios reaccionan con un simplismo desalentador. Cuestionan un paso político acertado y se muestran incapaces de descifrar las claves de la reunión Uribe-Chávez, luego de la tormenta que se desató durante meses. En vez de reconocerle su capacidad para revisar políticas oportunamente y despojar de subjetividad el ejercicio de la jefatura del Estado, se lanzan por el atajo de la descalificación personal y recurren a análisis superficiales. Ante la sensata iniciativa de elaborar una política para la transición de un presidente a otro en EEUU, que permita reformular la relación entre las dos naciones, saltan con el celo de quienes temen perder el privilegio de tratar con el Gobierno del Norte. No entienden que no se trata de rivalizar en la relación con EEUU, que para un gobierno revolucionario siempre será difícil, sino de normarla y asumir temas de interés común. Igual con la próxima entrevista con el Rey de España y Zapatero. ¿Qué ocurre entonces? Que la jauría como siempre se abalanza sobre Chávez, lo cual fatalmente conduce a desastrosos errores. Mientras tanto, Chávez sigue adelante con su proyecto de país, en contraste con los que no lo tienen.

Cuidado si el próximo 23 de noviembre no da otra sorpresa.



LABERINTO

¿Qué hay detrás
de la relación Álvaro Uribe-Juan Manuel Santos? Cuando el Presidente lo nombró ministro de Defensa le dijo a Chávez sin que éste se lo pidieraque le aseguraba que cuidaría que Santos controlara su conocido antichavismo. Vana promesa.

En público y en privado, el ministro no pierde oportunidad de disparar contra el gobernante venezolano y su proyecto político, sin importarle las consecuencias...

Lo hace tanto
en foros nacionales como internacionales. Pero lo que está en el trasfondo es algo aún más grave: un plan que puede conducir a un enfrentamiento bélico fríamente calculado.

El poder de Santos se ha consolidado al extremo de rivalizar, prácticamente, con su jefe. Cultivando el antichavismo, despotricando del gobierno bolivariano, estimulando resortes antivenezolanos y solapadas ambiciones territoriales de sectores oligárquicos del vecino país, y, sobre todo, del estamento militar, Santos hace política para beneficio personal...

Pregunta obvia:
¿hay una línea uribista y otra santista? ¿Dónde termina una y dónde comienza otra?...

¿O sólo
es la misma línea; o las dos caras de la moneda? Lo pongo de otra manera: ¿se trata de una obra teatral donde Uribe es el bueno mientras Santos es el malo?...

Estas consideraciones
las genera el incidente que, horas después de la reunión UribeChávez en Falcón, provocó deliberadamente el ministro Santos. A Uribe no le quedó otra salida que reconvenir, pero en forma genérica, a sus funcionarios para que cuiden el trato a Venezuela, y Chávez, que no tiene pepitas en la lengua, dijo que si su ministro de Defensa hubiera actuado como lo hizo el colombiano, lo habría destituido en el acto.

Claro: no es lo mismo.

Porque Santos es un poder nacional y trasnacional, y una decisión de tal envergadura provocaría un delicado quiebre en el establecimiento colombiano. La autoridad de Uribe fue desafiada de nuevo, y está por verse cómo reaccionará y en qué momento...

Cada vez
que alguien tiene que responder ante la justicia invoca la condición de perseguido político. Es la guarimba de la impunidad...

A la filtración
de la ponencia del magistrado Rondón Haaz sobre las inhabilitaciones, se le ve el bojote. Por cierto, la marcha del sábado 12 fue desalentadora para los convocantes. Reunir a no más de 2.000 personas deja mal parada la causa: revela poco apoyo popular...

El carmonazo
avanza en Argentina.

jvrangelv@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2701 veces.



José Vicente Rangel

Periodista, escritor, defensor de los derechos humanos

 jvrangelv@yahoo.es      @EspejoJVHOY

Visite el perfil de José Vicente Rangel para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Vicente Rangel

José Vicente Rangel

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a60781.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO