Factor crucial, petroleo y militarismo

En la mayor parte del mundo las áreas geográficas petroleras, presentan hechos con grandes diferencias que determina el militarismo imperial. Ha dado como resultado en 8 países la acumulación de cantidades tan grandes de riqueza y de poder para unos cuantos, quienes determinan que las naciones ubicadas al sur sean barridas sin miramientos ni escrúpulos.

Este incremento de poder por parte de los Estados Unidos y Europa, han forzado para siempre cambios en la escala de valores entre las poblaciones del mundo. Esto quiere decir que en los acuerdos, convenios, con las multinacionales petroleras especialmente, y con los organismos económicos FMI, BM, OMC. Los ministerios de defensa de estos países del G8 han estado presentes siempre, por los intereses no solo económicos. También por ese ego superior característica de la pobreza mental de quienes rigen los imperios y las monarquías. Prepotencia al “ayudar” Prestarnos dinero para llevarse nuestros recursos. Tamaño despropósito este.

El requisito fundamental para la supervivencia de nuestros países a lo largo de la historia, es la subordinación de todos los demás valores a los fines políticos que impone el pentágono para estas naciones usando la casa blanca, su inquilino de turno y a la Unión Económica Europea. Estas potencias “permiten” tener armamento, que ellos mismos nos venden y deciden cual si y cual no, siempre que sea defensivo, lo mismo le dicen a nuestros vecinos y a los vecinos de este, solo permiten adquirir armamento defensivo. Para eso utilizan las patentes, es la letra más pequeña de los contratos, después le sigue los repuestos, estos están sujetos a la buena conducta de los subordinados, calificada como obediencia total, de parcial para abajo los países corren el riesgo de ingresar a la lista del eje del mal, y al permiso de la ONU para que te invadan.

Por lo general, las áreas geográficas petroleras, están rodeadas de naciones coronadas como Miss satélites, Arabia Saudita, Kuwait, Israel, Colombia, Nigeria, Sud África, y a sus gobernantes como aprendices de asesinos. Simultáneamente crean la satisfacción para un número suficiente de hombres, aglutinados en las fuerzas armadas, para poner su armamento en alquiler a disposición del Estado. Solo así cuentan los EEUU con los medios para reproducir su industria bélica, convertida en el baluarte del departamento de estado y en la segunda pata del sistema económico de los Estados Unidos actualmente. De eso se asegura el militarismo norteamericano.

El ancestral egoísmo de las potencias imperiales se da por haber especializado a naciones enteras, desde la colonia a suministrar materias primas, y por negar a esas naciones la oportunidad de industrializarse. Este móvil continúa hoy. El imperialismo norteamericano y las monarquías europeas, con mucho poder cultural en Europa, no debemos subestimar ese poder, garantizan la expansión y el sostenimiento de sus imperios con sus sistemas comerciales y militares, imponiendo su tecnología como factor decisivo cultural en los pueblos oprimidos por la pobreza, imponiéndose el conformismo de masas y el individualismo oligarca del sistema neoliberal.

Esas mismas alianzas del mundo capitalista globalizado de hoy, evitan la autonomía de ningún país, ni siquiera los EEUU es una nación autónoma, depende de los recursos y alianzas en el mundo entero para sobrevivir explotando, peor sus dependientes del G7. Las alianzas militares, el petróleo, las relaciones económicas con los Estados Unidos, por el dólar como moneda comercial, evitan la autonomía de ninguna nación, todas están conectadas entre si.

Los EEUU unilateralmente destruyó una parte esencial de las normas monetarias que ellos mismos crearon, para restituirlas militarmente en todas las zonas petroleras del mundo. Lo mas notable de lo lamentable de esta situación es que estos episodios fueron anunciados al mundo después del derrumbe de los edificios en New York, por lo tanto eran situaciones previstas y la ONU no hiso nada, absolutamente nada, este organismo es cómplice de la hegemonía imperial.

La arbitrariedad de la guerra obliga a levantar la mascara que oculta o disimula el interés del imperio por el petróleo. El petróleo ha garantizado que se empleen medios que no son morales en la relación entre la tecnología y los valores destinada a servir al poder, pero que no puede servir a los pueblos, porque destruiría los fines que el capitalismo persigue. Entre estos fines esta la libertad militar para programar la política del departamento de estado en el mundo, de lo contrario la casa blanca puede amanecer rodeada de tanques. Esto es un decir, el presidente de los Estados Unidos es el comandante en jefe en los papeles, pero la realidad es otra. El presidente de turno tiene que negociar con ellos, el poder político de los militares es enorme, no sea visto nada igual desde la segunda guerra mundial, y hoy planean otro orden mundial.

El poder político del pentágono y la OTAN en las decisiones mundiales, es el factor crucial en este siglo.


rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2619 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas