Socialismo, moral y religión

Las tres con algo en común, aglutinan e influyen masas, la moral y la religión con principios y valores de doble vía.

El socialismo es un sistema social que representa la forma resolutoria de la contradicción capitalista en la sociedad, con los sistemas económicos, políticos, culturales. Al investigar el marxismo en el pensamiento teórico de sus fundadores, como en la doctrina hoy oficialmente reconocida, se ve inequívocamente que entre esta y la realidad social del presente, hay un abismo cada vez más pronunciado. Ante todo la fundamentacion científica del socialismo con la teoría social, con sus rasgos y características, no puede resistir la confrontación científica con la realidad.

Rusia, China, Nicaragua, Venezuela, Brasil, Argentina, Bolivia, Ecuador, Uruguay, nos enseñan esta realidad. Que el socialismo tal cual hoy, tiene un atraso de 200 años. Las contradicciones económicas y sociales insuperables sin poder apartarse de los cambios climáticos, siempre más profundas que deberían llevar a la supresión del capitalismo, con tantos años de lucha continua no se ha cumplido en forma concreta.

Hoy somos mas los pobres más pobres, ni la pérdida paulatina de la producción en los países explotados, han llevado al capitalismo ha evolucionar, como sistema de progreso, pero si, para casi suprimir la revolución socialista en los países de la tierra, seguimos siendo segundos, México, Perú, Colombia, excepto Nicaragua y Ecuador, hoy nos enseñan que es necesario reestructurar el socialismo para América Latina. Las viejas estructuras políticas socialistas necesitan renovarse y cambiar la interpretación socialista a las culturas y desarrollo actual de nuestros pueblos, de las nuevas generaciones con sus actuales conocimientos sobre el desarrollo social y manejo tecnológico.

No hay duda de que la situación de los pueblos del mundo nos esta diciendo que las ideas marxistas son históricamente ciertas. Pero mantener dogmáticamente la vieja teoría e interpretación que se aplique sin distinción, lo mismo a los países desarrollados e industrializados, que a los subdesarrollados, no hacen sino que la ideología socialista en esos países altamente industrializados, queden cada vez mas desacreditadas.

Es inmediatamente necesario realizar una reingeniería del socialismo, para enfrentar al capitalismo actual como lo manifiesta el camarada Chávez en su llamado al socialismo del siglo XXI. Buscar los métodos reales, específicos, satisfactorios, para acabar con el procesos globalizado de empobrecimiento de explotación, de miseria y, elevar la conciencia nacional implementando nuevas capas burocráticas vigorizando la población, eliminando el regularismo, implantando reformas agrarias radicales, son algunas de las tesis a seguir. Son algunas para reestructurar al socialismo latinoamericano, con prontitud, eficacia sin dilatar los procesos en el tiempo, desaprovechar una hora, un minuto, es desaprovechar la esencia de la revolución, ese es un grave error que ha costado procesos en nuestro continente, de no que lo diga el 2D.

La moral es un sistema de reglas de conducta de origen histórico, que en una horma generalísima fijas las acciones o aptitudes socialmente útiles o perjudiciales, pero que casi siempre se llevan a cabo por interés. Las normas morales expresan los intereses generales de los hombres, en cuanto correspondan fundamentalmente a intereses económicos. La moral surgió y se desarrollo como generalmente mundana, como medida social de las personas, como código reconocido de sus versiones interesadas, cuando estas estaban de acuerdo con alguna clase social. En realidad no existen reglas morales absolutas, ni su origen es celestial, son el resultado de largas experiencias trasmitidas de una generación a otra, en sociedades donde sus miembros poseen intereses comunes, sentimiento de pertenencia y de mutua dependencia, se van desarrollando a través de las generaciones, ciertas normas de su vida cotidiana en la comunidad.

En el aspecto moral el tiempo también nos ha enseñado de un modo u otro que un gran número de miembros de los partidos políticos, verá en las metas asumidas, no solo una salida de sus posición social, sino la liberación de todos aquellos con los que se encontraba vinculado en sus entorno de manera interesada por ocupar la misma situación y posición. Se daba por presupuestado que esos miembros del partido eran hombres que solo luchan por los intereses del socialismo y que Iván a estar entregados a los intereses de las masas, a los suyos propios. Esto resultó ser una ingenuidad total, y aunque no se formule expresamente, se trata de una exigencia moral muy particular para los dirigentes políticos, que va anexa a la idea de que se trata de una élite éticamente representativa del pueblo.

La mayor parte de las religiones más extendidas e influyentes han asumido en forma divinizada determinados mandatos morales para fabricar sustitutos espirituales de las necesidades e intereses terrenales no realizables, pregonando conversaciones celestiales de la justicia frente a la injusticia social. Los influjos religiosos en gran parte y con una gran mayoría de la burguesía eclesiástica, han debilitado de diversas formas la fuerza emotiva de los pueblos, operando y manteniendo una mansedumbre y acomodación de las diferencias existentes en la sociedad, finalmente permitiendo una represión continuada por casi 2000 años de la moral capitalista de la iglesia.

La religión, en el caso de millones de personas es una necesidad real, un modo de expresión espiritual. Es el fundamento superior de sus anhelos terrenales. Los conflictos de intereses, los cambios sociales para mudar los sistemas, afloran también en fuertes movimientos religiosos defendiendo su posición en determinada clase social. Tanto mas se imponen los intereses religiosos sin la ética moral que predican pero que no practican.

rcpuma061@yahoo.com






Esta nota ha sido leída aproximadamente 5916 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: