Alerta máxima frente a sus reacciones terroristas con la asesoría de la CIA

Referendum revocatorio: la mayor derrota de la oposición

La mayoría de los medios de información escritos y radioléctricos, dentro de
sus irreflexivas conductas, no cesan en su empeño por pretender
desestabilizar las instituciones de la democracia sobre la base de seguir
mintiendo a cada minuto y de manipular y desvirtuar todo cuanto acontece
para mostrar a un país a punto de irse por el despeñadero, como única opción
orientada a tratar de crear condiciones que, en el criterio de las fuerzas
opositoras a las que pertenecen y que de hecho representan en posiciones de
vanguardia, como los auténticos Comandos Centrales Golpistas, definidos así
de manera acertada por el Presidente Chávez, conduzcan a la caída forzosa de
su gobierno.

Sin embargo, la Venezuela real está muy lejos de como quieren mostrarla al
mundo con esa campaña mediática. El FMI y el BM pronostican para Venezuela
un crecimiento entre el 7% y 10% para el próximo año. Las calificadoras de
riesgos observan que el país avanza en franca recuperación y como hechos
singulares ocurre que la UNESCO, por ejemplo, aplaude los grandes logros de
la revolución en materia educativa a todos los niveles, destacándose entre
otros muchos, la alfabetización de un millón de venezolanos en menos de
cuatro meses y el haber incrementado la inversión en el área del 2,5% del
PIB que lo fue hasta el último año del gobierno del "puntofijismo", al 6,5%,
lo cual ha permito elevar la matrícula escolar del 45% al 65% y ofrecer muy
concretas oportunidades de estudio a quienes estuvieron excluidos del
sistema, desde el preescolar, hasta el nivel de pregrado. La UNICEF, por su
parte, no solamente observa muy complacida los esfuerzos que hace el
gobierno de Venezuela en favor de los niños maltratados y abandonados, sino
que admite como ejemplos a seguir por otros países, las normativas que han
sido dictadas para su mayor cuido, contenidas en la Ley de Protección a los
Niños, Niñas y Adolescentes. De otro lado, la OMS aprecia con gran
satisfacción el extraordinario programa dirigido a crear con la mayor
audacia la red primaria de salud, bautizada como "Plan Barrio Adentro", a
través del cual han sido atendidas en algo menos de siete meses de iniciado,
a alrededor de 850 mil personas, cifra esa que se elevará a más de un millón
doscientas mil para antes de que finalice el presente año. Los presupuestos
en salud y educación por primera vez en la historia del país superan con
creces cada uno de ellos al asignado al Ministerio de la Defensa y las
reservas internacionales se acercan a un nivel récord de 20 mil millones de
dólares, entre otras centenas de acciones gubernamentales que apuntan hacia
un avance sostenido y muy sólido del desarrollo del país, que pasan por el
mayor estímulo al cooperativismo en todas las áreas y el otorgamiento de
créditos blandos a la pequeña y mediana industria, que ya ubican a Venezuela
entre las cinco primeras economías de la América Latina.

Resumen ciertamente muy somero de algunos de los logros trascendentes del
Gobierno de Chávez, pero que, sin duda alguna, muestran una realidad
incuestionable acerca de que Venezuela está muy lejos de caer en un abismo.
Pero todo esos logros que van en beneficio del colectivo y que los medios
deberían informarlos al país como prestadores de un servicio público que son
y que por ley les corresponde hacerlo con veracidad, equilibrio y
objetividad, no lo hacen y optan por la antiética conducta de ocultarlos, y
de manera irresponsable y falaz se empeñan en mostrar, por el contrario, de
forma persistente a un país totalmente destrozado, donde todo lo que el
gobierno hace, no sirve para nada.

Esa guerra mediática llega a sostener de forma reiterada, apoyada en
falsedades de todo calibre, que el país se ha aislado de la comunidad
internacional, cuando acontecimientos recientes lo desmienten, como es el
hecho de que en la reunión en Santiago de Chile en semanas pasadas, la
Comisión de los Derechos Humanos de la OEA, votó la designación de un
venezolano como miembro principal de su cuerpo directivo y como cuestión que
llamó poderosamente la atención, en ese mismo evento, los Estados Unidos de
Norteamérica perdió la representación que siempre tuvo en ese Organismo
desde su creación en 1.969. Ocupa, además nuestro país, en los actuales
momentos y desde hace más de dos años, la Secretaría General de la OPEP,
luego de una ardua tarea acometida por el propio Presidente Chávez, dirigida
a rescatar los precios del petróleo que estaban cuando asumió el mando en
1.998, en apenas siete dólares y menos el barril. Hoy su precio fluctúa
entre $22 y $26 por barril. Igualmente Chávez ocupó la presidencia del Grupo
de los 77 hasta hace pocos meses y se dispone a asumir la Presidencia del
Grupo de los Quince en las próximas semanas y como acontecimientos
relevantes, su gobierno ha relanzado con brío los vínculos comerciales del
país hacia todos los confines del globo, que le han permitido suscribir
convenios de asistencia financiera y de inversiones muy concretas en las
áreas del transporte, almacenamiento, comunicaciones, agricultura,
manufactura, electricidad y, fundamentalmente, en el área de los
hidrocarburos, petroquímicos y mineros. Es importante señalar que,
excluyendo esta última área, la inversión extranjera creció al finalizar el
tercer trimestre del año en curso, con un incremento del 339,37% en
comparación con el mismo período del año 2.002.

De manera que el país, como se observa, en lo absoluto está aislado de la
Comunidad Internacional, sigue una audaz y excelente política internacional
que le abre perspectivas inmensas en el mediano y largo plazo para su
desarrollo endógeno que le permitirán crear una infraestructura sólida en el
campo industrial en general, así como en el medio agropecuario. A la fecha
se estudian proyectos que tienen que ver con la fabricación de tractores,
vehículos de tracción, avionetas, sistemas de riego y muchos otros equipos
imprescindibles para su desarrollo, con la estrecha cooperación de Brasil,
China, Francia, Inglaterra y Noruega, sin descartar a otras naciones que,
entendemos, han estado haciendo "lobby" en el país con miras a hacer lo
propio sobre las base de sus potencialidades tecnológicas. Se adelantan
programas de gran envergadura en la producción agrícola, con la siembra de
soja, sorgo, arroz, maíz, caraota y otros cereales, que apuntan en el
mediano plazo a que el país satisfaga sus necesidad en esos rubros y de esa
manera no tenga que recurrir a la importaciones.

Por supuesto que esa conducta perversa de manejar los medios al margen de
toda racionalidad y al servicio de intereses retrógrados tanto nacionales,
como foráneos, se les ha venido revirtiendo de forma tal que la mayoría de
los medios escritos atraviesan por crisis económicas muy severas, al punto
de que sus respectivas plantas de periodistas han tenido que reducirlas a su
mínima expresión, así como disminuir los tirajes y, obviamente, el tamaño de
las ediciones (el diario El Nacional, por ejemplo, salía a la calle todos
los días con un ejemplar de hasta seis o siete cuerpos y hoy en día, a duras
penas, saca dos únicamente). Igual ocurre con los medios televisivos y de
radio, en donde el perjuicio ha sido un poco menor, pero también acusan
situaciones no deseadas por unas empresas que registraban ganancias
fabulosas hasta hace menos de dos años, cuando resolvieron abandonar su misi
ón de informar y asumir el rol de partidos políticos enguerrillados y
fascistas. Se rumorea, con mucha insistencia, que uno de esos canales se
encuentra a punto de quiebra (?).

Ahora se preparan con el referendum mostrando una euforia hipócrita, a
nuestro modo ver, pues hasta para el observador menos acucioso se hace
patente su escasa capacidad cívica como para derrotar a un presidente que
goza de una gran popularidad. Y es por ello que no abandonan sus posturas
golpistas, pues están plenamente convencidos de que su fuerza electoral ni
siquiera les garantiza la posibilidad de reunir el mínimo de votos para
solicitar el referéndum revocatorio en contra del Presidente Chávez. Las
cuentas son muy sencillas. Venezuela tiene 80% de pobres, de los cuales el
30% se encuentra en estado de absoluta miseria, por lo que en cabeza de
nadie es posible que sea admitida la especie que han estado publicitando por
allí los factores adversos y golpistas, que más del 70 de la población
apuesta a la salida del Presidente. Son mentiras que ni ellos mismos se las
creen, pero que las utilizan con miras a abonar las acciones de vandalismo y
del mayor terror que, sin duda alguna, van a provocar cuando adviertan que
no fueron capaces de sacar a Chávez en el marco de la Constitución.

Las denuncias recientes de los diputados Nicolás Maduro y Juan Barreto sobre
la directa ingerencia de la CIA en nuestros asuntos internos, por la vía de
entrenar cuerpos de terroristas para desestabilizar la institucionalidad
democrática, son evidencias claras de una oposición que sabe que será
derrotada de forma aplastante al saberse incapaz de convocar a un referéndum
revocatorio con el cual ha venido engañando a sus seguidores, desde que les
hizo ver que no era necesario llegar hasta agosto para ello, sino que a
través de un simple consultivo, transformado por obra y gracia de sus muy
brillantes asesores legales, en revocatorio, era más que suficiente para
salir de Chávez en febrero pasado.

Ante ese pronóstico que hacemos, se hace necesario que entendamos, sin
mayores rodeos, que efectivamente la oposición no asimilará esa derrota de
manera pasiva y dentro de lo que demandan los elementales principios de la
democracia, sino que tratará de generar el mayor caos y confusión posibles
dentro de la población, con miras a reeditar los sucesos del 2.002, como una
salida desesperada, sin medir sus consecuencias, pero sólo para dejar muy en
claro que su locura no tiene límites, "ni fecha en el calendario..." Es por
ello que el gobierno nacional y las fuerzas revolucionarias que lo
respaldan, trabajadores, estudiantes, profesionales en general,
intelectuales, artistas, pequeños y medianos productores, clases bajas,
medias bajas y medias, campesinos, pescadores y todos quienes de alguna
manera apoyan este proceso de cambios que busca consolidar una patria para
los venezolanos en justicia, en paz y en donde la soberanía sea su primer y
más importante estandarte y la solidaridad su mayor recurso de progreso y
bienestar, se mantengan en alerta máxima y sólidamente unidos como única
garantía que va a permitir asestarle a esa oposición, la última y la mayor
de las derrotas que haya podido sufrir alguna vez agrupación terrorista y
fascista en los últimos 50 años de la historia de nuestra América Latina.




Esta nota ha sido leída aproximadamente 3172 veces.



Iván Oliver Rugeles


Visite el perfil de Iván Oliver Rugeles para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Iván Oliver Rugeles

Iván Oliver Rugeles

Más artículos de este autor


Notas relacionadas



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a5368.htmlCd0NV CAC = Y co = US