Cortes de ruta en la vía al ALCA

Publicado en www.argenpress.info

Buenos Aires, 7 de octubre.- Noviembre parece perfilarse como un mes decisivo en las tendencias del continente. Sobre todo, en el plan de reformatear comercial y políticamente el hemisferio, lo cual no es poca cosa. Entre el 5 y el 29 concurrirán en el calendario del último mes del año, 7 reuniones clave. comenzará con la del Acuerdo de Libre Comercio de las Américas, seguirán las del Mercosur, la Comunidad Andina de Naciones, el Mercado Común Centroamericano y la Comunidad de Naciones del Caribe (CARICOM). Todas deberán resolver sobre las nuevas relaciones entre Latinoamérica y los Estados Unidos, cuyo centro actual es el ALCA.

De lo que se defina en esas cónclaves surgirán señales para saber hacia dónde se dirigen los nuevos gobiernos latinoamericanos. Pero también, para determinar el destino de lo que Washington definió como su estrategia central hemisférica, después del derrumbe de las Torres Gemelas: el ALCA.

El síndrome Cancún

El fracaso de la Organización Mundial de Comercio (OMC) en Cancún, en septiembre pasado, la fuerza inesperada del nuevo grupo defensivo de países llamado G-22, con Brasil. India y Sudáfrica a la cabeza, y la masiva campaña continental contra el ALCA, acaudillada por el gobierno nacionalista de Venezuela, son obstáculos en la “vía rápida” (o Fast-track) votada en el Congreso de EE.UU. en agosto de 2002.

Es más fácil cuando o dicen ellos mismos. Por ejemplo, Mario Marconini, director ejecutivo del Centro Brasileño de Relaciones Internacionales, de Rí­o de Janeiro, lo planteó sin temores: "Para mí­, el riesgo es que no se llegue a un acuerdo de libre comercio para la región, y que sólo se logren acuerdos bilaterales". (Dow Jones Newswires, 19 de septiembre 2003). Más timorato, el Representante Comercial de Estados Unidos, Richard Mills, reconoció que “el revés de Cancún implica que la actual ronda de la OMC no concluirá para la fecha lí­mite del 1 de enero del 2005, aunque no renunciamos al objetivo estratégico de firmar el ALCA en la misma fecha”.

Después de Cancún ha surgido un grave temor en Washington. “Se espera que el mayor paí­s de América Latina mantenga esta postura belicosa cuando traslade su atención a las negociaciones para el Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA), que es liderado en forma conjunta con Estados Unidos.” La presidencia rotativa del ALCA está en manos de Brasil y Washington desde noviembre de 2002, cuando salió de las manos de Ecuador, que se limitaba a cumplir las órdenes de Robert Zoellick, el Representante Comercial Hemisférico de USA. Antes, la presidencia la detentó Canadá, entre mayo de 1988 y octubre de 1999, y Argentina, entre noviembre de 1999 y abril de 2001, que hacía lo mismo que Ecuador.

CAN-Mercosur, entre la retórica y la defensa

La CAN deberá definir con el Mercosur, a mediados de noviembre, el papel definitivo que deberán llevar a la Cumbre de los 9 presidentes el 31 de diciembre. Ese día final, tendrán sólo dos opciones: Proclamar un Tratado de Libre Comercio común, o, repetir la gastada retórica sobre “integracionismo” de papel.

Desde el 2000, la CAN y el Mercosur, vienen explorando las posibilidades de una integración comercial. Esto comenzó con una propuesta del presidente venezolano, en agosto de aquel año, que tuvo poca acogida al comienzo.

Pero las rudas transformaciones políticas del Cono sur, durante el año y medio siguiente, obligaron a una reconsideración del asunto.

La crisis de Argentina, abrupta y peñascosa, que llevó al gobierno de Kirchner y su “modelo K” de hacer política, fue seguida de sorpresas electorales. Los triunfos de Ignacio “Lula” da Silva en Brasil y del coronel ex nacionalista Lucio Gutiérrez en Ecuador, fueron los más resonantes. Pero en 2002 el dirigente socialista cocalero Evo Morales, casi gana las elecciones en Bolivia. Más recientemente, Nicanor Duarte Frutos, un heterodoxo poco neoliberal, del Partido Colorado, asumió el gobierno de Paraguay.

Estos gobiernos son apenas ecos confusos en “las alturas” de la masiva resistencia social a los desastres neoliberales en el continente. En algunos casos, como el de Ecuador, el eco terminó en disonancia. Pero conformaron un cuadro subregional distinto al de Menem, Cardoso, Wasmosi, Toledo, Caldera, Batle, Frei, Lozada.

Estos cambios mostraron al Mercosur y la Comunidad Andina de Naciones, que debían aproximarse, aunque sea frente el espanto.

Las Comisiones Técnica y de Estrategia de Estado y gobierno, de cada uno de ambos bloques, preparan ahora las carpetas, borradores y resoluciones, para los encuentros de noviembre. Sin embargo, nada está asegurado. La resistencia avanza al compás de las negociaciones.

Las presiones del “lobby Zoellick”, el Representante Comercial de EE.UU. para el Hemisferio, son cada vez más fuertes. Vistas de conjunto, es una verdadera conspiración continental a favor del ALCA. La primera condición es la división del Cono sur, y dentro de él, el debilitamiento de Venezuela y Brasil. El primero por ser un gobierno enemigo del ALCA; el segundo, por el peso continental de Brasil, a pesar de que la resistencia de su gobierno es sobre todo diplomática.

Los datos registrados por EuropaPress, Venpres, Argenpress e International Press Service, indican que más de 22 millones de personas han votado en plebiscitos contra el ALCA, en Brasil, Venezuela, Colombia, Ecuador, Argentina y Chile.

Las marchas o actos condenatorios se cuentan por centenas con varios millones de personas reunidas, las publicaciones y medios que reflejan esa campaña abarcan sectores amplios de la población. En los casos de Brasil y Venezuela alcanza a millones de personas porque se sostiene en sectores del Estado. En Colombia, Bolivia y Ecuador, son grandes organizaciones de masas.

Peor es nada

Cancún y la resistencia social modificaron el curso de la estrategia pro ALCA. Desde mediados de 2003 se vienen tomando caminos laterales.

Jeff Schott, analista comercial de Institute for International Economics, en Washington, proclamó la urgencia de los acuerdos bilaterales. “EE.UU negocia con 5 paí­ses centroamericanos por un acuerdo en diciembre. En agosto, el representante de comercio anunció posibles acuerdos bilaterales con Colombia y República Dominicana. Hay otros países en espera y no sería una sorpresa si se intensifica el proceso a nivel bilateral", señaló Jeff Schott. (Dow Jones Newswires, 19 de septiembre 2003).

Noviembre es un mes decisivo para las relaciones hemisféricas; pero a nadie le queda duda que el camino al ALCA tiene a su paso varios cortes de ruta.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2568 veces.



Modesto Emilio Guerrero

Periodista venezolano radicado en Argentina. Autor del libro ¿Quién inventó a Chávez?. Director de mercosuryvenezuela.com.

 meguerrero00@gmail.com

Visite el perfil de Modesto Emilio Guerrero para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas