La Joya de la Corona

La conspiración esta armada, eso lo sabemos todos, pero no da resultado. Ganaron la Reforma sí; hay confusión en nuestro núcleo popular, arrecian las descalificaciones, arrecia el ataque mediático nacional e internacional, pero, ay Dios no pasa nada, San Marco e´ León bendito, como diría una de mis bellas abuelitas. No termina de ocurrir ese estado ideal que anhelan para dar el zarpazo; y mira que lo han agotado todas las fórmulas una y otra vez, hasta se han tirado la puñalada suicida al pescuezo, paro no hay béisbol, no hay gasolina, no hay navidad.

Ellos que denigran de Cuba, se autobloquearon, porque juncales faltó nada, nunca asumieron riesgos, los riesgos eran para nosotros, los pendejos (saludos, don Uslar, yo nunca te intenté plagiar, yo me respeté) y nos obligaron a padecer los rigores de la escasez de todos los servicios básicos.

Eso –de nuevo- no les dio resultado, se repliegan, analizan, se lamen las heridas y vuelven al ataque ciego, como ariete desbocado, vienen con todo de nuevo, cual macho cabrío y sienten gran emoción, no se la creen. Ya se creen ganadores, ya lo sienten, ya ven el hueso, como los adecos malditos en cargos importantes y corruptos. Así se proclaman a los cuatro vientos, están ciegos de odio y de satisfacción, nunca habían probado las mieles del éxito. Oh Dios, Oh Satán, pero no la aprovechan, virtud del Diablo en el lomo está. No, se estancan no tienen alma no tiene Patria Grande, no la quieren. Sus verdaderos móviles los sabemos, atizar un carachazo y después masacrarlo. No tienen proyecto de país, sólo les anima el odio y el revanchismo.

Arrecian la lucha, arremeten, no hay comida, no hay medicina. Aprietan la soga, nunca se la quitamos, sigue siendo de ellos. Obtienen declaraciones rimbombantes de altos voceros de Gringolandia-Humolandia. Se inflan de odio otra vez y de orgullo, se arrastran, reptan, se rebajan, se venden. Pierden su dignidad y su gentilicio, el odio los domina, reniegan del negro, del indio, de la mezcla, asco, asco al cacao, al coco, a las Fanias All Star. Reniegan de nuestra bella Venezuela, que bolas, grande eres Venezuela, que gran dama indoblegable, que mestizaje tan bárbaro, que buena haces la palabra del gran Gabo, te amo Venezuela.

Y ellos odian, ellos resienten. Ellos anhelan, ellos añoran, ellos saben y algunos no saben. Su Diablo pide lo suyo, es su dueño, les manada, son peones, son peonada. En economía no hay almuerzo gratis. Eso sí lo entienden. Ahogamiento y nada; ganan referendo de Reforma y nada. Todo igual.

No, no puede ser, este pueblo de mierda -como diría unos de sus líderes- esta hecho con miao y con mierda de conquistadores. Vamos pues, viene el apoyo, vamos a por Pdvsa, la Joya de la Corona. ¿Soberanía petrolera? Jamás, si ya te entregué la faja, era bitúmen. Expropiame, laudo arbitral. Servil agacho la cabeza, estamos perdidos.

Pero no, a lo lejos viene el pueblo noble no se dejó engañar, esta con nosotros. Vamos a guerrearnos. Aquí esta mi vida, no lo olvides. ¿No que no? ¿No produce?, podemos discutirlo luego. Pero es el pueblo bravo, el bravo pueblo que le maldito yugo lanzó, el de la lanza con el caballo en pelo. Tú lo sabes, ñero.

No cuadran las cuentas. Grandes titulares sólo de momento. ¡Oh! Sorpresa seguimos débiles, qué tiene el Mono, qué tiene el Macaco berrugoso. No doblega.

Tiene hambre de justicia, de frente alto, de orgullo, de dignidad de bravo pueblo, eso no lo entiende Wall Strett. Pero peor aún, lo respalda todo un País. Pilas todo un Pueblo, todo un Continente.

Apártate men viene el Pueblo, viene la sangre y el fuego. Vamos a todas. Échenle bolas. Aquí estamos. Y si me quedo sólo: Aquí esta este pecho, vente pues con misil, vente pues con nintendo, hamburguesa. Vente pues Mac Donalds, vente ñero, aquí te espero. Aquí hay montaña rebelde, échale bolas y échale bolas a no mentir. Te desafío, cabrón, si quieres lánzate, que como la quieras la quiero.

dcordovaster@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1445 veces.



Daniel Córdova Zerpa


Visite el perfil de Daniel Córdova Zerpa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Daniel Córdova Zerpa

Daniel Córdova Zerpa

Más artículos de este autor