Si festejamos el 23 de enero estamos festejando a la democracia burguesa

Hoy, se celebra el 23 de enero, sin un análisis crítico del momento histórico de la política que privo para las alianzas y que llevo a estas. Vemos como la derecha fascista y la izquierda tradicional rinden homenaje al derrocamiento de uno de los gobiernos más opresivo de la historia contemporánea nacional, burgueses y proletarios, derecha e izquierda,  fascistas y demócratas, oposición y gobierno, todos hacen de esta fecha una gran fiesta, todos coinciden de que el 23 de enero se genero una gran gesta histórica que nos trajo la “democracia”, apareciendo ésta como una categoría neutral, dentro de las formas de gobiernos “modernos” en el globo terráqueo; es el 23 de enero la gran fiesta de la democracia burguesa, entonces, ¿Qué podemos festejar los explotados y oprimidos?, a no ser que festejemos los muertos, la persecución, la explotación y el pillaje mas grosero que le ha sucedido a la nación.

¿Que política de “unidad “se llevo a cabo en la lucha anti perejinista y por que?

 El gobierno de Marco Pérez Jiménez, que nace del complot de la burguesía para derrocar al general Medina, (gobierno de corte nacionalista burgués, con premisas ”progresistas”) para montar un gobierno de derecha (Gallego-AD) para gobernar a su antojo, que luego con los mismos argumentos lo derrocan y se monta Pérez Jiménez. Este gobierno dura una década, y que al mostrar signos de agotamiento  por la creciente  resistencia popular que  ya había roto con el consenso político que muchos partidos mantenían,  por la resistencia firme de los comunistas y sectores de la izquierda de AD y URD, por el abandono de la burguesía que se enriqueció a costa de los grandes negocios con el gobierno; y el abandono del imperialismo yanqui que viendo el fin de un gobierno insostenible y que ponían en riego sus intereses, determina su caída, es verdad que un gran movimiento popular sale a la calle, que el derrocamiento traería nuevos vientos y colores dentro del mapa político del país, pero fue eso, nada mas fue eso, la salida de un hombre para montarse otros, era el reparto de la nación.  Hoy, ni siquiera el PCV hace un análisis autocrítico del 23 de enero, donde aparece AD como un partido que trazo la traición al pueblo de Venezuela, sin reflexionar sobre la política de alianza y unidad y del programa de gobierno que levantaron para la época. En el seno del movimiento revolucionario, priva la línea internacional de los PC: la lucha se plantea por la liberación nacional; el programa pasa por la alianza con la llamada burguesía nacional dentro de la  democracia burguesa que podría permitir el desarrollo de las fuerzas productivas en el campo y la ciudad para poder generar un proletariado y campesinado capaces de impulsar el camino al socialismo, línea esta trazada desde los escritorios cómodos de la nomeklatura rusa, sin importar que ya la China de Mao demostraba que el camino al socialismo no se planteaba por el desarrollo de las fuerzas productivas, sino del carácter del programa de la revolución.

“El 23 de enero lo confieso a manera de autocrítica creadora, nada ocurrió en Venezuela, a no ser el simple cambio de unos hombres por otros al frente de los destinos publico. Nada se hizo para erradicar los privilegio ni la injusticias.”


Es el comandante guerrillero Fabricio Ojeda, quien deja voluntariamente su curul de diputado, para incorporase a la guerra popular revolucionaria nos hace unas reflexiones que sirven para comprender el pasado y replantearlo al presente, nos dice Fabricio
  
Hoy en el proceso revolucionario que se vive en el país, se repite la historia,  el presidente Chávez plantea la alianza con la burguesía, habla de “consolidar una burguesía nacional”( como si esta existiera en alguna parte del mundo actual) que sea capaz de desarrollar una fuerza productiva que produzca los bienes de consumo necesarios para satisfacer las necesidades básica de la nación, alianza que pasa por la dirección de un partido que direccione todas las políticas (PSUV) del país, una burguesía fuerte de corte nacionalista, nos hablan y repiten como loros los nuevos y viejos intelectuales de la revolución, o sea, que estamos según el presidente y estos intelectuales, en un proceso de liberación anti yanqui, por lo tanto uno de los sujetos a la transformación del país es la llamada burguesía nacional, o tal vez ¿estarán pensando en la nueva burguesía roja nacida de este proceso del robo y el pillaje al tesoro público?, sector este que pugna por mantenerse dentro de la estructura de poder, y que lucha contra la vieja burguesía nacida de la colonia y la burguesía nacida del pacto de punto fijo, en fin de cuentas, es una lucha entre viejos y nuevos actores tal como nos decía Fabricio, cambio de hombres, no de estructura.

Nos preguntamos son los aliados:

¿Los que asesinan campesinos por las tomas de tierra?
¿Los que impusieron el golpe de estado?
¿Los que impulsaron el paro petrolero?
¿Los que acaparan los alimentos?
¿Los que explotan a los obreros?
¿Los que especulan y juegan con el hambre de nuestro pueblo?
¿Los que han amasado una fortuna con el robo del tesoro publico?

Esta discusión se presenta en el seno de las organizaciones populares, que hoy muchas, comienzan a articularse orgánicamente desde su autonomía e independencia, rechazando el chantaje que solo dentro del PSUV se puede actuar en la construcción del socialismo, que solo se puede discutir lo que la burocracia de estado baje como línea o lo que los intelectuales de la revolución oficial ordenan; se comienza a tejer un nuevo mapa de grupos, colectivos, individualidades que se replantean el carácter del proceso. Un movimiento que comienza a salir sin pedir permiso, que se atreve a confrontar al mismo Chávez en su programa Alo Presidente, un pueblo cansado de esperar, comienza entonces el verdadero camino, los miles de caminos, dispersos todavía pero que se cruzan entre si. Esta llegando la hora donde la confrontación no podrá contenerse, es la hora de la autonomía de los pueblos, de los sin rostro, de los sin voz, de los olvidados de ayer y de hoy, pero que están por todos los rincones de América, es la hora que los caídos reclaman, es la hora de los 27 y 28 de febrero, es la hora de la liberación, y que nadie se asuste, por que  quienes se sientan bomberos no podrán apagar la llama de la rebelión de este pueblo, el pueblo de Zamora, Bolívar, Fabricio, Argimiro, Sergio, que no se rinde ni negocian prebendas.

No hay pueblo vencido

Solo el pueblo rebelde salva al pueblo.

*Osvaldo Leon PNA-M13 Guayana



Esta nota ha sido leída aproximadamente 8069 veces.



Osvaldo Leon*


Visite el perfil de Osvaldo León para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a50255.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO