A prooósito de las denuncias de corruptelas en el FUS y de la UDO

La Corrupción como tema relevante

La prédica anti-corrupcción debe ser una constante, así como permanentes tienen que ser los esfuerzos que se hagan en favor de la instrumentación de rigurosos mecanismos de control interno, tal y como se impone que sean establecidos en cualquier institución que maneja fondos y bienes públicos, complementados, a su vez, con supervisiones y/o monitoreos bajo la responsabilidad de lo que pudiéramos llamar Juntas de Veedores, integradas por funcionarios de las propias instituciones, quienes serián reemplazados de forma periódica para garantizar su transparencia y efectividad.

Pero, ciertamente, no basta con ello. La corrupción es mucho más compleja. Allí no sólo está el funcionario corrupto presto a delinquir y que siempre tratará de encontrar resquicios para burlar cualquier control que exista, sino aquél otro que se deja sobornar pasivamente y que hará lo propio, o aquellos que, por temor a perder sus cargos, hacen todo lo que se les indique en la dirección de que quienes están dispuestos a sacar provecho "sotto boche" del acto administrativo acordado para la compra de bienes o servicios, logren sus objetivos. Eso lo tenemos muy claro, y es así como se instrumentan los actos ilícitos, pero sería una muy buena estrategia que en esa lucha anticorrupcción se haga posible la participación del colectivo a través de esas Juntas que proponemos. Por otra parte, estaríamos con ello haciendo una realidad el mandato constitucional de la participación y el protagonismo del pueblo en aspectos tan importantes como lo es, sin duda alguna, el control del gasto público, en todas las instancias del Estado.

Frente a las recientes denuncias de corruptelas en la Universidad de Oriente (UDO) y en el Fondo Unico y Social (FUS), el más alto gobierno y el Poder Moral deben actuar de inmediato, ordenando la apertura de los respectivos procesos de investigación que son los que, en toda circunstancia y tiempo, determinarán si efectivamente en esas instituciones públicas se han cometido y se están cometen irregularidades. En ambos casos, según hemos leído y escuchado a sus denunciantes a través de este medio y de Venezolana de Televisión, se aportan evidencias que apuntan a hacernos ver vicios e irregularidades por esos lares en lo que tiene que ver con el manejo de los dineros y bienes públicos. En el caso específico del FUS, hemos leído, también, el comunicado que produjo su gerencia, en contestación a dichas acusaciones y nos corresponde decir, de manera muy clara, que en ese documento no hay respuesta alguna a los señalamientos específicos que formulan sus denunciantes, pues allí esa gerencia se limita a destacar, únicamente, con cifras y resultados, los éxitos que hasta la fecha ha venido logrando el Fondo en la instrumentación de sus programas sociales, lo cual es válido que lo informe, ciertamente, pero en lo absoluto consideramos que sea apropiado que acuda a ese expediente para darle explicaciones a un colectivo que espera algo más, es decir, claras y precisas respuestas a todo cuanto está siendo denunciado. Estamos persuadidos de que esas explicaciones únicamente es posible encontrarlas a través de una investigación rigurosa, conducida en el marco de la mayor imparcialidad y seriedad, lo cual nos lleva al convencimiento de que la mejor respuesta de quienes están al frente de esas entidades públicas y señalados por actos irregulares, son lo primeros que deben propiciar y dar todo su apoyo a esas investigaciones.

De manera que, como lo hemos sostenido desde hace muchos años, si bien es cierto que el discurso anti-corrupción persistente coadyuva en favor de un propósito orientado a ir creando en el pueblo una auténtica conciencia acerca dal daño moral que le hace al país ese terrible flagelo, ello no es suficiente. Es imprescindible entender que se hace necesario incorporar en una estrategia de lucha frontal contra los corruptos, sean quienes sean y estén donde estén, tareas permanentes de auditorías no programadas, es decir, lo que en el argot profesional se conoce como la "auditoría de sorpresa", así como estimular y propiciar hasta el cansancio la denuncia de hechos ilícitos, a través de apropiados mecanismos que ofrezcan garantías de protección al denunciante, de manera que éste no sea al final víctima de algún tipo de venganza. Igualmente y, por supuesto, la instrumentación de una legislación severa e inflexible que prevea los juicios expeditos para los delitos contra la cosa pública, porque de lo contrario habremos perdido el tiempo.

Ejercimos funciones fiscales como brazos ejecutores de la actividad cotidiana en el ejercicio del control público, así como responsabilidades de gerencia por muchos años en la Contraloría General de la República durante casi toda la era del "puntofisjismo" (1.961/85) y por ello conocimos al monstruo por dentro, así como su inmenso poder y complicidad para destruir a quienes se le atravesaban. Fuimos una de sus víctimas cuando impedimos que se perfeccionara una estafa cuantiosa con la adquisición de los terrenos del Criogénico de Oriente en 1.985 para PDVSA, durante el gobierno de Jaime Lusinchi (1) y es por ello por lo que nos sentimos obligados a no callar ante este tipo de cosas, además de que estamos convencidos de que un proceso de cambios y transformaciones como el que hoy se está dando bajo el liderato del Presidente Chávez, para que hagamos de nuestro país una patria digna y de progreso en justicia y en paz, tiene la obligación prioritaria e irrenunciable de acabar con la corrupcción, la cual tuvo un crecimiento indetenible durante esa IV República .

Para llevar adelante ese gran esfuerzo anticorrupción persistente tenemos, además, el mayor ejemplo en nuestro héroe máximo, Simón Bolívar, no solamente con su conducta en el plano personal frente a aquellas varias ocasiones en que se negó a ser beneficiario de asignaciones y canongías en dinero de los fondos públicos, sino que ya como estadista y Jefe Supremo de la República, en sus arengas, proclamas y cartas, el terrible problema de la corrupcción estuvo siempre presente, pues para él ese fue un tema al que le prodigó especial atención (2), al punto de que se vió en la imperiosa necesidad de tener que llegar a prescribir como castigo a quienes incurrieran en delitos contra la cosa pública, en jucios sumarios, la pena de muerte, lo cual sancionó por Decreto de fecha 12 de enero de 1.824. En el decreto se dispone igual pena para aquellos jueces que no le dieren cumplimiento a dicha decisión (3).



(1) Nuestros cálculos, a los precios de hoy, el sobre precio que se pretendía reconocer y que lo habían establecido técnicos de la Contraloría General, manipulados por un muy alto funcionario de esa Institución, con la complicidad, sin duda, de algunos meritócratas de la estatal petrolera de la época, era superior a los mil trescientos millones de bolívares. Debemos agregar, que bajo nuestra responsabilidad descansaba la competencia del trámite de ese caso, por lo que fue posible que impidiéramos la estafa, lo cual determinó que se nos destituyera después de 23 años al servicio de ese órgano de fiscalización. Recurrimos a todas las instancias posibles para denunciar el hecho, Congreso Nacional, diarios de circulación nacional, personajes influyentes de la época y nadie nos escuchó.

(2) Algunos pensamientos del Libertador sobre el tema: "Es deber de todo ciudadano vigilar la legítima inserción de las rentas públicas, en beneficio de la sociedad" (15/02/1.819); "La hacienda no es de quien os gobierna. Todos los depositarios de vuestros intereses deben demostrar el uso que han hecho de ellos" (02/01/1.814); "La masa física se equilibra con la fuerza moral" (06/09/1.815); "La mejor política es la honradez" (17/08/1.820); "Para el gobierno no sería más útil ni más satisfactorio que corregir los abusos de la administración" (24/05/1.821) y "Sin moral republicana, no puede haber gobierno libre" (26/05/1.820).

(3) Este decreto tiene por título: "Aplicación de la pena de muerte a los funcionarios que hayan tomado dinero de los Fondos Públicos" y está suscrito por Simón Bolívar, en su condición de Presidente del Perú.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2963 veces.



Iván Oliver Rugeles


Visite el perfil de Iván Oliver Rugeles para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Iván Oliver Rugeles

Iván Oliver Rugeles

Más artículos de este autor


Notas relacionadas



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a4845.htmlCd0NV CAC = Y co = US