El ejemplo de Edgar Blanco, un dirigente comunitario despedido del Parlatino por Diputados del MVR

"EGAR" y San Antonio del Valle

No salgo de mi asombro tras leer la "Réplica" de un Diputado del PARLATINO sobre el conflicto laboral interno en esa institución. No salgo, porque nunca entré, pues no me sorprenden sus palabras. No es este un artículo para contra-replicar; lejos de ello, se trata de ofrecer mi agradecimiento y reconocimiento desde el alma a uno de mis colegas despedido del PARLATINO, a un revolucionario de espíritu, acción y concreción: el compatriota Edgar Blanco y su comunidad. No le hacen falta a Edgar palabras pomposas, referencias leguleyas, adulaciones retóricas, ni mencionar reiteradamente la "Constitución de la República Bolivariana de Venezuela", para demostrar su vocación social y transformadora.

El sábado 30 de agosto fui invitado a presenciar la culminación de tres proyectos para la comunidad de San Antonio del Valle en Caracas, impulsados por sus habitantes, construidos con el sudor de muchos y el apoyo de varias instituciones del Estado. Se trata de la inauguración de un MERCAL, una cancha de usos múltiples y un consultorio para los médicos del Plan Barrio Adentro. Desde hace meses Edgar venía comentándome sobre este sueño, hoy concretado. Me narraba los avances, los trámites, el trabajo y, sobretodo, me transmitía el amor con el que él lideraba este proyecto por y para su comunidad. En los pasillos del PARLATINO, mientras trabajábamos, nos enfrentábamos al hostigamiento laboral y luchábamos por agremiarnos, Edgar y yo nos deslindábamos de esa realidad, intercambiando ideas sobre la revolución y la organización popular. "Ya tú verás Jorge, el día que inauguremos esa cancha tú vas a estar allí". Y en efecto, así fue, estuve, y vi en los ojos de los amigos de San Antonio del Valle la alegría y el orgullo de saberse corresponsales y constructores de esos proyectos culminados. Entre los destacados invitados, se encontraban Ministros y viceministros, representantes de la FAN, del Banco de Desarrollo Social, periodistas etc... Fue hermoso ver como pueblo y Estado se fundían y confundían con un mismo fin. Pero los protagonistas verdaderos, estaban allí, dispersos entre la humildad de una comunidad trabajadora, madura, consciente y llena de iniciativas y sueños.

Edgar Blanco no es miembro de una Junta Parroquial, ni es Concejal, ni es proselitista. Es un ciudadano que conoce sus derechos, sus deberes y que ha internalizado las disposiciones constitucionales a plenitud. Él sabe que el Estado no sólo debe darle poder al pueblo para que se supere, sino que el pueblo mismo puede hacerse de esas cuotas de poder político y social que le corresponden, para desarrollar sus potencialidades y forjar el camino hacia un destino común y mejor. A Edgar no le hacen mella las distorsiones del proceso. No le importa que un grupo de Diputados del MVR le haya arrebatado su trabajo de manera ilegal e injustificada. No le importa que surjan sentencias en los tribunales contra el Plan Barrio Adentro. No le extraña que algunos dirigentes salten la talanquera, ni le interesa que otros hablen a nombre de "su Revolución" sin practicarla. Edgar tiene la claridad y la lucidez de los revolucionarios puros; para él se trata de ir haciendo realidad poco a poco el proyecto de país establecido en nuestra Constitución y aunque quizás no haya memorizado los números de los artículos, conoce a profundidad el espíritu de las normas que los asambleístas plasmaron en la Carta Magna de 1999.

Edgar es un trabajador, un motorizado bolivariano. Ha estado acompañando este proceso y al Presidente Chávez desde el primer día. Estuvo presente en las puertas del Fuerte Tiuna el 13 de abril restaurando el hilo constitucional. Ayuda a sus vecinos con los recursos que tiene y los que no tiene. Colabora con el médico cubano, tramita ayudas, enfrenta los problemas propios y extraños y se desvela pensando cómo solucionarlos. Para él la mejor recompensa no es un cheque en blanco ni viajes por el mundo; para él todo radica en brindarle un mejor futuro a sus hijos y a los hijos de sus compatriotas.

Edgar, su equipo y la Comunidad de San Antonio del Valle son un ejemplo claro de lo que pueden lograr los venezolanos hoy en día si deciden organizarse y se plantean retos y objetivos. La comunidad de San Antonio del Valle es muestra indiscutible de los verdaderos alcances de este proceso de transformaciones en gestación que va desarrollándose al paso que le imprime el pueblo organizado. Son ellos el poder constituyente que late y se ejerce día a día. Son ellos quienes nos convencen que todo ha valido la pena, que ahora es cuando hay camino y que juntos y solidarios somos dueños de nuestro porvenir y del futuro de esta Venezuela y de esta América Latina que tanto amamos. Gracias a Dios y a este proceso cada día hay más "Edgars" en este país, cada día despiertan más almas, se tienden más manos y se escuchan más voces.

¡GRACIAS "ÉGAR"!

Jorge Arreaza M.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5006 veces.



Jorge Arreaza M.

Ex-vicepresidente de la República. Ex-viceministro de Ciencia y Tecnología, y ex-presidente de la Fundación Gran Mariscal de Ayacucho (Fundayacucho).

 jorgearreaza@gmail.com      @jaarreaza

Visite el perfil de Jorge Arreaza para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: