Y encima, se arrechan…

Los medios de comunicación colombianos, no tienen nada que envidiarles a los nuestros. El bodrio presentado por el diario “El Espectador” del vecino país, en torno a una entrevista concedida al “Piloto de Fórmula Uno” Moisés Boyer, se desmoronó en apenas 24 horas. Quedan en evidencia, cuando sin tener ningún asidero real que sostenga esa mierda informativa y luego de la reacción de las autoridades colombianas de extraditar al delincuente Boyer, tuvieron que disculparse públicamente… Y encima, se arrechan por el pronunciamiento perfectamente legítimo del Vicepresidente José Vicente Rancel; quien lo hizo colocando la basura en su santo lugar.

Ahora ¿Por qué actuar de manera altanera en la rectificación de una información amarillista y encuadrada en la ofensiva que han venido utilizando los medios de comunicación venezolanos? Es necesario aclarar, que los propietarios de los medios de comunicación latinoamericanos y de otras partes del mundo, han estado aparejados con la ofensiva mediática existente en Venezuela. No es casualidad que un diario como El Espectador publique basura para desestabilizar al proceso revolucionario. La ofensiva de los medios de comunicación está groseramente engranadas a gran escala y es infantil que pretendan “ofenderse” por que José Vicente Rancel les haya destapado esa olla podrida con la que juegan a diario para envenenar al pueblo con la desinformación. Moisés Boyer era un riesgo calculado por los propietarios de los medios. No era un carajo confiable y sería ridículo que algún experto mediático creyera en esa sarta de estupideces. Pero, se acerca el referendo, la marcha del 20 de Agosto, el peo, pitos, matracas y ¿Qué mejor que un diario colombiano hablando mierda de la revolución bolivariana y la guerrilla colombiana? “Enfadarse” por que el Vicepresidente los echa en el pipote de la basura, es cometer la cagada por partida doble. Los cómplices de los golpistas venezolanos, siguen creyendo en pajaritos preñados y se disfrazan de ingenuos ante el pueblo latinoamericano, por que juran y siguen en la nube de tener en frente a un pueblo pendejo.

Si los del diario El Espectador creen que son los “vivos de la partida” y que se la comieron con esta carta de disculpa que los convierte en otro Lusinchi engañado, más arrecho es el General Richard Myers, Jefe del Estado Mayor del Ejército Norteamericano. Este fulano, a quien por su posición privilegiada jamás podríamos calificar de estúpido, legitima las declaraciones del pasquín colombiano al señalar que “amerita estudiar el caso venezolano” ¿A quién pretende engañar el generalito Myers? ¿Quién se va a tragar, si es que se retracta de su declaración, que él fue engañado por una noticia falsa y malintencionada? Recientemente, un vocero de la Casa Blanca (Y ¡ojo! Que estos coños tienen el vocero que jode) se atrevió a criticar las declaraciones emitidas por el General García Carneiro en relación al referendo revocatorio; un acto intervencionista que rompe contra el derecho a la libre determinación de los pueblos. Pregunto yo ¿Y quién coño le va a decir al Generalito Myers que no emita declaraciones que evidencian una amenaza al gobierno revolucionario? Por otro lado, me parece sumamente peligroso, que un generalito que tiene la información precisa en su escritorio y que podría con una sola llamada saber quien es el fulano “Piloto” Moisés Boyer, se preste para esta fiesta de vagabundos mediáticos que mantienen en vilo a una nación y al pueblo latinoamericano. Responder a esto, nos conduce a una sola respuesta: La locura hegemónica del moribundo gobierno a cargo de George Bush Jr. y sus cancerberos, la oligarquía venezolana.

Hay una vaina que es muy cierta. Toda esta locura está puesta en la mesa y no extraña a nadie en el mundo. La avanzada fascista de los intereses norteamericanos tiene nombre y apellido. Aquí, en Colombia y los países latinoamericanos, está representada por la vieja escuela golpista que no asimila los cambios que ha generado la revolución venezolana. La mentira no se puede seguir ocultando y será muy difícil que puedan generar las condiciones para un genocidio sin que esto origine la reacción de los pueblos. El caso Boyer es la punta del Iceberg de una larga lista de agresiones que encontrarán rápida respuesta en este pueblo. Contar nada más con el poder del dinero y echar a un lado la dignidad que hoy nos hace fuertes, es quizás su mayor debilidad.




Esta nota ha sido leída aproximadamente 3739 veces.



Mario Silva García

Comunicador social. Ex-miembro y caricaturista de Aporrea.org. Revolucionó el periodismo de opinión y denuncia contra la derecha con la publicación de su columna "La Hojilla" en Aporrea a partir de 2004, para luego llevarla a mayores audiencias y con nuevo empuje, a través de VTV con "La Hojilla en TV".

 mariosilvagarcia1959@gmail.com      @LaHojillaenTV

Visite el perfil de Mario Silva García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Mario Silva García

Mario Silva García

Más artículos de este autor


Notas relacionadas