Consejos Obreros Vs Sindicatos

Como consecuencia de la Propuesta de Reforma Constitucional  presentada al país por el presidente Chávez, se ha generado un debate en la clase Trabajadora por la incorporación en la Constitución de la Figura de los Concejos Obreros; este debate tiene su epicentro no solo en el Ceno de los trabajadores que se oponen al proceso revolucionario y que se organizan a través de la Confederación de Trabajadores de Venezuela (C.T.V); sino que también se ha  generado dentro del seno de los Trabajadores que Apoyan al Proceso y que se Organizan en la Unión Nacional de Trabajadores de Venezuela (U.N.T) expresada en sus diferentes corrientes. Uno de los principales Argumentos de los compañeros es que los Concejos Obreros pretenden reemplazar a los Sindicatos en su lucha. Antes de entrar en el fondo de esta aseveración haremos de la forma mas resumida posible un análisis de lo que son y han sido los sindicatos y los que son y han sido los Consejos Obreros.

Los Sindicatos: Nacen prácticamente con la primera maquina en Inglaterra a finales del siglo XVII, y su primera expresión  fue la Huelga contra la creación de la  producción industrial pues esta prácticamente acababa con la producción Artesanal dejando en la miseria a los Artesanos de la época, este movimiento insipiente se conoce como Ludismo, pues fe promovido por un obrero Ingles llamado NED LUDD; esta situación nos indica que los Sindicatos nacen como una necesidad de los trabajadores ante el inminente desarrollo del capitalismo, que ya en sus comienzos amenaza con la explotación de la clase trabajadora y su función principal es lograr regular los mecanismos de explotación del capital y esto lo hacen a través de la huelga que es su principal herramienta.

Los Concejos Obreros: Los Consejos Obreros son cuerpos de delegados, enviados por las plantillas de las fábricas separadas o por las secciones de grandes empresas, llevando las intenciones y opiniones de las plantillas de Trabajadores, para discutirlas y tomar decisiones acerca de los asuntos comunes, llevando de vuelta los resultados a sus mandatarios; esto solo es posible en un sistema  Económico Y Político superior  al capitalismo pues supone la intervención directa de los trabajadores en la planificación del trabajo, en la producción, en la distribución, uso del producto final y en la repartición de la ganancia.

Después de revisar estos conceptos limitados por razón despacio, podríamos comenzar a analizar dialécticamente la contradicción generada en el ceno de los trabajadores. En primer lugar hay que identificar algunas situaciones  generales sobre los sindicatos que definen su situación actual:

Falta de Confianza: Los sindicatos no han sabido evolucionar en su rol de defensores de la clase trabajadora, como por el contrario lo ha hecho el Capitalismo que ha evolucionado a nuevas formas de explotación; esto nos indica que los sindicatos no han podido vencer al capitalismo en su afán de explotar al ser humano;   lo que  han hecho es reprimir la arbitrariedad del capitalista individual; lo que se ha abolido son los peores abusos de la explotación. Y esto interesa además a los grupos capitalistas para protegerlos de una competencia desleal y al capitalismo en general. Mediante el poder de los sindicatos se normaliza el capitalismo; se establece universalmente una cierta norma de explotación. Una norma de salarios, que satisfaga las exigencias vitales más modestas, de modo que los trabajadores no se vean empujados una y otra vez a rebelarse por hambre, es cosa necesaria para que la producción no se interrumpa. Una norma de horas de trabajo que no sea totalmente agotadora de la vitalidad de la clase trabajadora -aunque la reducción de horario se neutraliza en gran medida por la aceleración del ritmo y el esfuerzo más intenso-, es cosa necesaria para el capitalismo mismo, para preservar en condiciones de uso a una clase trabajadora como base de la explotación futura. Por esto los Sindicatos con su estructura actual Son Instituciones del Capitalismo que por tal obtienen una serie de privilegios que contribuyen a burocratizar sus estructuras y crear una especie de corporación entre el patrono y algunos dirigentes sindicales; esto ha traído como resultado una gran apatía entre los trabajadores y algunos de sus  sindicatos quedando evidenciado esto en el bajo Índice de afiliación sindical  que es aproximadamente de 12% de la Fuerza Económicamente activa para el trabajo,(Esto es una situación Mundial)  a todos estos factores se une la profunda crisis en la que se encuentra el movimiento sindical Venezolano producto en primer lugar de la polarización que en principio se justifica en todo proceso revolucionario, pero que toma un matiz negativo por   falta de madurez de nuestra dirigencia sindical incapaz de ponerse de acuerdo en situaciones elementales y de vital importancia para la clase trabajadora. ¿La Solución son Los concejos Obreros? a pesar de la dramática situación en que se cuentan los sindicatos es necesario saber que ellos son producto de la lucha de la clase de los trabajadores y solo ellos, los trabajadores son dueño de su destino, a demás seria mezquino no reconocer las grandes luchas y sacrificios que estos han librado para mantener las actuales condiciones laborales; como lo mencionamos anteriormente los Concejos Obreros tienen como principal función revertir el proceso de apatía de los trabajadores hacia la organización y no solo eso sino que a través de la planificación del trabajo abolir los mecanismos de explotación del Capitalismo, esto solo es posible en condiciones históricas y legales favorables, como sabemos en la propuesta de Reforma Constitucional por primera vez en nuestra historia se incluyen elementos Socialistas desde el punto de vista político y económico, pero no son suficientes ya que la propiedad privada de los medios de producción esta en manos privadas todavía, así  lo garantiza la constitución y la propuesta lo reivindica, por esta razón es imposible que los trabajadores puedan intervenir en el proceso productivo de estos medios privados de producción, pero también los sindicatos deben de entender que en razón de una autonomía mal entendida no pueden estar ajenos a los cambios revolucionarios que se están gestando en Venezuela, en atención a esta situación desde nuestra óptica de dirigente sindical de base proponemos que las tareas que deben cumplir estos Concejos  Obreros sean producto de un profundo debate “de y solo de” la clase trabajadora pues solo nosotros los trabajadores somos los llamados a esa tarea y mientras tanto desde los sindicatos la vanguardia de los trabajadores que impulse por un lado  una lucha continua para mitigar la pesada presión de la explotación, para aumentar los salarios, para ampliar o mantener su parte en el producto total. Además, de ir adquiriendo mayor fuerza, tendiente a conquistar dominio sobre la sociedad para derrocar al capitalismo e instaurar un nuevo sistema de producción. Lo  urgente es no permitir que la burocracia de Gobierno sea la que genere las tareas de los Concejos Obreros y que se repitan casos como los de VENEPAL donde el proceso de cogestión creo una situación aberrante en perjuicio de los trabajadores que  a nuestro juicio gozaban de mejores condiciones de trabajo con el patrón privado,  y en el peor de los casos todo termine como los concejos Obreros en Yugoslavia donde “La Línea de los Expertos” (Léase Burocracia y Tecnocracia Junta) la que  comience a constituir Concejos Obreros para mantener sus Cargos y Privilegios Caso emblemático PDVSA donde ya hay precedentes (Comités Guías, Frentes de Trabajadores Petroleros, etc.) lo mismos harán Ministros, Gobernadores y Alcaldes quienes formaran sus propios Concejos Obreros popara atacar a los Sindicatos y vulnerar las conquistas de los Trabajadores. En definitiva  que sean los propios trabajadores quienes definan la forma mas conveniente para la clase  de organizarse. Para entender  la relación dialéctica que debe existir entre Concejos Obreros y Sindicatos terminaremos este trabajo con una expresión de Carlos Marx: "La misma cosa en nosotros vive y muere, duerme y está despierta, es joven y vieja; cada una cambia su lugar y deviene la otra. Nosotros entramos y no entramos en el mismo rió: estamos y no estamos. 

Es posible que tu navegador no permita visualizar esta imagen.

Orlando Chirino UNT – C-CURA: No Creo en Concejos Obreros

Impulsados desde El Gobierno.

Es posible que tu navegador no permita visualizar esta imagen.

Iván  Freites Dirigente Sindical Petrolero

Como Esta Planteado es un Riesgo Para

Los Sindicatos.

Es posible que tu navegador no permita visualizar esta imagen.
 

José Bodas y Marcos Ojeda FEDEPETROL Anzoátegui

Estamos en un sistema capitalista y bajo esa situación es

El sindicato la única organización que expresa la lucha de

                                        Clases y defiende los intereses de los Trabajadores. 
 
 
 
 

 
 

Francisco García: El destino de los Sindicatos Y los Concejos

Obreros debe ser  producto de la discusión democrática entre

Los Trabajadores 
 
 
 
 

                                                                                 (*) Dirigente Sindical C-Cura 

      Email: aronxl69@hotmail.com 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 6236 veces.



Francisco Javier García (*)


Visite el perfil de Francisco García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: