Yayi y la burocracia

Aprendí a decir "Yayi" antes que "mamá". Así bauticé a una de mis cinco hermanas, con las que pasé más tiempo de bebé que con mi vieja, Maja Poljak, obligada a cumplir con sus ocho horas de trabajo.

Esperanza, que así se llama "Yayi", es profesora de Administración Pública en la Universidad Centro Occidental Lisandro Alvarado de Barquisimeto y me ha enviado unas observaciones bastante pertinentes sobre la reforma constitucional. Ella está de acuerdo con darle rango constitucional a las Misiones, pero no de la manera en que eso se consagra en el proyecto de Reforma Constitucional, ni con la "constitucionalización de la burocracia" allí prevista. Aquí reproduzco sus argumentos, a ver si hay tiempo y voluntad entre los diputados para corregir lo corregible en este punto.


Burocracia constitucional

El artículo que desvela a Yayi es el 141, relativo a la Administración Pública. Como ya otros han advertido, la propuesta elimina la mención de los principios que deben caracterizar a la Administración Pública, como la transparencia, honestidad, responsabilidad y rendición de cuentas, entre otros que sí están en el artículo vigente.

Pero a Yayi le preocupa fundamentalmente la división planteada entre "las administraciones públicas burocráticas o tradicionales, que son las que atienden a las estructuras previstas y reguladas en esta Constitución", y "las misiones", que serán reguladas por el Ejecutivo vía reglamento. Un paralelismo que, en su criterio, no debería ser eterno.

Tildar de "burocrática" a una parte de la Administración lo que hace, en su opinión, es darle rango constitucional a un modelo organizativo caracterizado por "disfunciones" harto conocidas. Entre ellas:

-La norma se convierte en un fin en sí mismo más que un medio para cumplir los objetivos de las organizaciones, lo que atenta contra la simplificación de los trámites, el acceso expedito a la Justicia, la adecuada atención ciudadana y propicia el uso de los "caminos verdes" para la obtención de respuestas. Son organizaciones que se resisten al cambio, basadas en la inflexibilidad de la norma, no cónsonas con el desarrollo tecnológico actual ni con el criterio de una administración al servicio de los ciudadanos.

-La excesiva jerarquización que se traduce en muchos niveles de autoridad y organizaciones piramidales (tipo Ejército e Iglesia), contrario al concepto de democratización en la toma de decisiones y de horizontalidad de la estructura organizativa, así como del trabajo en equipo.

-Las organizaciones se basan en la obediencia contrario a la participación y a la crítica.

-La impersonalización del funcionariado (neutralidad afectiva), es decir, los servidores públicos del Estado no podrían privilegiar la atención a las personas más necesitadas, en condiciones de minusvalía o a los débiles jurídicos.

Yayi recuerda el pensamiento del "negro" Jesús Rivero, reconocido investigador del campo de la gestión administrativa lamentablemente desaparecido: "Democratizar la administración estatal significa desmontar el modelo burocrático". También menciona recientes declaraciones del contralor Clodosbaldo Russián: "Por muy moderna que sea la institucionalidad del Estado, sólo será letra muerta si persiste la burocracia ineficaz e improductiva".


Misiones formales

En cuanto a las Misiones, Yayi apunta que éstas representan una forma alterna de desarrollar programas frente a problemas sociales que la Administración Pública ministerial no ha podido (o no ha querido) resolver. Cita, a su vez, un artículo escrito por a Luis Britto García en 2004, bajo el título de Venezuela Informal, donde el intelectual destaca que "el Estado se informaliza mediante las Misiones", generando dos Estados, "uno formal que no funciona, y otro informal que más o menos cumple”, para concluir planteando: “O formalizamos lo informal o informalizamos lo formal."


Para ella, las Misiones son una forma transitoria de gestión, "pero el proyecto de reforma no lo contempla así".


"En todo caso, es posible desde la perspectiva de la gestión, mantener en la Administración Pública Central y Descentralizada la experimentalidad organizativa, la aplicación de formas de gestión innovadoras, la simplificación de los trámites, la participación ciudadana y la conformación de organizaciones basadas en proyectos – tal cual son las Misiones- , manteniendo una estructura central a la cual estén adscritas, con un adecuado soporte jurídico y funcional. Las Misiones son macroproyectos sociales insertos en la estructura del Estado que deben estar concatenados con los planes de desarrollo, que requieren una justa asignación de recursos, un sistema de gestión transparente y un adecuado sistema de rendición de cuentas. Es necesario que la Administración Pública se impregne del impacto y los beneficios que ha producido la gestión de las Misiones y que estas últimas adquieran mayor nivel de formalización para garantizar su seguimiento y control. A mediano o corto plazo es necesaria la integración y racionalidad organizativa del Estado. Y eso pasa por impedir que se consagre la burocracia en la Constitución", concluye Esperanza, con la esperanza de que alguien la escuche. Vale.



Taquitos


ENCUESTA. Milagros Negrón, estadística egresada de la UCV, compañera de promoción de Félix Seijas, presentó los numeritos de la encuesta de Alemica Estadísticos Consultores, C.A.de cara al próximo referendo aprobatorio de la reforma constitucional. 65,2% votaría por el Sí, mientras que el 28,2% lo haría por el No. La diferencia, 6,62%, no respondió. La encuesta fue hecha del 6 al 9 de septiembre a nivel nacional, con una muestra de 1250 personas en 22 estados del país, con un nivel de confianza de 95% y un error máximo admisible entre 1,6% y 2,7%. De las iniciativas contenidas en la reforma, consideradas individualmente, todas son aprobadas holgadamente, aunque unas con más contundencia que otras. Las tres más aprobadas son el Fondo de Estabilidad Social para trabajadores por cuenta propia (78%), la reducción de la jornada laboral (68,5%) y la consagración del Poder Popular (66,2%), en tanto que la reelección presidencial continua (55,1%), el Estado de Derecho Socialista (53,9%) y el período presidencial de 7 años (52,6%) aparecen en los peldaños más bajos, aunque siempre en clara mayoría. Otra encuesta de la misma empresa, realizada en agosto sobre una muestra semejante, arroja un alto nivel de aprobación de la gestión gubernamental, con sólo dos materias donde el Ejecutivo no pasa el examen: seguridad ciudadana y lucha contra la corrupción. Las tres áreas más aprobadas fueron “cobro de impuestos-Seniat” (83,57%), deporte (82,77%) y salud (81,34%), prácticamente empatada con educación (80,78%). Las reprobadas fueron “combate contra la corrupción” (43,70%) y seguridad ciudadana (47,76%), mientras que el combate a las drogas (54,15%) sí pasó el examen. CHE GUEVARA. Este 9 de octubre se cumplen 40 años del asesinato de Ernesto Ché Guevara, ocurrido en La Higuera (Bolivia). ¿Sabía usted que el hombre que ejecutó la orden de asesinarlo, el sargento boliviano Mario Terán, fue uno de los pacientes de cataratas operados por médicos cubanos en el marco de la Operación Milagro en Bolivia? CITA: “Le tengo envidia a los mosquitos: siempre mueren entre aplausos”. Woody Allen.

columnacontralacorriente@yahoo.es





Esta nota ha sido leída aproximadamente 3563 veces.



Ernesto Villegas Poljak

Periodista. Ministro del Poder Popular para la Comunicación e Información.

 @VillegasPoljakE

Visite el perfil de Ernesto Villegas Poljak para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Ernesto Villegas Poljak

Ernesto Villegas Poljak

Más artículos de este autor