Es tan hermoso invadirse de amor, de patria y revolución

Foro Constitución y Paz

Hay momentos estimulantes que merecen mencionarse; sobre todo cuando necesitamos cargar las pilas y prepararnos para situaciones excepcionales. Se acerca la fecha y los fascistas van a comer tierra de nuevo. No es seguridad de un malcriado bolivariano ¡Coño! Es esta verdad que me embarga el corazón y me llena de un amor irrenunciable por la patria bonita. Es erizarse ante un poema del Morralito, llenarse con el canto popular de Lloviznando Cantos y esa Chiche Manaure que dejó resbalar una lágrima por un breve recuerdo de Alí Primera. Me refiero al cumpleaños del Foro Constitución y Paz. Estuve allí, en Chacaíto, y la vida se me ensancha cuando veo a mi gente enamorada de su proceso. Es amor a primera, a segunda y a última vista; es esa carajita que nos asusta con su emoción. Es mi revolución, mi mujer, mi esperanza y el fusil que puede enfrentar al enemigo en cualquier terreno. Es ese cafecito mañanero que nos regala un nuevo día. Es la arepa y el queso que nos alimenta los sentidos; el sonido de un Alma Llanera por encima de edificios, cerros y el brillo de unos ojos que se pierden en el Avila. Es la persistencia y la terquedad de un Montiel que empuja hacia arriba el himno natural de los que queremos alcanzar la Venezuela bella.

Tengo un sueño y casi lo toco por un instante. En ese foro los sueños vuelan, se esparcen, corretean coronando las emociones y luego cada quien lo reparte al salir. Es que es muy jodido hacerse el pendejo y obviar tanta carga revolucionaria. Somos altruistas y regalamos a quien no lo crea, este sueño que nos une en un baile interminable de objetivos posibles. De poesía, de canto, de revolución ¡Carajo! Alí, que la vida no tenía que echarnos esa vaina. Tu hoy estarías lleno de canciones y de inspiración. Esa Patria que nos regalaste y que nos hizo subversivos del amor.

Cuando encontramos un lugar, un teatro, una esquina, una plaza o un árbol que cobije las ideas, estos no se convierten en aras sagradas por si solos. Realmente es el pueblo quien engrandece un espacio; es la emoción que emana de los asistentes y quienes se convierten en dirigentes de uno de los procesos más atacados por el fascismo. El teatro Chacaíto alberga hoy lo que se multiplica en esta tierra. En consecuencia, este Foro Constitución y Paz debe salir a otros espacios para seguir consagrando la revolución. Los fieles están esperando, Montiel. Es una lástima que solo un grupo cargue con tanta revolución; somos portadores de esa energía y no alcanza el tiempo para regar las flores del proceso. El jardín es grande y ya está abonada la tierra.

A quienes hoy me leen, no dejen pasar este lunes y asistan al teatro Chacaíto. Es tan hermoso invadirse de amor, de patria y revolución. No importa si luego no pueden conciliar el sueño por que la piel se estira y el corazón se ensancha. Me van a agradecer esta cita con la novia eterna; la novia que los golpistas nos quisieron arrebatar.

Un abrazo a La Chiche Manaure, a Garcés, a Vilma, a Wilson, a Moncada, a Montiel, a los Molina, al Poeta del Morralito, a esa Colombia que se une a la revolución y a quien le regalé un abrazo de esta tierra para que cruce el océano y medite bien su regreso.

Hasta la Victoria siempre.

msilvaga@yahoo.com




Esta nota ha sido leída aproximadamente 3314 veces.



Mario Silva García

Comunicador social. Ex-miembro y caricaturista de Aporrea.org. Revolucionó el periodismo de opinión y denuncia contra la derecha con la publicación de su columna "La Hojilla" en Aporrea a partir de 2004, para luego llevarla a mayores audiencias y con nuevo empuje, a través de VTV con "La Hojilla en TV".

 mariosilvagarcia1959@gmail.com      @LaHojillaenTV

Visite el perfil de Mario Silva García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Mario Silva García

Mario Silva García

Más artículos de este autor


Notas relacionadas