Dos puntales

A l presidente Chávez lo refuerzan en el poder dos puntales. Uno positivo: su carisma, su rostro distendido, su sensibilidad, en términos generales, su capacidad política. Otro negativo: la falta de carisma, la cara rígida a causa del odio, la insensibilidad; en pocas palabras, la incapacidad política de la oposición. Esta última condición es la más descollante.

El talento puede ser un don natural, pero a falta de él generalmente lo suple la enseñanza que se deriva de la experiencia. Carecer de esos dos atributos al mismo tiempo, es realmente trágico y mortal en un político.

Desde 1999 la política de la oposición ha sido siempre la misma: derrotar el gobierno por medio de la violencia: el golpe de 2002; la huelga petrolera; el teatro tragicómico de Altamira; la desestabilización; desacreditar al Gobierno con necedades, como el de tildarlo de tiranía siendo el más tolerante que ha tenido el país; exaltar el odio; la posición aguerrida de la Iglesia Católica; mentir sistemáticamente a través de unos medios de opinión sin credibilidad; la masoquista guarimba.

De todas esas incursiones violentas el Gobierno ha salido más fortalecido.

La oposición se niega a reconocer que se trata del gobierno más fuerte que ha tenido Venezuela, porque está apoyado por una sólida clase popular mayoritaria y una Fuerza Armada que no teme a los nuevos conceptos, que es reacia a las hegemonías extranjeras, y está cada vez más compenetrada con los cambios y el progreso del país.

Así como el secreto para ganar reelecciones en una democracia radica en hacer, construir, realizar obras y mejorar las condiciones del pueblo cuando se gobierna, el secreto para debilitar a una oposición y envolverla en sus propias contradicciones es proporcionándole la mayor libertad posible, sobre todo la libertad de mentir, como es el caso venezolano.

Sus denuncias o acusaciones contienen en su formulación también su propia falsedad; por ejemplo, ¿quién puede creer que en Venezuela hay una tiranía, una dictadura, cuando al grito de ¡libertad! lo acompaña toda clase de improperios dirigidos al Presidente y a su gobierno? Es sencillamente ridículo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3119 veces.



Manuel Quijada


Visite el perfil de Manuel Quijada para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Manuel Quijada

Manuel Quijada

Más artículos de este autor