Comandito

He sabido de cosas terribles de la oposición, lo que me faltaba confirmar era su poca imaginación, su escasa creatividad y su palurda manera de invitar a sus afectos a que salgan a votar este 28 de julio. Las redes sociales se desviralizaron gracias a un video de Edmundo González y María Corina exhortando a sus seguidores a que conformen su comandito de 10 personas, al mejor estilo del chavismo, el jefe de ese 1x10 le colocará un nombre a ese comandito y lo registraría en un link que no pertenece a ningún partido político como tal; con razón Diosdado goza una pelota en su programa: Con el mazo dando y cada vez que ofrece una rueda de prensa; aun cuando esa gente tiene mucha plata, mucho odio y muchas ganas de hacerse de la presidencia, les falta equipo humano que lo asesore en materia de propaganda o publicidad política como la llaman ahora.

Durante los 49 segundos que dura el video de la dupla González-Machado, el candidato se muestra petrificado por el "arrojo" con la que MCM le pide a los venezolanos que salgan a defender el voto "pacíficamente", no tiene el detalle de sonreírle cuando ella habla y tampoco se esfuerza en tener una expresión de júbilo en el entendido que se cansó de ser un presta-nombre o de pertenecer al sector cartón y papel, ya que ser candidato de afiche y pendón lo aburrió. Asumo que no cometerá el error de presentar su oferta lectoral en la quinta avenida de Nueva York, como lo hizo en su momento MCM, aún cuando todos sabemos que ellos se deben o resguardan los intereses económicos de las grandes corporaciones y de los que están la White House. El video deja más dudas que seguridad, más incertidumbre que certeza y más desánimo que entusiasmo y tiene que ser así, no porque la doña sea fuerte en sus palabras o atrevida en pedir invasión militar a nuestro territorio, no; es que Edmundo no pertenece al mundo político partidista actual, es frío, sin sazón, con un dejo de aburrimiento, lerdo y hasta le falta timbre de voz. Él dijo que iniciará su campaña en La Victoria, estado Aragua el próximo 18 de mayo, por lo que habrá que esperar a ver su actuación en público para hacerle un perfil, con tal y no vaya ser como Capriles Radonsky que en los mítines esperaba hasta 12 segundos para hilvanar una idea con la otra o se rascaba la nalga derecha o como el pastor evangélico que mandaba a preparar una sopa para quienes los acompañaban en sus caminatas, pero él no comía porque estaba a dieta cuando en realidad a él no le gusta ese tipo de alimento, ojalá Edmundo no haga lo que hizo su mentora, que cuando una mujer humilde de barrio, afrodescendientes, la saludó con un beso en el cachete, ella se limpió con asco, esperemos entonces a ver qué ocurre. Pasando a otro tema rápidamente y para finalizar, me preocupa la cantidad de accidentes en moto, carros y vehículos de carga pesada en nuestro país, particularmente aquí en Portuguesa -y eso que las colas para surtir gasolina arreciaron otra vez- veo con asombro por los medios digitales como a diario ocurren siniestros automovilísticos dejando saldos negativos en pérdidas humanas que afectan a numerosas familias venezolanas. Está demás decir que todos somos necesarios, sin importar color, raza, sexo, religión o preferencia política, por lo que le pido a todo aquel que conduzca un carro o moto sea cuidadoso, no le demos qué hacer a los uniformados de la Policía Nacional Bolivariana, antiguos fiscales de tránsito, ya que ellos están muy ocupados en ver cómo estiran su quincena con esta inflación inducida que nos golpea, como para ponerlos a trabajar.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 494 veces.



Cruz Mario Silva

Representante de Periodista por la Verdad, miembro del Frente de Comunicadores Socialista y de la Plataforma de Periodista Socialistas en el estado Portuguesa. CNP 8739 CRGV 1753.

 periodistacruz@yahoo.es      @periodistacruz

Visite el perfil de Cruz Mario Silva para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Cruz Mario Silva

Cruz Mario Silva

Más artículos de este autor