Operación colchón

Mientras aumenta el hambre de los trabajadores, los apagones en cantidad y duración y se profundiza la crisis de democracia y derechos civiles, se siente en todo el país, sobre todo de noche cuando el musculo duerme y la emoción descansa, una extraña perturbación, como un zumbido persistente que tiene cabezón a mas de uno en las alturas del poder.

Hay inquietud en las élites.

Según se ha sabido extraoficialmente, el Fiscal está al tanto de esta situación peculiar y ha girado instrucciones precisas para que se investigue a todo hombre o mujer que sea encontrado en flagrancia portando algún tipo de brazalete del color que sea y, por la afinidad con los mismos, que estas medidas se extenderán a quienes lleven pulseras, aritos, cadenas y hasta anillos de matrimonio que podrían estar evidenciando propósitos terroristas.

Se ha filtrado un audio que nos hizo llegar un hacker cooperante y que revela el nerviosismo creciente en las élites gobernantes, aunque en la conversación no se distingue a sus protagonistas ni a cuál élite pertenecen:

<< …

─Presidente, creo que esta cosa rara que se siente podría tratarse de un nuevo intento de magnicidio que está en marcha; seguro que están implicados los maestros, ellos siempre están metidos en algo.

─Eso fue lo mismo que me dijo el Fiscal, Pedrito.

─Sí, Presidente, y por eso ya comenzamos los procedimientos; hemos hecho detenciones preventivas de maestros en abierta conducta subversiva pidiendo aumento de salarios según el artículo 91 de la Constitución. A varios de ellos se les incautaron lápices punzo penetrantes quien sabe con qué oscuras intenciones conspirativas.

─Estoy de acuerdo, ¿Qué más podemos hacer?

─ ¿Qué le parece si inhabilitamos a los maestros, pensionados y jubilados hasta el día de la elección y así aseguramos mas el resultado?

─ ¡Excelente, Pedro! … pero creo que ni así estoy seguro, siento que algo imprevisto puede ocurrir y tenga que impedir la elección o salir volando para Turquía; ya no hallo qué hacer para conservar mi reino …

─Mientras se nos ocurre otra cosa mejor, Presidente, sigamos inhabilitando opositores; hablé con Mario S. y él está de acuerdo.

─A ver, dime qué dice Mario.

─Que inhabilitemos a todas las mujeres, Presidente, así nos deshacemos de una buena vez de todas las Marías; de María Bolívar, de la Machado y de cualquier otra María que asome su cabecita con malas intenciones; de paso nos raspamos a las que se llamen Corina y a la negra Elsa Castillo, que anda por ahí haciendo ruido, seguro que está metida en una conspiración.

─ ¡Caramba! ¡pero qué idea tan genial! Ese hombre es un estratega, …

─Se merece un bono, ¿verdad, Presidente?

─ ¡Aprobado! Habla con Farías para que meta dentro del presupuesto un buen estipendio para Mario.

… >>

Luego se oye la voz de un tal D.

<<…

─Mi saludo revolucionario, Presidente y Jefe del CNE, he venido a reportar la novedad.

─Adelante D.

─Es cierto, mi comandante en Jefe y Jefe del TSJ, hay una vaina rara que viene sintiéndose en país y sobre todo en el silencio de la noche. … y así no podemos descansar ni hacer el socialismo.

─Yo también lo he sentido, ¿Pero ya se sabe qué es?

─No estamos seguros mi comandante en jefe, pero sea lo que sea se experimenta con mayor intensidad en nuestras barriadas populares donde dice María Machado que ya se está comiendo gato asado.

─Pero alguien tiene que saber … ¿Qué dice la gente en esas barriadas, D?

─Por allá, Presidente, donde hay mucha hambre y no hay luz ni servicios, la gente está hablando de cambio para el 28 de julio, … me parecen que están hasta contentos… creo que ese rumor de cambio es el zumbido que no nos deja dormir a nosotros ni a ellos, pero ellos están felices y nosotros asustados … tenemos que hacer algo.

─Inventa algo, D, si puedes echar tantos chistes malos en tu programa de televisión, también se te puede ocurrir algo para que esa gente duerma y deje de estar pensando en cambio de régimen … perdón, quise decir de gobierno… estoy un poco nervioso D … esta vez no me salva ni la corte del Negro Felipe…

─ ¡Ya, Presidente!, ¡se me acaba de ocurrir una gran idea!

─Espero que sea mejor que tus chistes; a ver, echa pa’ fuera, pues.

─ ¿Qué le parece si regalamos un millón de colchones? … Sabemos que mucha gente se acuesta sin cenar y muchas veces en la oscuridad, y es por eso que están arrechos y se acuestan tarde inventando cambios; esto los ayudaría a dormir …

─ ¡Exacto DC!, y así soportarían mejor el hambre por las noches y los apagones, y pensarán menos en las inhabilitaciones que les hemos aplicado para mantenernos en el poder.

─ ¡Soy un genio!, Presidente.

─Bueno…, pero tienes razón D; pongamos a dormir a este pueblo ingrato que no nos agradece los bonos ni mi socialismo con Fedecámaras y la Central Bolivariana de los Trabajadores.

─ ¡Correcto Presidente!, que duerman bastante, así será más fácil eliminarles las prestaciones.

─ ¡Aprobado! ¡Que más temprano que tarde comencemos a repartir esos colchones!

─Presidente, ¿qué le parece si les ponemos a esos colchones micrófonos y cámaras? así podríamos agarrar a los terroristas cuando estén durmiendo…

─Ya la pusiste de nuevo, D, mejor te vas a ejecutar la operación colchón…

… >>

Juzgue usted por sí mismo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1615 veces.



Oscar Henrrique Fuenmayor Quintero

Licenciado en Educación, mención Matemática y Física, Universidad del Zulia.

 oscar.fmyor@gmail.com

Visite el perfil de Oscar Henrrique Fuenmayor Quintero para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Oscar Henrrique Fuenmayor Quintero

Oscar Henrrique Fuenmayor Quintero

Más artículos de este autor