El congreso que no fue

Lo que sucedió en el llamado "Congreso del PSUV", o de lo que queda del otrora partido de la Revolución de Chávez, donde se ratificara a nicolás maduro como candidato a la reelección para las venideras "elecciones express", del 28 de julio, no sorprendió a nadie en el país y creo que al pueblo le importa poco lo que diga o haga el madurismo.

Tal "Congreso" no existió, se trató de un acto de la maquinaria del gobierno, gobernadores y alcaldes, donde se entubó una decisión ya tomada por la cúpula del madurismo. En este encuentro, se les exigió a los "delegados", aprobar de manera "incuestionable e indiscutible", como se calificó en la misma convocatoria, la candidatura de nicolás maduro.

Allí no hubo discusión, ni reflexiones políticas sobre la tragedia que vive el pueblo venezolano, los efectos del paquetazo impuesto en 2018, el éxodo de más de 7 millones de venezolanos, la entrega del petróleo, la destrucción de PDVSA, la de la economía a la nueva burguesía y al capital transnacional y su dolarización, la destrucción del salario, del Arco Minero, la desaparición de las Misiones Sociales y el "Vivir Bien" del pueblo; y, mucho menos, la violación de los Derechos Humanos, convertida en Política de Estado.

Lo sucedido, entonces, no es de sorprender, porque el PSUV, ni es el partido de Chávez y mucho menos de la Revolución, en el PSUV se hace "lo que maduro diga". Nuestro partido (yo todavía soy de la Dirección Nacional del Partido de Chávez), ha sido víctima, como toda la obra y el legado del Comandante, de un consistente proceso de desmontaje y, en este caso, desmantelamiento ideológico, convirtiéndolo en un instrumento de la opresión. El madurismo, ha asaltado todas las estructuras del PSUV, acabó con la democracia interna, con los mecanismos de participación popular creados con Chávez, lo ha despojado de su otrora contenido revolucionario y ha barrido con el liderazgo Chavista que aún se mantenía en su seno.

El PSUV ha sufrido un proceso de "adequización", convirtiéndose en un partido de derecha, un aparato clientelar y de contención de las luchas populares; así, el partido –capturado en todos sus niveles por el madurismo–, se ha convertido en un instrumento más de control social con los que cuenta el gobierno, junto a la represión y violación de los DDHH, que mantiene a nuestro pueblo sumiso y desmovilizado ante la entrega de la Patria y la pérdida de sus conquistas obtenidas en la V República.

Algunas de las imágenes e intervenciones transmitidas por los medios del Estado, hielan el alma, una concentración de burócratas y "enchufados", unas intervenciones sin propuestas de ningún tipo, sin reflexión revolucionaria y llena de consignas vacías, podría ser la reunión de cualquier partido de extrema derecha. Las menciones a Chávez y al Socialismo dan pena ajena.

Por supuesto, todo el encuentro estuvo diseñado para levantar la mano de y aprobar lo que ya estaba decidido, así como, seguir usufructuando de la figura e imagen de Chávez, para lo cual, se continúan prestando, de manera triste, los que deberían estar en la primera fila de combate, al lado del pueblo, defendiendo el legado del Comandante y luchando por retomar su camino.

Es una lástima lo que sucede en el PSUV, porque evidencia lo profundo del daño provocado por el madurismo a la Revolución Bolivariana; y, sobre todo, a la espiritualidad y sentido de responsabilidad histórica de los que, de alguna u otra manera, estuvieron al lado del Comandante. Han creado las condiciones subjetivas para que el Chavismo, como movimiento político, sea barrido por el pueblo, abriendo las puertas, de par en par, a cualquier propuesta política de derecha, la más extremista posible, eso no importa mucho, la gente está cansada del madurismo.

El pueblo venezolano está solo en su tragedia, sin referente político, sin una opción Chavista, Bolivariana, y Revolucionaria, con la cual combatir a este gobierno y salir del abismo en el que se encuentra.

El gobierno sigue cerrando las vías constitucionales, haciendo cuesta arriba la realización de elecciones directas, universales y secretas, como lo establece el Texto Constitucional, como forma de ejercicio de la Soberanía Popular, del Poder Originario; no sólo reprimen y cercenan los Derechos Humanos y políticos fundamentales de los venezolanos, sino que, utilizan al poder judicial, la contraloría y el poder electoral, para secuestrar partidos, tarjetas electorales e inhabilitar candidatos.

En su deriva autoritaria, en su desespero por aferrarse al poder, sabiendo que cuentan con un masivo repudio popular, el madurismo quiere conducir al país a otro escenario de confrontación, que le permita desatar la violencia, como ya ha hecho anteriormente, escenario en el que se siente cómodo y con fuerza.

Se equivoca el gobierno en sus cálculos, el país no aguanta más, no se puede mantener al pueblo venezolano, a toda la sociedad, al borde de la desesperación, ya se han ido más de 7 millones del país, se ha instalado la pax de los sepulcros, la represión y el miedo, pero este pueblo, es el pueblo de Bolívar, de los libertadores, de Chávez, del 13 de abril.

La Constitución establece otros mecanismos de ejercicio de la Soberanía Popular, no solo los electorales, incluyendo los referenda revocatorios, sino que, establece la rebelión como un derecho, como lo establece el artículo 350: "El pueblo de Venezuela, fiel a su tradición republicana, a su lucha por la independencia, la paz y la libertad, desconocerá cualquier régimen, legislación o autoridad que contraríe los valores, principios y garantías democráticos o menoscabe los derechos humanos" .

No se puede llevar a nuestro país al escenario de la devastación, no se puede seguir asfixiando al pueblo, en algún momento, se producirá un estallido desesperado que no puede conducir, incluso, al fascismo.

Los sectores revolucionarios y el Chavismo en desbandada, deben construir la unidad popular, para derrotar a este gobierno y contener la deriva fascista en el escenario político venezolano.

Los que hoy detentan el poder, los que traicionaron a Chávez y siguen usufructuando de su nombre, se sienten poderosos, cuando realmente, tienen el agua al cuello. El madurismo como accidente histórico, no tiene perspectivas de futuro, tal como Herodes, liquidaron a la naciente Revolución Bolivariana y a la V República, llevando al país al abismo y han preparado la transición al capitalismo salvaje, del que ni siquiera ellos saldrán indemnes, no les sirven.

Chávez no tiene candidato, el pueblo no tiene candidato, no cuenta con un liderazgo revolucionario que esté a la altura del momento histórico, le corresponde a los pescadores, a los hombres y mujeres de a pie, construir una alternativa de poder para salir de este desastre.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1349 veces.



Rafael Ramírez Carreño

Ingeniero y político venezolano. Ex-embajador de la República Bolivariana de Venezuela ante la ONU. Ex-ministro de Energía y Minas y expresidente de empresa pública Petróleos de Venezuela, S.A. (PDVSA) hasta el año 2014. Militante Revolucionario, Chavista y Bolivariano.

 @RRamirezVE

Visite el perfil de Rafael Ramírez Carreño para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Rafael Ramírez Carreño

Rafael Ramírez Carreño

Más artículos de este autor